0 7 mins 3 años

Arnaldo Cuellar

Es una vieja figura de la historia política mexicana, de la más anacrónica, por cierto. Hombres fuertes fueron Santa Anna, Juárez, Díaz, Obregón y Calles. La institucionalización de la política en la segunda mitad del siglo XX impidió que figuras poderosas como Cárdenas, Echeverría o Salinas pudieran regresar a la figura de un jefe transexenal.
Así que lo que está pasando en Guanajuato resulta notable. El PAN, justo el partido que surgió como reacción a los excesos del régimen posrevolucionario y a su proyecto de corporativizar prácticamente a toda la sociedad, ve surgir en su seno la figura del hombre fuerte en la persona del exgobernador Miguel Márquez Márquez.
Captura de pantalla 2018-11-11 a las 3.00.32 p.m.

A mes y medio de dejar el cargo, los cincuenta años de Miguel Márquez sirven de pretexto para una reunión eminentemente política. Foto: Zona Franca.
Recién reaparecido este sábado tras un viaje al extranjero, acompañado de varios miembros de su gabinete, varios de los cuales sobreviven en el equipo de su sucesor Diego Sinhue Rodríguez. Márquez manda el mensaje de que está activo en la política de Guanajuato y tiene canicas para jugar.
Dos de los festejadores de sus cincuenta años, en el Hotel Hotsson de Silao este fin de semana, son figuras claves en el gobierno de Sinhue: Juana de la Cruz Martínez Andrade, la poderosa secretaria particular que actúa la mitad del tiempo como secretaria de gobierno; y Ricardo Narváez Martínez, el secretario general del Congreso que les fuera impuesto a los diputados del PAN y de la oposición pese a carecer de experiencia parlamentaria.
Así con sus alfiles en las antesalas del Ejecutivo y el Legislativo, Márquez está seguro de que las cosas caminarán siempre a su favor y nunca en su contra, aunque ello se convierta en un lastre para que despegue su pupilo, Diego Sinhue Rodríguez.
Cercano a Márquez también estaba el secretario de Salud, Daniel Alberto Díaz Martínez, facultativo de miembros de su familia y responsable del Seguro Popular, cuya licitación de medicamentos por tres años se acababa de cancelar apenas unos días atrás, a raíz de que se denunciara un presunto fraude de funcionarios locales en la aplicación de presupuestos federales, que incluye a Guanajuato.
No solo eso, también acudió gustoso el responsable de la planeación en el anterior y el actual gobierno, Enrique Guadalupe Ayala Negrete, hoy presionado para que Guanajuato importe el modelo de Singapur para planificar su desarrollo. No le será difícil, ya movió muchos de los postulados del plan vigente para adecuarse a caprichos de última hora como el libramiento de Silao o el proyectado estadio nuevo de León.
Captura de pantalla 2018-11-11 a las 3.01.36 p.m.

“Cómo las trata Diego”, pareciera preguntar Márquez. Foto: Zona Franca.
Ahí estaban funcionarias que permanecen en activo con Diego Sinhue: Raquel Barajas, directora general jurídica del gobierno; Anabel Pulido, del Instituto de la Mujer; Esther Medina del Instituto de Alfabetización.
La reunión fue en un lugar céntrico del estado para hacerse sentir, lejos de la discreción de los eventos de despedida en el pasado mes de septiembre, trasladados al rancho de Miguel Márquez en territorio del vecino estado de Jalisco.
Diego Sinhue tuvo el tino de no asistir al cumpleaños, aunque su pretexto no era demasiado convincente: se trasladó a San Miguel Allende a inaugurar dos pequeños parques urbanos con el alcalde Luis Alberto Villarreal. Sin embargo, es perfectamente creíble que haya estado al tanto de todo e incluso permitiera a sus subordinados a asistir.
Ahí es donde radica el principal problema para la solidificación del mando de Sinhue: su complacencia con las imposiciones de Márquez quien parece seguir mandando un mensaje no verbal: “yo te puse ahí y me la debes”.
Se trata de una actitud absolutamente corrosiva para una transición sana. Mientras permanezca una actitud de ostentación del exgobernador, muchas de las decisiones polémicas de Sinhue, algunas incluso incomprensibles, seguirán apareciendo como imposiciones de Márquez lo que automáticamente deriva en un debilitamiento de la figura y el margen de maniobra de quien es por ley el responsable de la conducción del estado.
Así, la permanencia de Carlos Zamarripa y Alvar Cabeza de Vaca en la procuraduría estatal y la secretaría de seguridad (por cierto, ambos convenientemente ausentes del festejo silaoense), parece más un asunto que tiene que ver con una imposición y una medida de autoprotección del exmandatario que con el análisis de las circunstancias del fenómeno delictivo en la entidad, realizado por el nuevo responsable del estado.
La ratificación de más de una docena de funcionarios marquistas no se antoja como un refrendo de confianza, sino como una extensión del viejo gobierno en el nuevo. Márquez se da el lujo de afirmar: “si los ratificaron es por sus resultados”.
Captura de pantalla 2018-11-11 a las 3.01.16 p.m.

“Los ratificaron por sus resultados”: Márquez, Y entonces ¿los que no?. Foto: Zona Franca.
Contraviniendo los postulados más clásicos de la política, como el de que el poder no se comparte, o el de que los vacíos en política siempre se llenan, Diego Sinhue está dejando la clara impresión de que no se está poniendo a la altura del reto que significa gobernar Guanajuato.
Y para marcar un mayor contraste, mientras el nuevo gobernador ha hecho de la elusión a la prensa y a sus preguntas la principal política de (in)comunicación de su gobierno, el exgobernador se regodeó en una larga entrevista donde contestó a todas las preguntas que se le hicieron, con la frescura de una lechuga.
Que un político marrullero y ladino anidara en las profundidades del seminarista de Purísima, era algo que se veía desde mediados de su gestión. Que además fuera tan egoísta como para regatearle el poder a su delfín, ya parece un exceso. Quién lo viera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *