0 6 mins 3 años

(Y
Dos Posdatas)
Ricardo
González Melecio
El
pasado 19 de septiembre se cumplieron 33 años del fatídico terremoto del ´85 y
un año del terremoto que afectó a la capital y al sureste del país. En el
antepasado terremoto las autoridades reaccionaron mal y tarde. Todavía hay
damnificados de ese terremoto y en el del año pasado, los funcionarios se
robaron la lana.
En
este país ante los desastres naturales las autoridades evidencian su
incompetencia y corrupción. Llegan, prometen, se van, no regresan, pasan los
años y los damnificados siguen igual: esperando la ayuda por parte de las
autoridades. Carmen Aristegui informó, a los tres meses del sismo, que según el
Instituto Belisario Domínguez del Senado, en el terremoto pasado se reunieron
en aportaciones y donaciones, tanto nacionales y del extranjero, 3 mil 413
millones de pesos.
Artistas
y deportistas tanto nacionales como extranjeros, se solidarizaron con los
damnificados. Por ejemplo, Lady Gaga aportó dos millones de dólares, Cristiano
Ronaldo donó 700 mil dólares, Katy Perry 500 mil dólares, Facebook, Google,
AT&T, Apple, un millón de dólares cada uno. Samsung México, 20 millones de
pesos, China y Corea del Sur, un millón de dólares. El boxeador, el canelo,
donó un millón de dólares, Unicef 4 millones 600 mil dólares, BBVA Bancomer 10
millones de dólares; y se acuerda, estimado lector, que el nefasto de Videgaray
ya como canciller, informó en el Senado, ¿que solamente 2 millones 700 mil
dólares se habían recaudado? ¡Pues si solamente Lady Gaga donó dos millones de
dólares! Aquí ya se puede ver la perfidia y corrupción de este tipo de
funcionarios que padecemos y que no terminan de irse. Esto sin contar con los
recursos del Fonden (Fondo de Desastres).
Por
cierto el Fonden es financiado a través del Presupuesto de Egresos de la
Federación y en cada ejercicio fiscal, una cantidad no menor al 0.4 del
presupuesto federal anual, se destina al Fonden, al Fopreden y al Fondo
Agropecuario para los Desastres Naturales. Así fue en un principio, pero ahora
ya es una práctica que ese porcentaje se destine al Fonden, esta es una
cantidad equivalente a alrededor de mil millones de dólares o 20 mil millones
de pesos. ¿Dónde están estos recursos? ¿En donde se han aplicado? ¿Por qué no
hay un informe de esto?
“¿Dónde
está el dinero que el mundo nos donó?” reclamaban con desesperación los
damnificados del terremoto en una audiencia en el Senado en la anterior
legislatura. Nadie les respondía, los senadores, presuntos servidores de la
nación, se quedaron callados, en aquél entonces, convirtiéndose con esto, en
cómplices pasivos de esta pavorosa y repudiada corrupción.
El
aire fresco de la llegada de Morena y las transformaciones que se han realizado
nos dan la esperanza que las cosas cambien y se esclarezcan donde están esos
fondos. Y no he mencionado los recursos de las diversas fundaciones que también
recaudaron apoyos nacionales y extranjeros. Esos recursos deben llegar ¡YA! A
los damnificados, que para eso fueron donados, no para los bolsillos de los
corruptos funcionarios públicos empezando por el primer corrupto del país: Peña
Nieto.
¡Ah!
¿Y por cierto donde están los 50 millones de pesos que los senadores dijeron
que iban a donar para los damnificados del terremoto? ¿Dónde quedó la bolita?
POSDATA
UNO.- López Obrador dijo que México estaba en bancarrota y los medios de
comunicación y empresarios se alborotaron por esta declaración. ¿Está el país
en bancarrota o en crisis? Pues en crisis casi siempre estamos. Es como un mal
recurrente. En relación a la bancarrota hay que considerar que este gobierno de
Peña deja muy endeudado al país con 10 billones de pesos. Es una enorme
cantidad que pesa sobre nuestra economía y soberanía.
Lo
peor de tanta deuda, que se incrementó en este sexenio, es que no sabemos en
donde está y para qué sirvió. No se ve el desarrollo ni el crecimiento
económico. Este sexenio fue muy magro y raquítico en relación al crecimiento
del PIB. Crecieron los ingresos pero los del pequeño grupito de ricos que el
sistema neoliberal ha favorecido por décadas. Es cierto lo que dice Obrador que
este sistema político ha hecho más ricos a los ricos y más pobres a los que
están en este rango. Esta desigualdad económica ya debe parar.
¡En
bancarrota moral es indiscutible que estamos!
POSDATA
DOS.- Y por cierto, el tercer informe de Celaya, de Ramón Lemus, pasó sin pena
ni gloria. La ausencia de autoridad fue patente. Las obras públicas que se
hicieron en el centro y la mancha urbana se desfasaron, por mucho, de tiempo y
esto perjudicó e hizo quebrar a comerciantes, afectó a automovilistas y a
peatones. Y en violencia, robos e inseguridad ya mejor ni hablamos, porque esta
ciudad fue azotada por la delincuencia. ¿Y aún así votaron por el Pan? La
próxima es la vencida. Voy a ser candidato a la presidencia municipal y voy a
liberar a esta ciudad del yugo panista.
Comentarios
y opiniones a los correos:
Twuitter:
@gonzalezmelecio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *