Sáb. Sep 26th, 2020

Voces Laja Bajío

Juntos llegamos más lejos

El Partido Acción Nacional, cumple 25 años al frente del Gobierno de Guanajuato,

5 minutos de lectura

De aquella elección del domingo 18 de agosto de 1991, hacen ya 25 años…

El Partido Acción Nacional, cumple 25 años al frente del Gobierno del estado de Guanajuato, que en 1991 Carlos Salinas de Gortari les entregó en una negociación palaciega.

La (no) elección del domingo 18 de agosto de 1991 derivó en el largo interinato de Carlos Medina Plascencia. Desde entonces, los panistas siguen ahí.

La gesta de los blanquiazules trajo a Guanajuato a personajes como Luis H. Álvarez, Carlos Castillo Peraza, Diego Fernández de Cevallos y Manuel de Jesús «Maquío» Clouthier del Rincón.

Pero la jornada electoral del domingo 18 de agosto de 1991, tuvo detrás una historia de abusos del sistema y la lucha sostenida de la oposición. Pasa por la represión del 2 de enero de 1946 en León; el triunfo de Luis Manuel Aranda como el primer diputado federal de oposición por Guanajuato, en 1964; la imposición de la Junta de Administración Civil en León en 1977; la alcaldía de San Francisco del Rincón para el PAN, en 1985; la caída del alcalde priista de León, Antonio Hernández Ornelas; y la conquista de la Presidencia municipal de esta localidad por el PAN, en diciembre de 1988.

Así llegan a 1991. Competían por el gobierno del estado de Guanajuato: Ramón Aguirre, delfín del ex presidente Miguel de la Madrid, por el PRI; Vicente Fox Quesada, abanderado del PAN; y Porfirio Muñoz Ledo, por el PRD. En las presidencias nacionales de sus partidos, mandaban: en el PRI, Luis Donaldo Colosio; el presidente del PAN, era Luis H. Álvarez; y el líder nacional del PRD, Cuauhtémoc Cárdenas.

El presidente Carlos Salinas de Gortari tenía cuentas pendientes con Vicente Fox quien lo había ridiculizado con las boletas electorales como orejas en el Congreso de la Unión; y con Porfirio Muñoz Ledo, el opositor político nacional más estridente.

Guanajuato no era una excepción en el concierto nacional, con el gobierno estatal en el control absoluto del proceso electoral. El domingo 18 de agosto de 1991, habría de elegir al Gobernador de Guanajuato, se disputaban los 46 Ayuntamientos y las 36 curules del Congreso local -22 de Mayoría relativa y 14 de Representación proporcional.

A Vicente Fox lo reconocían como un empresario combativo, hasta que lo subió a la política Manuel de Jesús Clouthier del Rincón, en 1987. Ganó una de las tres diputaciones federales por León, en 1988. De inmediato se consolidó como el candidato natural de Acción Nacional a la gubernatura de Guanajuato.

En agosto de 1991, el padrón de Guanajuato era de un millón 651 mil 405 electores. Once días después de la jornada electoral el Congreso del Estado, erigido en Colegio Electoral decretaba “la validez de la elección para la renovación del Poder Ejecutivo del Estado” y declaraba Gobernador Constitucional del estado de Guanajuato al priista José Ramón Aguirre Velázquez. En los números del Congreso, el PRI había ganado con un total de 624 mil 855 votos.

El «ramonazo»
La mañana del jueves 29 de agosto, Ramón Aguirre Velázquez convocó a una comida a sus coordinadores de campaña. Supusieron todos que se trataba de una celebración adelantada al fallo que darían esa noche los diputados en funciones de Colegio Electoral. Los priistas consideraban una aduana segura al Congreso local en el que tenían mayoría.

En esa comida, Ramón Aguirre les anunció que no se presentaría a tomar posesión del cargo de Gobernador del Estado de Guanajuato. Leyó ahí mismo el mensaje que daría más tarde en rueda de prensa. Ni siquiera aceptó correcciones al texto. Los priistas se retiraron en grupos.

A la declaración anunciada a las 7:00 de la noche en el CDE del PRI, ningún priista llega. Así se van hasta las 11:00 de la noche. A esa hora, el Colegio electoral ya ha declarado a Ramón Aguirre Velázquez, Gobernador Electo del Estado de Guanajuato. Pero Ramón está frente a los micrófonos. Pálido. Es una rueda de prensa multitudinaria.

“Los he convocado, amigos de los medios de comunicación y compañeros y compañeras de partido, a fin de informar por su conducto a la opinión pública y al pueblo de Guanajuato que he tomado la decisión más difícil de mi vida, los he reunido para hacer de su conocimiento que he resuelto no presentarme a rendir protesta como Gobernador Constitucional del Estado de Guanajuato…», lee.

Y se sigue de largo: “Esta decisión la he tomado ante mi propia conciencia, plenamente convencido de que esa es la parte que me corresponde para preservar la concordia y la paz en Guanajuato.

“Antepongo al triunfo mi deber como ciudadano, antepongo al triunfo mi compromiso como mexicano con la armonía de Guanajuato. Refrendo mi lealtad inquebrantable al Presidente de la República…”.

Con la declinación del candidato oficial, en el Congreso del Estado habría que designar a un Gobernador interino.

El Congreso de Guanajuato lo constituían 30 diputados. El priista Roberto Garza López, había ido como Secretario de Gobierno. Nunca llamaron a su suplente. Eran, pues, 29 diputados: 19, priistas; el PAN tenía seis, y se sumaban un diputado del Partido Popular Socialista, PPS; un diputado del Partido Demócrata Mexicano, PDM; un diputado por el Partido Auténtico de la Revolución Mexicana, PARM; y un diputado del Partido del Frente Cardenista de Reconstrucción Nacional, PFCRN, Xermán Vázquez Alba, quien se había declarado independiente.

A media mañana de aquel 30 de agosto de 1991, una muchedumbre irrumpió en la sesión cuando el diputado Xermán Vázquez Alba ocupaba la tribuna. La sesión fue interrumpida.

La reanudaron a las 2:05 de la madrugada del 1 de septiembre. Pero los priistas, ya no estaban. La noche del 29 de agosto, el presidente de la República, Carlos Salinas de Gortari, ordenó que se concentraran en la Ciudad de México encabezados por el celayense Carlos Chaurand Arzate. En el Congreso de Guanajuato, había 15 diputados de los 29 en total.

Pasaron lista de presente los seis diputados del PAN: Salvador Echeveste Guerrero, José Guadalupe Vargas Barrera, Gabriel Hernández Jaime, Ricardo Suárez Inda, Napoleón Gallardo Ledesma y Antonio Obregón Padilla.

Los cuatro diputados de los mini partidos: Nicolás Acosta Granados, del PPS; José Xermán Vázquez Alba, independiente; Luis González Espinoza, del PARM; y Ramón Torres Robles, del PDM.

Llegaron cinco de los diputados del PRI: Javier Gallardo Pérez, Sergio Hernández Ramírez, Nicolás Rangel Jiménez, Alberto Alvarado Guerrero y José María Sepúlveda.

Con el diputado del PDM, Ramón Torres Robles como presidente, acataron el nombramiento del entonces alcalde de León, el panista Carlos Medina Plascencia, como Gobernador Interino del Estado de Guanajuato. El «Ramonazo» se había consumado.

Carlos Medina se quedó en el puesto hasta el 26 de junio de 1995, fecha de la toma de posesión del nuevo gobernador Vicente Fox Quesada, ganador de las elecciones «extraordinarias» el domingo 28 de mayo de ese año…

Mas reportajes

1 minuto de lectura
5 minutos de lectura
1 minuto de lectura

Deja un comentario

También te puede interesar