0 3 mins 3 años

(el que cree que todos somos estúpidos
menos él)
Gabriel Ríos
Un personaje cómico representaba a
una señora de vecindad, que le encantaba el chisme y que lo mismo se alegraba o
que se espantaba con los chismes que oía y transmitía.
Pues bien, un promocional de Don
Meade hace aparecer a una señora de vecindad muy asustada por el futuro que le
espera a ella y a sus “hijitos” si queda AMLO como presidente de la República.
Desde luego, Meadeltrufio sale al quite tranquilizando a la Doña de que AMLO no
va a ser el presidente.
En la etapa cochina de las
diversas campañas, el grado de “marranez” solía ser muy alto. Hoy en día, lo
que está rebasando los límites es la estupidez de los promocionales. A AMLO le
achacan una visión anticuada del mundo, pero Meade está super anticuado en el
contenido y expresión de sus ataques (no olvide que las cosas se parecen a sus
dueños).
Lo más tonto de estos
promocionales es que están dirigidos a mexicanos que ya no existen, es decir,
aquellos que se espantaban con el petate del muerto.
Don Meade, ¿no se da cuenta de que
ya la gente creció? Porque el crecimiento rateril y discriminatorio de usted y
de aquellos a quienes representa ha llegado a tal nivel que ya no pueden tapar
el sol con un dedo.
El neoliberalismo se avivó con la
Thatcher y el Reagan en los años 1980, eso sí, previa emisión de medidas
proteccionistas (¿?) O sea, ¿cómo? ¿Mercado libre pero con controles
gubernamentales?
No les digo ridículos a los
neoliberales sino “hijos de su Repepín Chamaco” Y el chisme de usted promete
que seguiremos por ese camino. (Otra vez ¿?)
¿No le parece chimoltrufiestúpido”
este asunto?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *