0 3 mins 3 años

G. Saúl García Cornejo.

Desde luego que no ha sido menuda la sorpresa, el “huachicol” era una gran cortina de opacidad para velar una gran estafa, en donde el “affaire” de doña Rosario Robles, por citar un ejemplo, ha sido como quitar un pelo al gato.

La mafia mayor, ésa que tantas veces refirió don Andrés Manuel, va siendo topada y esperamos que revelada y castigada con todo el rigor legal, en el colosal robo y fraude fiscal en relación a los combustibles, en suma un desfalco a la Nación, perpetrado desde las altas esferas políticas.

No debe causarnos ninguna extrañeza que vayan saliendo a la luz latrocinios de alta envergadura, por acción o hasta “omisión” de connotados personajes políticos, entre éstos el nefando líder de los trabajadores de Pemex, que en argucias desesperadas primero felicitó al Presidente de México, por su valentía en el combate al robo y comercialización ilícita de las gasolinas y al día siguiente, se supo que pidió “amparo” ante la Justicia Federal, por lo que pueda resultar en materia penal.

El destape de la cloaca, aunque ha generado molestias y ataques a la persona del Presidente López Obrador, no pudo ser ni lento, ni sobre aviso. Es obvio que hubieran tomado sus providencias, tanto los autores intelectuales, como los materiales y mercaderes –que últimamente, salían hasta debajo de las piedras, vendiendo gasolina, en garrafas en forma descarada-

El asunto pues, ha tomado dimensiones inesperadas, tanto para propios y extraños. Sin embargo, no hay que dejar pasar que TODOS tenemos intervención, para bien o mal. Por un lado es indiscutible que don Andrés Manuel, incluso en forma inusitada para algunos, se ha ido al fondo. Se necesitan agallas y convicción combinadas. Así que si tenemos al menos una brizna de patriotismo, debemos apoyar la medida y ser consecuentes con resultados de escases –que supongo temporales- No debemos de ningún modo, hacer compras de pánico y menos a los “huachicoleros” que todavía andan por ahí.

Debemos buscar alternativas posibles.

¿Acaso no exigíamos un combate a fondo de la corrupción?  Y es sólo en el sector gasolinero. Faltan otros.

¿Qué opinan, estimados lectores?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *