Mar. Sep 29th, 2020

Voces Laja Bajío

Juntos llegamos más lejos

Fondo Y Forma

4 minutos de lectura
Deuda
Pública Externa E Interna De México



Por.-
Carlos Aranda,

Uno más de los problemas que aquejan a
nuestro país, es el crecimiento desorbitado de la deuda pública, tanto la
externa como la interna, sobre todo a partir de que el gobierno de Peña Nieto,
tomo la dirección del país.
Considero importante hacer una comparativa
inicial, de cómo dejó Felipe Calderón a México en 2012 y como está actualmente,
con relación a las deudas antes mencionadas.
Los datos duros según Forbes, son en
cuanto a la deuda externa del país, en 2012, los siguientes:  Se debían en el gobierno de Calderón, un
billón 627 mil millones de pesos para pasar en junio de 2016, ya en la
administración de Peña Nieto, a la cifra de 3 billones, 401 mil millones de
pesos, que representan poco más de 2 veces la deuda de nuestro país, comparada
con la anterior, lo cual es exorbitante.
Haciendo el mismo ejercicio en la deuda
per cápita, en 2012 debíamos por cada habitante la suma de 68,500 pesos y ahora
debemos 137,000 pesos al día de hoy de manera aproximada. Lo más preocupante es
que la mayoría del pasivo está en dólares siendo cerca del 81% de la deuda
total.
Me llamó mucho la atención, el artículo de
Pablo Hiriat de la semana anterior, en donde hace notar que cargar esa deuda a
la contabilidad política de José Antonio Meade, es totalmente injusto, pues
realmente es herencia de Luis Videgaray como titular de Hacienda hasta hace
algunos días, que endeudó al país en forma descomunal, pues el gobierno se
dedicó a gastar y gastar.
Debemos recordar, cuando apoyó la visita
de Trump a México, que fue la gota que derramó el vaso y fue uno de los motivos
por los que salió de la administración pública, convirtiéndose en ex empleado
federal.
Llama mucho la atención de un funcionario
inteligente, que haya podido endeudar a nuestro país en la forma en que lo hizo.
Las declaraciones del Banco de México a cargo de Agustín Carstens, han sido
demasiado prudentes, pues podría haber dicho mucho más de lo que a la fecha ha
expresado, pero seguramente no quiere enemistarse con el Gobierno de Peña
Nieto, y las mismas declaraciones de Meade, han sido muy prudentes, pues ha
sido muy conciliador. Es muy probable que deberían haber sido mucho más
fuertes, afirmando solamente “que hemos estado viviendo de lo prestado” lo cual
es una realidad.
La diferencia entre el actual gobierno y
el de Calderón es que el destino de la deuda pública adicional, fue
principalmente para inversión en el gobierno de Calderón, mientras que, en el
gobierno actual, ha sido para pago de sueldos y otras prestaciones de los
servidores públicos y para gasto corriente en forma primordial.  Este año de 2016 se considera que la deuda
pública será de más del 54% del PIB, convirtiendo a México en uno de los países
más endeudados del mundo. No se está tomando en cuenta la deuda interna en las
cifras anteriores, la cual ha pasado de 4.8 billones de pesos a 5.3 billones de
pesos siendo un incremento notable.
En algo nos debe consolar, que Estados
Unidos tiene en deuda, el equivalente a 105 del PIB del país, sin embargo, el
peso se sigue devaluando de manera acelerada frente al dólar y este ha sido uno
de los factores del incremento de la deuda, además de los pasivos de Pemex, que
es otro de los factores del incremento de la deuda, por baja notable de los
precios del petróleo. Han sido pues, algunos factores externos que han influido
en el incremento de la deuda, pero también son muy de tomarse en cuenta los
factores que ha propiciado el gobierno federal.
Actualmente se está analizando por parte
del Congreso, el llamado paquete financiero, a través del cual se pretende dar
un apretón al cinturón, pero no lo hace el gobierno, cuando menos en las
proporciones adecuadas en el gasto corriente. Se prevé para el año siguiente un
mucho mayor pago de intereses por la deuda pública y deuda interna, así como
una disminución importante en la inversión del gobierno federal, en donde se
proyecta aproximadamente un 26.8% menos, entre otras cosas. Ha llegado pues el
momento de apretarse el cinturón, si es que queremos que las cosas se
compongan. Lo bueno es que podremos decidir, quien nos va a gobernar a partir
de las elecciones de 2018, pues no nos ha ido nada bien con el actual gobierno. 

Deja un comentario