28 octubre, 2020

Voces Laja Bajío

Juntos llegamos más lejos

Esta Boca es Mía

3 minutos de lectura
Que tiene un tren y una bola de agua

Por Jorge Montes González
Por mal
que te vaya, Celaya (El Cajetero)

En esta semana tuve la oportunidad de
leer la colaboración de Velia que publica en este diario ¡Saludos Velia,
deliciosa columna! Que hablaba sobre nuestra casa Celaya y por casualidad me
encontré a unos japoneses turisteando por nuestro centro histórico, es cuando
ves a alguien de fuera admirando algo tuyo, que sientes orgullo de tu ciudad.
Hace algunos años visite el museo Zumaya
en la ciudad de México y expuesto en ese lugar, está un cuadro realizado en
papel arroz del perfil de Celaya, de algunos de sus templos y edificios. Un
extranjero decía que hermosos lugar, yo como pavorreal le dije que esa era mi ciudad,
entonces me pregunto ¿si aún estaba así? Con profunda pena le conteste que ya
se habían tirado algunos de esos edificios, pero que algunos seguían en pie.
A los Celayenses de nacimiento o por
adopción los invito en estas vacaciones, a conocer o reencontrarse con la ciudad,
a visitar el museo de Celaya, en la calzada, saliendo del museo encontraras un
icono de nuestra casa, sentarte en el jardín frente a la bola del agua, que era
una tradición decirnos que estaba llena de cajeta, explicarles a nuestros hijos
que esa proeza de ingeniería se hizo hace más de 100 años, sin soldadura y solo
se sostiene con remaches, que  tenía una
gemela en Alemania y que en la guerra sucumbió.
Caminar hacia San Francisco, contarles
que en este lugar se acento una de las primeras universidades de toda América,
por el patio encontraran una placa que así lo conmemoran, podrás admirar la
torre del templo diseñada por Tresguerras.
De frente encontraras la primer columna
de la independencia que se levantó en el país, con un águila majestuosa que
extiende sus alas para recordarnos que somos parte de una gran nación, podrías
caminar sobre Madero y pasar al templo del Corazón de María y ver su decoración,
sus exquisitos tapices que han sido rescatados, al lado se encuentra el
conservatorio de Celaya, orgullo de todos los celayenses, ojala algún día del
país.
Podrías pasar frente al museo Octavio
Ocampo, que espero muy pronto este abierto para gozo de los celayenses y
nuestros visitantes, te encontraras el Templo del Carmen que es la obra maestra
del Miguel Ángel Mexicano. Fíjate bien y descubrirás que su campanario esta
sobre la puerta principal, pocos templos tienen esta proeza y más para su
tiempo.
Tal vez quieras comerte una tradicional
tostada de cueritos, o una gordita de queso o de migas, caminar por sus
portales, sentarte en el jardín principal a ver los niños jugar y terminar
visitando los murales de Ocampo en el Palacio Municipal. A la vuelta esta la
oficina de turismo que amablemente te atenderán y darán más información de
recorridos y atracciones de la ciudad.
Celaya te espera que la conozcas y la
vivas, que la presumas, que invites a tus amigos y familiares a disfrutarla,
recuerda que tú eres su mejor promotor, Recuerda que somos el Dulce punto de
encuentro. Termino compartiendo mi comentario sobre el artículo de Velia. “Celaya
es una ciudad que sueña con ser grande, sin saber que ya lo es”.   
Mi correo y
Facebook [email protected];
twitter y periscope @JORGEMONTES ; liga musical de la semana https://youtu.be/Mb_W6pqLVz8

Deja un comentario