20 octubre, 2020

Voces Laja Bajío

Juntos llegamos más lejos

Del Olimpo al Río

3 minutos de lectura

Por.- L.
Antonio Lavín Maldonado

Ya están a la vuelta los juegos olímpicos, una tradición más antigua que el cristianismo, el budismo, el puntillismo u otros ismos. La olimpiada está por terminar (olimpiada es el tiempo que transcurre entre los juegos), miles de atletas se darán cita en Brasil para conquistar las codiciadas medallas, convirtiéndose en leyendas  deportivas para su país. Años de entrenamiento, sacrificios y sudor valdrán la pena, por esos segundos o minutos que dura su momento de competencia. Vienen de lejanas tierras a enfrentarse  en diversas disciplinas para descubrir a los más fuertes, más hábiles  y más rápidos, pero siempre manteniendo la paz  entre los competidores.

Los juegos olímpicos tienen casi tres mil años de existencia, desde el siglo siete antes de Cristo ya se reunían los estados griegos para esta ceremonia religiosa, social y deportiva. Sin embargo, aquellos juegos eran muy diferentes a lo que hoy vemos; en sus primeros años se realizaban desnudos y cubiertos de aceite de oliva, sólo los hombres griegos podían participar, las mujeres tenían prohibido ver el desarrollo de las competencias que se efectuaban a lo largo de cinco días. Cuentan que por eso las feministas griegas hicieron una versión llamada los juegos de Hera, que eran dedicados a la diosa; pero como los asuntos políticos por lo general estaban en manos de hombres, fueron los juegos olímpicos los que tuvieron más relevancia, pues la reunión de las ciudades estado favorecía las relaciones entre ellas. Antes no existían las medallas, y por lo general, el  premio se trataba de la corona de olivo (o de apios), y en ocasiones  alguna fruta simbólica (la palabra trofeo, viene de trofos =  nutrir, alimentar), lo importante es que su nombre y hazaña quedaban registrados para la posteridad.

En  el siglo 4 de nuestra era fueron prohibidos por considerarlos paganos y poco cristianos. Fue hasta 1896, que el Barón Pierre de Coubertin y Dimitri Vikelas formaron un comité con la idea de revivir la antigua competencia en la era moderna. Así hasta el día de hoy, cuando se realizará la edición 31 de juegos olímpicos (los de 1940 y 1944 no se realizaron porque la segunda guerra pudo más que la famosa tregua olímpica que acostumbraban los  griegos).  Durante sus 30 ediciones han existido muchas historias, atletas y situaciones memorables, que analizaremos en otra ocasión. Actualmente los eventos deportivos están rodeados de marcas y publicidad multimillonarias que opacan a los mismos atletas. Unos juegos que en el inicio fueron un consejo del oráculo para procurar la paz entre estados griegos, hoy se ven manchados por las prácticas de muchos gobiernos que aprovechan los reflectores sobre la competencia para hacer “la caja china” y permitirse cualquier cantidad de barbaridades “en lo oscurito”, mientras la gente trata de entender las reglas del esgrima o lanzamiento de bala, desde su cómodo sofá. Hasta pronto, atletas del verano.

Mas reportajes

2 minutos de lectura
3 minutos de lectura

Deja un comentario

También te puede interesar

3 minutos de lectura
1 minuto de lectura
3 minutos de lectura