0 7 mins 3 años
Fotografía: Martín Rodríguez.
MMM, huele a fraude… La historia se repite una y otra vez.
México, 2018. 
MÉXICO: PAÍS DEL FRAUDE

La historia contemporánea de nuestro país ha sido un doloroso escenario donde no se ha respetado la voluntad del pueblo, casi siempre se ha impuesto el fraude en las elecciones presidenciales. En específico, desde el siglo pasado y lo que va de este, las diferentes elites en el poder han implantado por medio de fraudes,  asesinatos, represión y desapariciones a quienes representen  mejor a sus intereses únicos de clase. En nuestro “democrático” país solo existen dos ejemplos históricos en los que ha prevalecido la elección popular para elegir presidente. Las elecciones extraordinarias de 1911 en la que se eligió gobernante a Francisco Ignacio Madero González y las elecciones federales del 2000 donde triunfó Vicente Fox Quesada. En síntesis, a la dictadura de José de la Cruz Porfirio Díaz Mori (1879-1911), le seguiría la dictadura del PRI-gobierno (1929-2000).
Después de mantenerse por más de 30 años en el poder, un viejo Díaz de 80 años a la cabeza de la “alta sociedad” conformada por latifundistas, grades comerciantes, accionistas extranjeros, políticos, el alto clero y los llamados “científicos”, intentaba continuar en el poder, la revolución del 1910 logro desplazarlo, pero dejo intactos sus pilares, el ejercito porfirista, el congreso neoporfirista, el clero y los hacendados continuaban operando, en contraparte  no se repartían tierras, ni se acababa con las tiendas de raya y sus esclavos. Aunado a lo anterior el embajador norteamericano Henry Lane Wilson distorsionaba la realidad ante su gobierno y conspiraba con figuras como Victoriano Huerta (El chacal) y Félix Díaz sobrino del dictador para asesinar a  Madero. Este contexto destruyo el primer ensayo democrático en todo el siglo XX, después de ello advendría el centralismo político, el autoritarismo y “el dedazo”.      
Más de una década continuó la guerra civil y los conflictos intestinos post-revolucionarios, 16 años después del asesinato de Madero (22/feb/1913),  a partir de la fundación del Partido Nacional Revolucionario (PNR-1928), posteriormente Partido de la Revolución Mexicana (PRM-1938) y finalmente Partido Revolucionario Institucional (PRI-1946). El partido en el poder  instauraría una serie de fraudes electorales que mantendrían al pueblo mexicano como permanente menor de edad, incapaz de tomar los destinos del país en sus propias manos.
El PRI  fue fundado en noviembre de 1928 por Plutarco Elías Calles, desde su primera participación en las elecciones extraordinarias de 1929 cometió fraude en contra del político y escritor José Vasconcelos, antes de la jornada electoral el PRN implementó una política de acoso, hostigamiento y represión con los partidarios vasconcelistas teniendo su punto más álgido en el asesinato del estudiante Germán del Campo, el día de las elecciones (17/nov)  mercenarios pagados por  el partido creado por  Calles reprimieron y abrieron fuego contra los votantes en diversas partes del país.    Al final, las cifras oficiales favorecieron con un 93% para el candidato del PNR Pascual Ortiz Rubio y el resto para  los otros candidatos. Vasconcelos con documentos y pruebas    en mano denuncio el  fraude, a la postre lanzo el Plan de Guaymas, en el  que se proclamaba presidente electo, desconocía autoridades y convocaba a una nueva revolución. Sin embargo el plan no prospero y salió exiliado rumbo a Estado Unidos.     
En 1934 Lázaro Cárdenas del Rio fue designado por Elías Calles de la misma forma que anteriormente impuso a Emilio Portes Gil (1928-1930), Pascual Ortiz Rubio (1930-1932) y Abelardo Lujan Rodríguez (1932-1934), fue Calles quien inauguró la antidemocrática práctica de designación del presidente por medio dedazo. En 1940 después de hacer a un lado a Francisco José Mujica, Cárdenas designa candidato oficial a Manuel Ávila Camacho, quien participa contra el candidato derechista Juan Andrew Almazán por el Partido Revolucionario de Unificación Nacional (PRUN), el día de las elecciones (7/jul) la votación fue manipulada e interrumpida por disturbios, hubo enfrentamientos constantes entre camachistas y almazanistas. El ejército y la policía reprimieron, hirieron y asesinaron a decenas de manifestantes. El saldo tan solo en el DF fue de 30 muertos y 158 heridos, los resultados fueron del 94% para Ávila Camacho y el 5 % para Almazán. Cárdenas continuó con la consolidación del sistema de dedazo y fraude de la política mexicana. Almazán,  pidió apoyo a Estados Unidos para una revuelta armada pero no logro obtener soporte.
En las elecciones de 1952 se enfrentaron Adolfo Ruiz Cortines por el PRI, Miguel Enríquez Guzmán postulado por la Federación de Partidos del Pueblo Mexicano (FPPM), Vicente Lombardo Toledano por el Partido Popular (PP) entre otros. Los candidatos opositores fueron constantemente acosados, hostigados y descalificados por medio de sistemáticas campañas de mentiras y persecución política. El día de la contienda electoral (6/jul) se presentaron sabotajes, irregularidades, quejas y denuncias que sin embargo como era de esperarse no procedieron. Posteriormente en 1988 el PRI y el gobierno federal  llevo a cabo uno de los fraudes más grandes en la historia del país, los muertos votaron, se cayó el sistema, distorsionaron la información,  multiplicaron los votos del candidato oficial y se disminuyeron los de oposición. En el desarrollo ulterior  de los acontecimientos quedo claro cómo  Cuauhtémoc Cárdenas  perdió la oportunidad histórica de defender el voto que  la mayoría del pueblo mexicano le brindo. En el 2000 Vicente Fox   siguió las políticas neoliberales, subió impuestos, aumento el número de pobres y la violencia en el país, en el 2006 antes de abandonar la presidencia traicionó el principio democrático que lo llevo al poder e  impuso a Felipe de Jesús Calderón Hinojosa mediante el primer fraude electrónico del siglo XXI en nuestro país. ¿Qué pasará en las próximas elecciones del 2012?, no olvidemos que en la historia, los fraudes electorales traen consigo  revoluciones, revueltas, levantamientos, desobediencia civil, crisis económicas o  adormecimiento y/o anestesiamiento de la sociedad.     
Publicado / September 2010 por Pável Uliánov

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *