Proviene del maya waach, terminó que acabó englobando a
forasteros primero y ladrones después.
Posteriormente se denominó huache a las bebidas alcohólicas
adulteradas e ilegales.