0 4 mins 5 años
 Pablo Hiriart

El gobierno debería multiplicarse para explicar los motivos
del gasolinazo, aunque el ánimo social no esté receptivo a razonamientos.
La popularidad presidencial está por los suelos, pero su
gabinete tiene que dar la cara.
A menor explicación, más enojo. Al amparo del malestar por
un gasolinazo insuficientemente argumentado, vienen los saqueos, los asaltos y
la anarquía.
Hasta ahora sólo el secretario Meade ha salido a explicar.
¿Los demás? Quién sabe, pero tampoco es tan difícil ni la población tan obtusa
como para no entenderlo.
Para mantener el precio de las gasolinas como estaba antes
de las alzas, sería necesario un subsidio de 200 mil millones de pesos.
En el sexenio anterior se subsidiaron las gasolinas con 925
mil millones de pesos, que se tomaron de los excedentes petroleros.
Ahora no hay excedentes petroleros. El precio del crudo cayó
a la mitad de lo que estaba en el sexenio anterior y no nos podemos dar ese
lujo.
Olvidemos por ahora la discusión de si los subsidios a
gasolinas son buenos o malos (yo pienso que no sirven ni para ganar elecciones:
el PAN fue tercero en la elección presidencial, luego de haberle metido ese
dineral para evitar el enojo). Ahora simplemente no hay excedentes a los que
recurrir.
Ni siquiera con un recorte drástico al gasto público se
podrían juntar esos 200 mil millones que evitarían el gasolinazo.
Desaparecer a toda la alta burocracia del sector público
central, con el presidente de la República incluido, implicaría un ahorro de
cinco mil millones de pesos.
De las 18 secretarías de Estado que existen, habría que
eliminar por completo a 12 para más o menos dar la cifra de lo que se necesita
para subsidiar gasolinas.
Somos el cuarto consumidor per cápita de gasolinas en el
mundo, y de los últimos en consumo de leche para la niñez.
Liconsa, el programa social de abasto de leche a bajo precio
para niños con escasos recursos tiene un subsidio de dos mil millones de pesos.
Prospera cuesta 85 mil millones de pesos al año.
¿Qué hacemos? ¿Le quitamos la leche a los niños, las becas,
la comida… para subsidiar gasolinas?
Ni así alcanzaría. Ya no hay de dónde recortar.
Y no es un tema de debate político subsidiar o no,
simplemente ya no hay excedentes para cubrir lo que se necesitaría para tener
gasolinas baratas.
El gasolinazo tampoco fue una medida derivada de la reforma
fiscal para recaudar más. Al contrario, el IEPS en este año será más bajo que
el año pasado. Se recaudará menos por gasolina que en 2016.
Lo que motivó el aumento de la gasolina es que en el mercado
internacional subió de precio el combustible. Eso es todo.
Importamos 70 por ciento de la gasolina que consumimos.
Antes el petróleo estaba a cien dólares por barril y había
excedentes para subsidiar gasolinas. Ya no hay.
Y con todo y el alza que nos tiene enojados, México es uno
de los países donde el litro de gasolina es más barato.
El promedio internacional es de 23.3 pesos el litro y aquí
nos cuesta 15.99 pesos.
Claro, todo eso hay que explicarlo una y mil veces, porque
el país merece argumentos y datos para que, por lo menos, nuestro enojo esté
documentado.

​Twitter: @PabloHiriart

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *