0 5 mins 3 años

G. Saúl García Cornejo.

Las nuevas reglas electorales parecen encaminarse a la sanción, hasta por el “vuelo de una mosca” que pase cerca de los candidatos.

¿A qué me refiero? A la interpretación a priori en que pueden incurrir –la mayoría de las veces a “instancia” de los Partidos que se creen todavía hegemónicos, con o sin alianza- sobre algunos actos o lo que parecerían, en el desarrollo del proceso electoral previo a la jornada.

Si a un grupo de simpatizantes en un mitin por ejemplo, se les ocurre llevar por sí mismos alguna manta alusiva o de apoyo a su candidato preferido, la autoridad electoral fiscalizadora puede tener tal situación como “un gasto de campaña” y cargarlo así, para sumarlo y ver que no rebase los topes de gastos. No importa si el hipotético candidato no intervino. Y si es el caso de que esté más allá de límite de dichos gastos, habrá sanción.

No es descabellado al estilo de la política a la mexicana, que algún gremio se le ocurra mandar hacer sus mantas de apoyo, aun sin intervención o petición de los Partidos o sus candidatos y la “visión oficial” es reducida a la subjetiva apreciación de los individuos fiscalizadores: “Lo que beneficie al candidato, se carga como gasto de campaña”; y semejante manga tan ancha, puede caer en abusos e incluso hasta en “dedicatorias” (Y adivinaron, en particular contra “ya saben quién”).

De esa misma óptica tan corta o acomodada a modo, ha resultado que la FEPADE se apresta a sancionar a todos los que se les ha ocurrido ofrecer al público algún producto o servicio para festejar si llega a ganar AMLO. Que por otra parte y pensando de mala fe, se puede concluir tal oferta como una argucia para inducir el voto.

Aunque de que es sí a todas luces una argucia mercantil para llamar la atención y hasta el consumo o preferencia de los presuntos o convencidos electores, por los negocios incitantes al festejo, en el fondo no creo que haya intervenido AMLO o algún miembro de la coalición “Juntos Haremos Historia”, que a la vista han sido esta vez más cuidadosos y no van a caer en tales dislates.

Por lo que la mentada Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (FEPADE), ya emitió una circular para “alertar” a los negocios que se aventaron dicha promoción –que va desde un “table-dance”, una comida o bebidas y hasta un “concierto” musical, todos gratis si gana AMLO- para advertir que pueden estar cometiendo un delito electoral.

Una observación de importancia es que ninguno de dichos negocios han dicho en su oferta de consumos gratis, que las personas deben votar por algún Partido Político (MORENA-PT-PES) y menos por AMLO, incluso advierten que no lo hacen por inducción o solicitud o alguna instrucción directa, indirecta o soterrada, simplemente señalan que van así a festejar sí el triunfo de López Obrador es oficial.

Aunque los funcionarios de la FEPADE tienen la facultad –así lo creen- de “leer entre líneas” y ya hicieron un llamado de atención o advertencia a dichos comerciantes, que por otra parte han hecho uso del derecho de libre manifestación, pero la autoridad fiscalizadora ya resultaron más “papistas que el Papa”.

La Ley General en materia de delitos electorales, que regula el artículo 73 fracción XXI, inciso “a” de la Carta Magna Federal, autoriza sí, la investigación, persecución, sanciones y procedimiento relativos a la comisión e infracción de la Ley Penal en dicha materia, tanto local como federal.

Y en sus artículos 7 al 20 señala los delitos electorales y en lo que concierne a mi comentario, la fracción VII de numeral 7, señala en sustancia como delito la paga, promesa de dinero o contraprestación, para emitir o no voto en favor o contra determinado candidato, partido o coalición…, lo que está así determinado, pero me parece que los funcionarios aludidos de la FEPADE, han interpretado en forma exagerada tal disposición legal y dejan pasar otros casos más notorios como la mentada “guerra sucia” que intenta al menos infundir temor de votar por “ya saben quién”, o para cualquier otro candidato o Partido Político.

¿No lo creen, estimados lectores?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *