0 6 mins 5 años

Elusión Y Evasión Fiscal.

Carlos Aranda Portal.
La corrupción es uno de los males que aquejan fuertemente a
nuestra sociedad y que se ha ido acentuando, en vez de ir disminuyendo con el
paso del tiempo.
Pues bien, la evasión fiscal, podría clasificarse como una
forma más de corrupción, aunque no lo contempla así, el código fiscal nuestro.
Considero que es conveniente, distinguir entre la evasión y
la elusión fiscal, conceptos que define muy claramente Wikipedia, además de
muchas otras fuentes, que no citaré y que hacen referencia a los mismos
conceptos. Tanto la elusión como la evasión fiscal, son formas para minimizar
el pago de impuestos, pero la evasión fiscal si constituye un delito que el
fisco persigue, por ser una práctica no permitida por la ley, que tiene una
serie de consecuencias jurídicas, pero hay que dejar bien claro que no está
permitida la evasión fiscal, aunque este concepto tiene una línea de
diferencia, que a veces es muy pequeña con la elusión  fiscal, 
en la que,  los contribuyentes
usan los diferentes resquicios de la ley, actuando dentro de los propios
márgenes permitidos por la misma. 
Normalmente son aconsejados por contadores y abogados
especializados en la materia. Toda ley, por ser humana tiende a ser imperfecta
y a veces los propios legisladores no conocen lo suficiente las disposiciones
fiscales y esto es aprovechado por los propios contribuyentes, para pagar menos
impuestos dentro del marco legal, insisto normalmente aconsejados por sus
contadores y abogados, lo que sucede con más frecuencia en los altos niveles de
negocios, ya que normalmente las grandes empresas, dentro del marco legal,
pagan relativamente pocos impuestos en proporción de lo que ganan.
De ahí lo deseable en algunos aspectos, es analizar la nueva
legislación que proponen nuestros vecinos del norte, a la que ya he hecho
alusión y otros artículos y que no quiero ser repetitivo pero que da margen a
menos resquicios. 
En la elusión fiscal, predomina la discrecionalidad, que
implica la posibilidad de optar por varias opciones, que son todas ellas
lícitas, es decir admitidas por el ordenamiento jurídico aplicable al caso
concreto.
En términos optimistas, la elusión fiscal es una maniobra
válida y lícita, cuyo objeto no se encamina precisamente al no pago impuestos,
sino a disminuir la cuantía de los mismos, para finalmente obtener una base
fiscal inferior para el pago de los mismos. Normalmente esto es combatido por
el fisco en un juego interminable de “aprieta y afloja” que normalmente
protagonizan el contribuyente por un lado y el fisco por el otro.
El contribuyente toma en cuenta los resquicios que le
permite aprovechar la ley, corrigiendo el fisco en principio con nuevas
disposiciones fiscales, que son emitidas en el propio ejercicio fiscal o bien
en el siguiente o siguientes, pudiendo en su caso intervenir los propios
legisladores al respecto. Sin embargo, hay varias estrategias que se utilizan
normalmente para disminuir el pago de impuestos y que caen en la llamada
evasión fiscal, aunque en algunos casos constituye una elusión fiscal
permitida.
Es utilizada según fuentes de BBC internacional, por deportistas,
músicos, actores y financistas que utilizan normalmente los servicios de
abogados y contadores para asesorarse.
Me refiero principalmente a gente famosa que normalmente
gana mucho dinero por su actividad. Su impacto económico es muy importante a
nivel global y dichos sistemas son utilizados en cada país y en su caso en
varios países si es aplicable el caso.
Me refiero específicamente a la sub declaración impositiva,
a través de la cual se declaran menos ganancias obtenidas, ocultando el resto y
esperando que el fisco no tenga medios de detectarlo o rastrearla. Hay muchas
otras formas de utilización, para pagar menos impuestos, entre ellas la
utilización de los llamados “paraísos fiscales” en donde se paga menos o nada
de impuestos, entre ellas podemos contar a las islas Caimán, que tienen
registradas un número de compañías superior al número de habitantes de dichas
islas.

Otro punto son las Bahamas, en ambas entidades hacen pocas
preguntas para la creación de empresas, que en algunos casos son verdaderas
empresas fantasma, es decir no existen realmente. Existen varios métodos más a
los que no voy a hacer alusión. Sin embargo, el problema de la elusión y sobre
todo el de la evasión fiscal, no dejan de ser asuntos, que merecen una mayor
consideración, sobre todo tomando en cuenta que cada día necesita más recursos
el gobierno, sin embargo, dichos recursos que son escasos, son mal utilizados,
de ahí la corrupción que existe en todos los niveles y la que no podemos
erradicar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *