28 noviembre, 2020

Voces Laja Bajío

Juntos llegamos más lejos

Dulce agonía

6 minutos de lectura

Documental sobre la letalidad de las bebidas azucaradas 

Jeremías Ramírez Vasillas

El Dr. Hugo López Gatelle, durante su visita al municipio de Berriozábal, en el estado de Chiapas, López-Gatell, el pasaado 19 de julio, dijo que el refresco era “veneno embotellado”. Esta afirmación causó de inmediato un reacción de la industria refresquera, quien se defendió afirmando que sus productos cumplían todas las normas de calidad. Y el corifeo desinformado de las redes sociales alzaron sus voces airadas para soltar a diestra y siniestra opiniones sin sentido. Ante tal situación cabría preguntarse: ¿mintió o dijo la verdad el Dr. Gatell?

Algunos medios buscaron corroborar la aseveración. Por ejemplo, Sandra Capote, reportera del diario digital INFOBAE México[1], entrevistó al Dr. Simón Barquera, Director del Centro de Investigación en Nutrición y Salud del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), quien no sólo confirmó que era verdad lo dicho por Gatell sino que aplaudió el mensaje del subsecretario. Le dijo a la reportera que “En México se ha estimado que más de 25,000 personas mueren cada año asociados con el consumo de bebidas azucaradas”. Y afirmo que es un “…factor de riesgo que genera más muertes que el COVID-19. Las personas que ingieren regularmente refrescos —aseveró— se exponen principalmente a padecer […] enfermedades crónicas cardiovasculares, diabetes, hipertensión… También causa dislipidemia, que es la alteración de los lípidos en sangre. Genera caries dentales, que es otra cosa terrible. Las bebidas azucaradas estimulan mucho el páncreas, por ello están relacionadas con la mala función de diversos órganos. […] …beber con regularidad estos productos azucarados podría complicar la recuperación de un paciente con COVID-19, ya que agrava la dificultad de oxigenación. Esto se produce porque el azúcar, cuando está presente en el cuerpo en cantidades ingestivas, genera glucosidad. Es decir, se une o se pega a las proteínas, y limitan su función. […] Las personas que viven con diabetes tienen la hemoglobina glucosilada, que es la hemoglobina con azúcar pegado muy alto. Y esa hemoglobina deja de funcionar y de ayudar a las funciones de oxigenación. Entonces, las personas que toman muchas bebidas azucaradas y tienen alta la hemoglobina glucosilada oxigenan menos. ¡Imagínate ahorita en tiempos de COVID-19, con un virus que ataca las vías respiratorias, y además, consumir un producto que hace que oxigenen menos! Cuando vienen con diabetes, es terrible”, explicó a la reportera.

            Para corrobar en los hechos lo que este doctor afirma revisé el documental Dulce agonía, que fue estrenada en el 2014 y realizada por los cineastas Amaranta Rodríguez y Alejandro Tagle y producida por Alejandro Calvillo, Director del El Poder del Consumidor[2].

            En el documental se entrevista a un grupo de enfermos de diabetes de varios estados del país que han sufrido ceguera, amputación de miembros, invalidez y uno de ellos muere en lapso de filamción de la película.

Los casos más dramáticos son los enfermos del estado de Chiapas, justo donde el Dr. Hugo Gatell hizo esas enérgicas aseveraciones.

            El documental alterna las declaraciones de los enfermos con la de varios doctores nacionales y extranjeros, como el Dr. Abelardo Avila Curiel, del Instituto Nacional de Nutrición; el Dr. Juan Rivera Dommarco, el Dr. Marcos Arana, del Observatorio de Derechos de la Salud de Chiapas o el Dr. Kelly de Brownell, de la Universidad de Yale, entre otros, y la entrevista a la diputada María Marcela Torres Peimbert, del PAN, quien promovió en diciembre de 2012 un impuesto del 20 por ciento a la venta de refrescos[3] para frenar el consumo de refrescos, y se enfrentó a las grandes refresqueras quienes movieron su poder entre los diputados para frenar esta iniciativa.

            El documental explica a detalle qué impacto tienen los refrescos en la dieta habitual de los mexicanos, especialmente entre los pobres, como los indígenas. Según el economista Gerardo Coutiño Montes, de la Universidad Autónoma de Chiapas (UNACH), dijo en una entrevista a la reportera Ángeles Mariscal, de El financiero (25/09/2014)[4]: “En la zona indígena de los Altos, donde la población tiene un limitado acceso al agua potable, el consumo de la Coca-Cola se convirtió en una alternativa; y provocó que per cápita se consuman 163 litros al año”.

            En el documental muestra como ha sido la campaña publicitaria de Coca Cola en esa zona. Esta campaña se realizó en lenguas indígenas.

            Esta estrategia la explica el investigador Gerardo Coutiño de esta forma: “Afuera de las tiendas de las comunidades indígenas de la región Altos de Chiapas, —considerada la zona con mayor índice de pobreza del país—, se observan carteles con leyendas como “Coca-Cola Ta Sut Yavil”, “Ja No´ox”, que en tsotsil significa “Toma tu Agua de Coca-Cola”, “Regresa el Envase Vacío”. Y agrega: “La diferencia sustancial no es la traducción de los slogan publicitarios a las lenguas indígenas, sino que los precios de este producto son menores a los que se adquieren estos refrescos en cualquier otro lugar”. “La influencia de la empresa refresquera más importante del país, la Coca-Cola, en los hábitos alimenticios de las comunidades indígenas de Chiapas, se ha construido al ofrecer sus productos a precios 50 por ciento menores que en el resto del país, y desplegar campañas publicitarias en las lenguas originarias”.

            El doctor Simón Barquera dice que “la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendaba hasta hace poco una ingesta máxima diaria de 50 gramos de azúcar para los adultos, pero ahora, redujo la cantidad a 25 gramos al día”.

            La reportera Sandra Capote, de INFOBAE México, nos aporta un dato comparativo interesante: “Datos difundidos en julio del 2020 por la Revista del Consumidor de Profeco, indican que una Coca-Cola Sabor Original de 600 mililitros contiene 63 gramos de azúcar. Es decir, 38 gramos más que la recomendación máxima vigente”.

“Estos datos implican que un adulto que consume esa botella para acompañar la comida, ya estaría rebasando notablemente la cantidad máxima diaria de azúcar establecida por la OMS. Sólo con esa botella. A esto, habría que sumar después el resto de azúcares presentes o añadidos en otros alimentos, como la fruta, la bollería o el café de la mañana”.

El documental muestra el impacto de las refresqueras de manera dramática, de ahí que lo expresado por el Dr. Hugo Gatell esté apegada a una realidad terrible de una sociedad que paga con su salud. Ahora la decisión es del consumidor: ¿Quiere vivir sano o morir de una dulce agonía?

Usted puede ver este documental en You tube. Este es el link: https://www.youtube.com/watch?v=BxgdUXIH4as

FICHA TÉCNICA:

Dulce agonía, 2014. Directores: Amaranta Rodríguez, Alejandro Tagle. Guion: Amaranta Rodríguez, Alejandro Tagle, Alejandro Calvillo. Música: Alejandro Preisser. Productor: Amaranta Rodríguez. Productor ejecutivo: Alejandro Calvillo. Entrevistados: Gonzalo Hernández, Aurora Sandoval, José Ramírez, María Velázquez, Alfonso Vizcarra, Pedro López. Duración: 60 minutos.


[1] https://www.infobae.com/america/mexico/2020/07/22/veneno-embotellado-tras-los-dichos-de-lopez-gatell-un-experto-explica-que-le-ocurre-a-tu-cuerpo-cuando-bebes-refresco/

[2] El Poder del Consumidor es una asociación civil que trabaja en la defensa de los derechos del consumidor cuyas actividades incluyen el estudio de productos, servicios y políticas públicas, la vigilancia del desempeño de las empresas, la identificación de opciones favorables para los consumidores, así como la denuncia de las prácticas que afectan sus derechos.

[3] http://comunicacion.senado.gob.mx/index.php/informacion/boletines/4928-boletin-0672-propone-torres-peimbert-impuesto-del-20-a-refrescos-.html

[4] https://www.elfinanciero.com.mx/sociedad/coca-cola-invade-comunidades-indigenas-de-chiapas

Deja un comentario