Lun. Sep 21st, 2020

Voces Laja Bajío

Juntos llegamos más lejos

Detalles de octubre

3 minutos de lectura
Por.- Enrique R. Soriano Valencia
En términos estrictos, octubre debía ser el octavo
mes. Además, tiene una especial significación para el idioma español que es de
hecho, no de derecho, la lengua oficial de nuestro país.
La etimología ‘octubre’ procede
del número ocho. Sin embargo, es el décimo mes. Eso se debe a la vanidad de dos
personajes: Julio César y César Augusto. Ambos, en diferente momento, por
supuesto, al ser la máxima autoridad romana y verse a sí mismos como los
mejores, decidieron trascender, modificando el calendario. Bautizaron un mes
con su nombre para inmortalizarse.
Con su intervención, julio
y agosto quedaron como meses de treinta y un días (no podía ser uno menos que
el otro) y por ello dejaron a febrero como el más pequeño y el que compensaría
cada cuatro años con un día extra, para evitar el desfase con el Sol.
Otro aspecto destacable,
relacionado con el idioma, es que en este mes en Europa celebran el doce como
el Día de la Hispanidad y aquí, el Día la Raza. Ambas conmemoraciones están
vinculadas a que ese día de octubre, pero de 1492, Cristobal Colón dio por fin
con tierra firme. Con poco más de dos meses de navegación y sin la certeza del
tamaño del globo terráqueo, los marineros ya están al borde del desquicie.
De la primera
conmemoración, dice Wikipedia: «Hispanidad es una expresión con múltiples
significados, que alude al conjunto de personas, países y comunidades que
comparten el idioma español y poseen una cultura relacionada
con España». En efecto, gracias a ese hecho histórico, la comprobación que
el horizonte no era el límite del Mundo y que –desde luego, bajo el pensamiento
medieval– la Providencia había decidido que España llevara la fe católica al
resto de los seres humanos, España expandió su concepto del mundo.
Así comenzó un proceso de anexión de
territorios a la Corona española y al mismo tiempo, una catequesis, pero al
mismo tiempo la difusión y arraigo del idioma español en América.
Ya Antonio de Nebrija, al presentar la
primera Gramática de una lengua romance a los Reyes Católicos, gracias a la
mediación del arzobispo de Sevilla, señalaba que la unidad de un imperio se
logra cuando todos manejan la misma lengua. Es por ello, que entre otras de las
acciones emprendidas por la Corona, estuvo difundir el español.
Entre tanto, en México –y muchos países
latinoamericanos–, celebramos el Día de la Raza. Eso se debe a que el concepto
para América no fue tanto la unidad alrededor de la Corona, sino al encuentro y
fusión de razas. En un principio fue un profundo planteamiento teológico si los
habitantes de América eran verdaderamente seres humanos. Como se trataba de una
raza totalmente desconocida (en Europa se contabilizaban solo la blanca, la
negra y la amarilla), entonces dudaron si los habitantes de América eran seres
humanos y, por tanto, si tenían alma o no. Los doctores de la Iglesia tardaron
cuarenta y cinco años en decidirse. Fue el papa Paulo III el 2 de junio de 1537
que reconoce a los indígenas como seres humanos mediante una bula. Ello tuvo
sus beneficios, pues no se podían esclavizar, se les debía pagar un salario
justo y se les consideraría hasta el límite de su capacidad. La práctica fue
menos objetiva porque no se pasó de sistema a otro, sino que la explotación
simplemente cambió de nombre: ahora se llamaría encomienda, para darle el matiz
de cristianización. De todas formas, muchos españoles ya empezaban a tener
familia con los lugareños, independientemente de la aceptación eclesiástica –en
algunos casos de buena forma y en otros, no tanto–.

Ahora, como el proceso de difusión del
idioma no fue académico, en toda América se comparte un 80% de vocablos. El 20%
restante son voces locales. En México la lengua nativa de mayor presencia en el
español es el náhuatl. 

Mas reportajes

5 minutos de lectura
1 minuto de lectura
3 minutos de lectura

Deja un comentario

También te puede interesar

3 minutos de lectura
4 minutos de lectura
6 minutos de lectura