0 7 mins 3 años
(Y Dos Posdatas)

Ricardo González Melecio
Para definir lo que es un debate entre candidatos y por qué
y para qué sirve, primero hay que ver lo que lo ocasiona: la política. Pero
¿qué es la política y para qué sirve? En su acepción pura y simple, es
simplemente el arte de servir a los demás con profunda vocación de servicio.
El dolor social que ocasiona un acto injusto de las
autoridades hacia un sector del pueblo o hacia todo el pueblo, debe ser el
móvil de todo aquel que se atreva a incursionar en política e inherente a todo
funcionario público. Por desgracia, la mayoría de los que se dedican a la
política no lo hacen para servir con verdadera y auténtica vocación de
servicio, si no que lo hacen para satisfacer anhelos y deseos propios, a veces
dignos de un estudio psicológico, como por ejemplo, el loco egocéntrico de
Trump. La mayoría lo hacen para llenar un vacío interno, como el deseo de
satisfacer la imperiosa necesidad de ser importantes y famosos para ser
reconocidos y aceptados por los demás. Lo hacen también para satisfacer su
triple ego: egoísmo, egocentrismo y egolatría. Considerando egoísta al que
antepone su interés al ajeno, aunque perjudique a los demás. Egocéntrico, al
que exalta 
exageradamente su personalidad y la considera el centro de la
atención y de toda actividad; y ególatra el que tiene un culto excesivo a sí
mismo. ¿Verdad, estimado lector, que todos los candidatos tienen alguno de los
tres egos o incluso dos o los tres? Obviamente que esto está muy lejano del
altruismo, generosidad y vocación de servicio que deben tener.
Y no he mencionado que muchos de los candidatos los mueve el
dinero. Que desean llegar al cargo para enriquecerse en forma totalmente
desproporcionada, lo que obviamente está muy lejano de lo que es la actividad
política, que en suma es el nobilísimo servicio a los demás. Hablar de amor ya
es otra cosa muy alta y elevada que podemos citar con los dedos de una mano a
los gobernantes o estadistas que lo han hecho a través de la historia. Quizá
Moisés, David, Salomón y pues le paramos de contar. En relación a los debates,
si nos basamos en lo que es la política, nos deberían de servir para conocer la
verdadera personalidad de los candidatos y sobre todo las propuestas reales,
verdaderas y como implementarlas. Lo primero se ha visto, pero lo segundo no.
López Obrador no sabe articular palabras y es muy lento para
exponer sus ideas, no sabe polemizar, contestar ni defenderse y es
contradictorio, porque dice querer acabar con la corrupción, pero tiene como
candidatos a personas corruptas como Napoleón Gómez Urrutia, quien está como
plurinominal al senado y de quien hay pruebas de un robo a los mineros de 55
millones de dólares e incluso existe un laudo laboral en su contra que no se ha
cumplido. Bejarano es otro de los candidatos de Obrador, Abarca el ex alcalde
de Ayotzinapa y presunto responsable de la desaparición de los 43 estudiantes,
fue apoyado por Obrador y otros que apoya y que no tienen buenos antecedentes.
Adicionalmente pretende amnistiar a los delincuentes. Anaya es el “chico
maravilla” en los debates, pero no se le ve empaque ni personalidad para asumir
un cargo así, considerando que nunca ha tenido un puesto de alcalde,
gobernador, etc. Esta inexperiencia sumada a su incongruencia porque habla de
acabar con la corrupción y él no ha aclarado el lavado de dinero que ha hecho y
del que es acusado incluso en Europa. Meade no sabe hablar en público, no tiene
pasión, ni enciende los ánimos. Además no se deslinda de Peña ni del gasolinazo
y de la invitación de Peña a Trump cuando fue candidato éste.
La verdad la caballada está flaca. El miedo al populismo de
Obrador si está fundamentada. En otra ocasión escribiré acerca de ello.
POSDATA UNO.- Los candidatos al gobierno del Estado no dicen
como acabarán con la inseguridad, que es el problema número uno que tiene Guanajuato.
Esto es muy serio y lastima que los que nos quieren representar en el gobierno
estatal no sepan cómo acabar con esta ola de violencia en la que solamente en
el mes de mayo fueron 308 homicidios en el estado. En el caso de Celaya, parece
ser que es un mero trámite la elección, porque el Pan va dos por uno en
relación al segundo lugar. Este cacicazgo lo debemos de acabar dentro de tres
años, en las próximas elecciones.
POSDATA DOS.- La guerra comercial que inició el loco de
Trump, se le va a revertir pronto en forma muy dolorosa. Va a perder mucho. Las
represalias que va a sufrir Estados Unidos por culpa de este loco van a tener
terribles consecuencias. Y López Obrador le aconseja a Peña no pelearse con
Trump e ir a verlo. ¿Qué no ve la realidad? El primer ministro canadiense dijo,
el pasado jueves, que suspendió la reunión con Trump, porque éste la condicionó
a que el TLC, terminara en cinco años. No se puede hablar con un loco.
*Felicito al oficial de tránsito, José Hernández Flores, por
su buen criterio y desempeño en ese cargo público.
*El director de la Feria de Celaya, Juan Carlos Rojas, Dice
que es poco el apoyo que ésta tiene del municipio y que ésta es una de las
causas de que no crezca. Lo que puedo decir es que urge que esta feria sea
mejor…continuará
Comentarios y opiniones a los correos:
Twuitter:@gonzalezmelecio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *