0 3 mins 6 años
«Puede haber menores que sí lo consientan -referiéndose
a los abusos- y, de hecho, los hay. Hay adolescentes de 13 años que son menores
y están perfectamente de acuerdo y, además, deseándolo. Incluso si te descuidas
te provocan». Con estas palabras ha descrito el máximo responsable de la
Iglesia en Tenerife, el obispo Bernardo Álvarez, el grave problema de los
abusos a menores en una entrevista en el diario local ‘La Opinión’.
Además, considera que debido a la homosexualidad «a la
larga pagaremos las consecuencias como las han pagado otras
civilizaciones». Álvarez aconseja que para que no se lleguen a estos
extremos «hay que promover la educación e inculcar los valores de la
feminidad y la masculinidad». A la pregunta de si hay que orientar la
homosexualidad, el obispo se muestra aún más crítico y afirma que «no se
puede dejar a las personas libradas a lo que salga (sic), ¿por qué no hacemos
lo mismo con la violencia o con otros impulsos que tiene el ser humano?».
Finalmente, asimila (la homosexualidad) a las agresiones sexuales, que «la
persona practica como puede practicar el abuso de menores». Por su parte,
el obispado de Tenerife ha explicado que Bernardo Álvarez no ha tratado con sus
declaraciones de justificar «en ningún caso, un hecho tan condenable como
es el abuso a menores». En cuanto al resto de las declaraciones, el
obispado remite únicamente a la entrevista. 
Declaraciones que han abierto una
fuerte polémica, sobre todo después de que algunas Diócesis de la Iglesia
Católica, especialmente en EEUU -Boston, San Diego, Los Ángeles- e Irlanda
-Dublín-, se hayan visto implicadas en graves escándalos de pederastia por los
que la Iglesia ha llegado a realizar pagos millonarios a las víctimas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *