29 octubre, 2020

Voces Laja Bajío

Juntos llegamos más lejos

Fondo Y Forma

4 minutos de lectura

Bloqueos De La Cnte

Por.- Carlos Aranda Portal

Hace un mes aproximadamente, escribí en esta columna “por qué no paran a los maestros”, dando a entender que la sociedad ya estaba harta de los plantones de la CNTE, sin que hasta la fecha haya hecho algo la autoridad por detenerlos, afectando gravemente a la economía en general, por lo prolongado de los mismos.

Considero que quienes llevan a cabo los múltiples plantones, lo que menos merecen es el título de maestros, porque se dedican a trastocar la vida de muchísimos ciudadanos, a los que les impiden el libre tránsito por las vías, por las carreteras, por las diferentes calles.

No sólo es el bloqueo en la ciudad de Mexico que es donde finalmente van a dar todo tipo de manifestaciones, sino en diferentes estados de la república, en donde los llamados maestros, además de impedir el libre tránsito, abogan por la derogación de la reforma educativa entre otras cosas, buscando a través de dichas manifestaciones lograr la atención por un lado de la ciudadanía, pero por otro lado   toda la atención de las autoridades, principiando por las educativas y siguiendo hacia arriba, hasta el propio presidente de la república.

El gobierno federal se ha caracterizado por su gran inmovilidad, por llamarle de una manera menos dura, aunque podría calificarse en términos mucho más elocuentes. Está dando el gobierno federal y lo están dando los gobiernos estatales, ejemplo palpable de lo que es la inacción, dando pasos para atrás en lo que es la reforma educativa, que supuestamente no era negociable, pero estamos viendo todo lo contrario.

Cada día obtienen mayores beneficios los supuestos maestros, quienes por un lado piden el diálogo, pero por otro siguen con sus manifestaciones interminables. No se puede pedir el diálogo, sin ofrecer a cambio nada, pero estamos viendo ya desesperados, que el gobierno lo está permitiendo todo, incluyendo el restablecimiento de los puestos de los maestros despedidos, el que salgan libres sin mayores trámites quienes han cometido delitos graves que no alcanzarían fianza al respecto, por tratarse insisto en delitos graves que ameritan el encarcelamiento.

Nunca se había visto como ahora lo estamos viendo, las manifestaciones de la iniciativa privada, quienes se están quejando de las graves pérdidas que están sufriendo como empresarios, pues se afecta el turismo, la industria restaurantera, los ferrocarriles, la industria automotriz y no se cuantas más, por miles de millones de pesos.

Ha empezado la iniciativa privada como cosa inusitada, a presentar demandas de amparo en contra de los actos de omisión de las autoridades, buscando proteger a sus agremiados de las afectaciones que se están dando, lo que primero empezó en la ciudad de México y ha sido secundado por los diferentes estados afectados, llegando al extremo de amenazar con suspender los pagos de impuestos buscando respuesta de las autoridades correspondientes. Incluso ahora en Oaxaca amenazan con efectuar un paro de 24 horas que afectaría toda la economía de ese estado.

No es un problema fácil el que tiene enfrente el gobierno federal y los diferentes gobiernos estatales, pues si se actúa es malo, pero es más malo el no actuar y mantenerse supuestamente en el diálogo permanente, sin llegar a nada y sin detener las afectaciones que están sufriendo miles de ciudadanos y particulares. El movimiento respecto de los particulares, lo ha encabezado principalmente la Coparmex, pero está siendo secundado por toda la iniciativa privada.

Esto puede llegar a un enfrentamiento franco entre las diferentes autoridades con los empresarios, cuestión que no se ha considerado en toda su dimensión, ya que habría daños irreparables por ambas partes. Considero que Gustavo de Hoyos presidente nacional de Coparmex, ha demostrado con dichas acciones, la valentía de que está revestido y de lo que es capaz de hacer, sin importarle su franco enfrentamiento con el gobierno federal, quien ha mostrado una actitud por demás pusilánime.

Considero que ya es tiempo que el gobierno actúe y ponga un hasta aquí a tantas arbitrariedades de los llamados maestros, que han tensado demasiado el delgado hilo que hasta ahora los ha sostenido. Son muchos los manifestantes, sin embargo,  somos más los que pugnamos por el establecimiento de la legalidad, pero sobre todo de la paz que tanto añoramos, porque esto no es sino  una muestra más frente a la debilidad gubernamental.

Deja un comentario