0 5 mins 3 años

¡Saludos fantásticos! La fantasía
(nuestra fantasía) puede ser un arma poderosa para bien o para mal. Vale la
pena educarla para que nos proporcione felicidad. Recomiendo otro libro del escritor
contemporáneo Juan Villoro quien es además periodista, traductor y un serio
intelectual. 
El argumento de este libro es el siguiente: “Juan ya tiene
planeadas las vacaciones de verano. Sin embrago, su madre ignora sus planes y
lo deja en casa de tío Tito, un bibliófilo empedernido que hace ruido cuando
come y que le teme a los osos de peluche. Ahí, escondido entre los miles de
ejemplares de la biblioteca de su tío, Juan tendrá que encontrar 
El Libro
Salvaje, un libro rebelde que se resiste a la lectura y que guarda entre sus
páginas un secreto destinado al lector que sea capaz de atraparlo”. El ambiente
del relato es el de una familia con todos los detalles que se viven en ella y
las relaciones con los vecinos, incluyendo los sentimientos que se despiertan
entre ellos. Leamos: “La separación. Voy a contar lo que ocurrió cuando yo
tenía 13 años. Es algo que no he podido olvidar, como si la historia me tuviera
tomado del cuello. Puede sonar extraño, pero incluso siento las “manos” de la
historia sobre mí, una sensación tan precisa que hasta sé que se trata de manos
con guantes.  Mientras la historia sea un
secreto, me tendrá prisionero. 
Ahora que comienzo a escribir experimento un
ligero alivio. Las “manos” de la historia siguen sobre mí, pero un “dedo” ya se
ha soltado, como una promesa de que estaré libre cuando termine. Todo empezó
con un olor a puré de papa. 
Mi madre hacia puré cuando tenía algo de que
quejarse o estaba de mal humor. Trituraba las papas con más esfuerzo del
necesario, con verdadera furia. Eso la ayudaba a relajarse. A mí siempre me ha
gustado el puré de papa, aunque en casa tuviera sabor a problemas. Aquella
tarde, en cuento olí el vapor que salía de la cocina, fui a ver como estaban
las cosas. Mi madre no advirtió mi presencia. Lloraba en silencio. 
Yo hubiera
hecho cualquier cosa porque volviera a ser la mujer sonriente que adoraba, pero
no sabía que podía darle alegría. A partir de ese momento la oí sollozar en las
noches. 
Me había dado por despertarme a horas raras. De chico dormía de un
tirón, pero a los 13 años empecé a tener el “sueño escarlata”, una pesadilla
que regresaba un y otra vez.  Me
encontraba en un pasillo largo, húmedo y oscuro. Al fondo se agitaba la luz de
una flama. Caminaba hacia ahí. 
Entonces me daba cuenta de que estaba dentro de un
castillo. Mis pasos resonaban en la oscuridad y esto me hacía saber que llevaba
botas de hierro. Era un soldado con armadura. Debía rescatar a alguien al final
del pasillo, alguien que lloraba. Tenía voz de mujer, una voz agradable y muy
triste. 
Yo caminaba hacia ese sonido, durante un tiempo exagerado, pues el
pasillo parecía alargarse con mis pasos”. Con el tío Tito entran en escena los
libros y la incógnita del Libro Salvaje que es el motivo emocionante del libro.
 ¿Qué pasara? Nos leeremos en la próxima. El Pilón Filosófico: “Los libros encierran secretos y
conocimientos que nos hacen falta”
. Una poderosa razón por la cual debemos
ser lectores.
FICHA TECNICA – TITULO: EL LIBRO
SALVAJE / AUTOR: JUAN VILLORO / EDITORIAL: FCE / PRECIO: $80.00 / CAPTURISTA:
MARIA JOSE PANTOJA HERRERA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *