0 7 mins 6 años
Necesario fortalecer la Ley General para el Control del
Tabaco, a fin de prohibir totalmente su publicidad, promoción y patrocinio
Una meta es reducir hasta 25 por ciento mortalidad prematura
por enfermedades crónicas derivadas del tabaquismo
En México, 66.7 por ciento de los adultos, fumadores y no
fumadores, apoya incremento de los impuestos a los productos de tabaco, en
tanto que 84 por ciento respalda la prohibición total de su publicidad,
promoción y patrocinio, de acuerdo con la Encuesta Global de Tabaquismo en
Adultos (GATS) 2009-2015.
Durante la mesa de trabajo “Políticas Públicas para el
Control del Tabaco”, Luz Myriam Reynales Shigematsu, jefa del Departamento de
Investigación sobre Tabaco del Instituto Nacional de Salud Pública, indicó que
el aumento en el precio del tabaco pasó de 43 a 46.7 pesos de 2009 a 2015.
Dicha medida tuvo un efecto positivo en la reducción al consumo, por lo que es
necesario continuar su incremento.
 Señaló que en el país hay un total de 14.3 millones de
fumadores de tabaco, la mitad fuma a diario, mientras que el resto de manera
ocasional. Los primeros consumen un promedio de 7.7 cigarros por día, los
hombres ocho y las mujeres seis.
 Resaltó que cuatro de cada 10 pensaron en dejar de fumar
debido a las advertencias sanitarias que contenían las cajetillas de cigarros,
sobre todo a partir de que incluyeron pictogramas, en septiembre de 2010.
 Respecto a los avances en la legislación en términos de la
prohibición de la publicidad, mencionó que se logró una disminución leve en lo
referente a puntos de venta; sin embargo, no es estadísticamente significativa,
en virtud de que la industria tabacalera ha diversificado sus estrategias de
promoción.
 Resaltó que la exposición al humo de tabaco continúa siendo
alta, principalmente en bares y centros nocturnos, los cuales son frecuentados
principalmente por jóvenes. En tanto, en los hogares se presentó una reducción
de 17.3 por ciento a 12.6 por ciento.
Mencionó que un fumador gasta alrededor de 297.2 pesos al
mes en cigarros manufacturados.
 Respecto a la prevalencia en el consumo de este producto,
señaló que de 2009 al 2015 no se presentaron cambios significativos, por lo que
es indispensable implementar las medidas de control que reduzcan en un 30 por
ciento el número de consumidores.
Otro indicador que presentó la encuesta, detalló, es que 5
de cada 10 fumadores intentaron dejar de fumar en los últimos 12 meses, 56.9
por ciento, por lo que se requieren implementar medidas y estrategias para
apoyarlos.
Precisó que 98.1 por ciento de los adultos cree que fumar
causa serios daños a la salud, y 93.4 por ciento apoya la prohibición de fumar
en espacios cerrados públicos y de trabajo.
Destacó que algunas recomendaciones para reducir el consumo
del tabaco son: fortalecer la Ley General para el Control del Tabaco, con el
propósito de prohibir totalmente su publicidad, promoción y patrocinio tanto
directa como indirectamente. Dicha medida, enfatizó, tiene dos impactos,
prevenir el inicio del consumo de tabaco en los adolescentes y evitar que los
ya fumadores continúen su adicción.
Adoptar una ley nacional que promueva que todos los
ambientes cerrados sean 100 por ciento libres de humo de tabaco, donde incluyan
el transporte público, las instalaciones de hospitales, bares y restaurantes, así
como lugares de trabajo.
Incrementar el impacto visual en las cajetillas, al imprimir
pictogramas en ambas caras, frontal y posterior, en un tamaño mínimo de 50 por
ciento; además, promover la cesación tabáquica a partir de tratamientos médicos
que ayuden a coadyuvarlo.
 La implementación correcta y sostenida de todas estas
medidas, agregó, permitirá reducir hasta 25 por ciento la mortalidad prematura
por enfermedades crónicas como las cardiovasculares, infartos al miocardio,
enfermedades cerebro-vasculares y todos los tipos de cáncer y diabetes.
 De la Comisión Nacional contra las Adicciones (Conadic),
María José Martínez Ruiz, coincidió en que es urgente reformar la Ley General
para el Control del Tabaco; además, exhortar a una mayor participación
legislativa y del sector salud, para que se atienda oportunamente a los adictos
al tabaco.
 Las metas y compromisos de la Conadic, a partir de los
resultados de la encuesta, se basan en proporcionar información y
concientización respecto al consumo del tabaco y generar servicios de cesación
y promoción de espacios libres de humo de cigarro.
 Destacó que este año se tiene la responsabilidad de
sensibilizar a 450 mil personas, 213 mil jóvenes y 246 mil adultos, sobre los
riesgos y daños que implica el consumo de tabaco.
 Se comprometieron 600 mil pruebas de tamizaje para la
detección temprana de consumo del cigarro a nivel nacional y se atenderán con
tratamiento farmacológico un total de 40 mil 200 pacientes y 167 mil en
servicios de cesación con terapia psicológica, así como la capacitación de 5 mil
198 profesionales de la salud en programas de cesación de tabaquismo.
 Asimismo, refirió, se comprometió al logro de 15 mil
espacios libres de humo de tabaco para el 2016 y, con el apoyo de la Comisión
Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), en el periodo
2016- 2018 habrá 17 mil 948 verificaciones sanitarias en materia de estos
espacios libres de humo de tabaco.
 Entre las metas y compromisos derivados de la Encuesta
Global de Tabaquismo en Adultos, México 2015, subrayó, a la Conadic le
corresponde impulsar acciones de prevención y tratamiento desde el sector
público, social y privado, a fin de impactar de manera significativa en la
población.
 De esta manera, se podrá evitar o retardar la edad de inicio
en el consumo de tabaco, hacer que las personas consumidoras lo abandonen,
mejorando los servicios de tratamiento, homologando un modelo de tratamiento en
todas las clínicas y centros de interacción infantil, además de proteger a los
no fumadores de la exposición al humo.
De la Fundación Interamericana del Corazón, Erick Antonio
Ochoa destacó que existe una gran exposición de menores al humo de tabaco en
bares y centros nocturnos. Es una amenaza para la normalización en su consumo,
ya que en muchos casos no les exigen que presenten una identificación para
acreditar la mayoría de edad, advirtió.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *