25 octubre, 2020

Voces Laja Bajío

Juntos llegamos más lejos

El Huerto Urbano

3 minutos de lectura
Cultivando Hortalizas en casa
Por. Omar
Meneses


            La producción de
hortalizas en nuestras casas cada día toma mayores seguidores, las condiciones
de alimentación que actualmente prevalecen en este mundo globalizado son de
incertidumbre al no identificar el origen exacto de los vegetales que
consumimos.
            Pesticidas,
fertilizantes, hormonas y demás productos sintéticos han ocasionado, desde una
perspectiva nutricional, que volvamos los ojos atrás y retomemos las prácticas
que nuestros antepasados realizaban, apoyándonos en su experiencia y
sensibilidad a los procesos de vida que se desarrollan en los cultivos.
Sabemos que una lechuga lo
es porque la vemos en los anaqueles del súper, así como un jitomate o una
sandía, pero si nos cubrieran los ojos y nos dieran a comer algo de esto quizá
podríamos identificar de que vegetal se trata pero seguramente en otros casos
no. ¿Acaso no les ha pasado cuando ven un melón grande, muy atractivo a la
vista, tanto  que provoca la sensación de
querer probarlo, y al llegar a casa y consumirlo solo es agua sin sabor?
Aun hace aproximadamente
cuarenta años podíamos observar en los patios traseros de algunas casas las
lechugas, acelgas, espinacas, zanahorias, etcétera que cultivaban  personas para el autoconsumo y en algunos
casos podíamos comprar la verdura a nuestra satisfacción, está práctica vino
desapareciendo conforme hicieron su aparición también los supermercados,
tiendas de conveniencia y nos hicieron mas fácil la vida.
            Hoy
en día, y debido a la amplia difusión que se le ha dado a la producción de
alimentos orgánicos, estamos nuevamente ante la posibilidad de cultivar
nuestras propias hortalizas en casa, desde el traspatio hasta macetas lo que,
sin duda, aparte de ser una actividad que redituará beneficios a nuestra salud
y nos dará la confianza de saber que lo que consumimos proviene de un sistema
cien por ciento natural, nos llevará a que nuestros hijos adopten este sencillo
sistema de producción compenetrándonos con la naturaleza.
Tener nuestro propio
huerto es contar con un espacio de entretenimiento y relajación, es
encontrarnos con nuestra esencia, observar detenidamente las hojas, el
crecimiento de las plantas, cuidarlas del ataque de insectos y enfermedades,
regarlas hasta que, llegado el momento, nos alimentemos de ellas es algo que
solo quien lo practica puede disfrutar.


 Para
producir nuestras propias hortalizas en casa no se requiere forzosamente tener
un terreno o solar disponible, si se tuviera mucho mejor, pero el cultivo se puede
realizar en macetas, azoteas, ventanas, en sí, en cualquier espacio que
tengamos aprovechable, con disponibilidad de luz solar por lo menos durante 5
horas al día.
Para comenzar necesitamos
hacer un semillero, que es el lugar donde crecerán las plantitas y de ahí
seleccionaremos las mas vigorosas, posteriormente trasplantamos a macetas o
algún otro recipiente que contenga tanto abono orgánico (composta o
lombricomposta) como tierra para su desarrollo óptimo, también debemos regar
periódicamente, aplicar preparados orgánicos para controlar insectos y
enfermedades y cada día observar cómo se van desarrollando nuestros cultivos.
            Realmente,
tener un huerto en casa es muy sencillo, solo se requiere querer hacerlo,
emprender una actividad a favor de la naturaleza y de nuestra salud, recordando
que las plantas son seres vivos que requieren cuidados y mucha paciencia.
            Al
final los resultados son altamente gratificantes, tanto a la vista como al
paladar.

Mas reportajes

2 minutos de lectura
3 minutos de lectura

Deja un comentario

También te puede interesar

2 minutos de lectura
3 minutos de lectura
10 minutos de lectura