Error tras error de Peña Nieto

General
(Y Dos Posdatas)
Por Ricardo González
Melecio
                De
verdad que el presidente Peña Nieto no tiene remedio. No acaba de salir del
error más grande de su administración (y nunca saldrá. De este error se va a
hablar todavía en 50 o más años) como fue la invitación que le hizo al
indeseable y maléfico de Trump, cuando ya cometió otros dos errores garrafales.
                ¿Cuáles
son estos dos errores que recientemente cometió Peña Nieto? Uno fue el voto en
la UNESCO a favor de la resolución que reconoce el patrimonio palestino en
Jerusalén oriental. El segundo, fue dejar huir a Javier Duarte ex gobernador de
Veracruz. En el primero, este garrafal error enfureció a la comunidad judía por
negar su vínculo con la ciudad y aunque después México cambió su voto a
abstención y destituyó al representante de nuestro país, ante ese organismo,
Andrés Roemer, el daño ya estaba hecho. Negar la ascendencia histórica de los
judíos-cristianos sobre los restos del templo que construyó Salomón y el Muro
de los lamentos es una locura. Como dijo el primer ministro Israelí, Benjamín
Netanyahu, es como negarle a los chinos su ascendencia histórica y cultural
sobre la muralla China. Y también afirmó que el templo se construyó 3 mil años
antes de Cristo y el Islamismo se fundó 1500 años después.
                La
huida del ex gobernador de Veracruz fue una clara complicidad de Peña Nieto
para dejarlo ir, o ¿fue una “chamaqueada” que Duarte le hizo a Peña al
prometerle que no huiría y si lo hizo? La primera hipótesis es más creíble,
aunque por la falta de inteligencia y la capacidad política de Peña no se puede
descartar la segunda opción. Pero todos nos preguntamos ¿Cómo es posible que
Duarte se les haya escapado? ¿No lo tenían vigilado? ¿Por qué no lo arraigaron
en su domicilio? Hay muchos por qué sin contestación, por lo que no nos queda
más que especular en las dos teorías anteriormente mencionadas. ¿Lo dejaron ir
intencionalmente, es más le dijeron “pélate”? ¿o creyeron en su palabra de que
no se iba a escapar?
                Estos
tres errores tremendos recientes, que acaba de cometer Peña son de
principiantes y de niños de kínder. Lo de Trump es histórico y nunca se va a
olvidar. Fue un tremendo error que agravia al pueblo y Peña en lugar de
reconocerlo y pedirle perdón al pueblo de México, lo que reconoce públicamente
es que fue un “acelere” que “no lo volvería a hacer”. Por cierto, ya se supo
que, en la Cumbre reciente de mandatarios en China, la Consejera de Seguridad
de Estados Unidos, Susan Rice, regañó a la secretaria de Relaciones Exteriores,
Claudia Ruiz Massieu, por esta invitación y le dijo que “tenían que cesar al
funcionario que sugirió esta entrevista”, por eso despidieron a Luis Videgaray.
Todos nos fuimos con la “finta” y creíamos que Peña lo había despedido o que
Videgaray había renunciado al reconocer su garrafal error. Pero no fue así.
                En
relación al voto en contra de los judíos esto es peligroso. Recordemos que el
gobierno de Echeverría votó en la asamblea general de la ONU en 1975,
condenando al sionismo equiparándolo como una forma de racismo, lo que desató
un boicot de las organizaciones judías de Estados Unidos para visitar México,
paró el flujo de inversiones y ocasionó una fuga de capitales, lo que influyó
en la devaluación del peso con el dólar y la crisis de ese final de ese sexenio
populista. Esto podría volver a suceder con este voto en contra de los judíos.
¿Qué necesidad había de meterse en estos problemas? Esto demuestra la falta de
liderazgo en este país y la ineptitud de Peña para estar al frente de nuestra
nación.      
                Hay,
naturalmente, más errores del presidente Peña, que a diario comete, pero estos
tres errores en menos de dos meses hablan de su falta de capacidad política,
madures y poca inteligencia para gobernar. Por cierto, en este escenario de
descrédito y baja popularidad de Peña, no se ve un candidato viable del Pri
dentro del gabinete y ya el año que entra se “destapa” al candidato. ¿Osorio
Chong? No, no tiene la capacidad ni la popularidad para ganar. ¿El recién
nombrado secretario de Hacienda, José Antonio Meade? No se le ven espolones
para gallo. ¿Aurelio Nuño? Se le ve muy joven y débil para el puesto, además el
conflicto con la CNTE lo ha desgastado mucho. ¿El ex rector de la UNAM y actual
secretario de Salud, José Narro? Aunque tuvo habilidad para desactivar conflictos
en la Universidad, no se le ve con la fuerza y el empaque presidencial. Y en
los otros partidos también la caballada está flaca y un populista estilo Chávez
de Venezuela, como López Obrador, metería en reversa al país como lo hace
Maduro en ese país sudamericano…
POSDATA UNO.- El patético, convenenciero,
tonto, egoísta y perverso de Trump, dice que sólo reconocerá la legitimidad de
las elecciones si gana la presidencia de EU. Esta es una estupidez que ni se da
cuenta él, que lo es. Con esto queda exhibido que no le importa la democracia,
el voto del pueblo ni las legítimas demandas de los ciudadanos, lo que le
importa es ganar para hacer lo que le dé la gana y satisfacer su egolatría
detentando el poder, no ayudarle al pueblo.
POSDATA DOS.- El Corrupto del anterior
alcalde Ismael Pérez y algunos funcionarios, presuntamente se robaron un millón
de pesos en propaganda en el estadio Miguel Alemán que no se hizo. Y luego
todavía con recursos públicos contrató un seguro que lo defendiera legalmente
de cualquier acusación en su contra. O sea, que aparte de corrupto, es cínico y
pusilánime este triste hombrecito que no tiene dignidad ni vergüenza…y esto es
apenas la punta del iceberg…
Comentarios y opiniones a los correos:

Related posts

Imparten taller para mejora de la comprensión lectora

admin

Exhiben a magistrado que contrató a 14 familiares y amigos en el Poder Judicial

admin

Estela de corrupción e impunidad

admin

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: