Vie. Sep 25th, 2020

Voces Laja Bajío

Juntos llegamos más lejos

Honra municipio memoria de ideales patrios con ‘Toma de Alhóndiga de Granaditas’

3 minutos de lectura
.•Conmemora Ayuntamiento con Acto Cívico y Ofrenda Floral.
•Resalta Cronista de la Ciudad lección histórica del
‘Cumplimiento del Deber’.

•“aún hay ‘Alhóndigas’ que incendiar, esta vez hay que
romper las cadenas y tomar, a sangre y fuego, las alhóndigas que representa la
impunidad, la injusticia y la inequidad (…) al incendiar esta alhóndiga, se
diluye el dilema ético: la amistad de Hidalgo con Riaño y el deber cumplido de
ambas partes”: FAZ.
Celaya, Gto.- Para honrar la memoria de los ideales por los
que ocurrió la Independencia de México, los celayenses tienen que ‘incendiar
las Alhóndigas’ que impiden el desarrollo pleno de la sociedad.
Durante un acto cívico que conmemora el 206 aniversario de
la Toma de la Alhóndiga de Granaditas, encabezada por Miguel Hidalgo para hacer
rendir la plaza de Guanajuato Capital a los españoles, el Gobierno Municipal
realizó una ofrenda floral que tributa el mayor sacrificio bélico de la lucha
insurgente para lograr la libertad de la Nación.
Junto a la Columna de la Independencia Nacional, el Cronista
de la Ciudad, Fernando Amate, exclamó el mensaje de fondo que deja como lección
esta batalla, que desbordó en la barbarie del pueblo ante la injusticia del
imperio español.
“a la vuelta de los años, aún hay ‘Alhóndigas’ que incendiar,
hay más grilletes que romper, pero esta vez no en situaciones bélicas, esta vez
hay que romper las cadenas y tomar, a sangre y fuego, las alhóndigas que
representa la impunidad, la injusticia y la inequidad”, expresó Amate Zúñiga,
en referencia a José de los Reyes Martínez ‘El Pípila’, quien incendió el
portón del edificio de la Alhóndiga, acto que permitió el acceso del Ejército
Insurgente comandado por el Teniente Coronel Ignacio Allende.
El funcionario municipal calificó la ‘Toma de la Alhóndiga’ como
la más cruenta batalla de la guerra independentista y llamó a que la sangre
derramada en aquel 28 de septiembre de 1810 sea el exhorto para que los
ciudadanos celayenses construyan una mejor sociedad y los sueños insurgentes
sean una realidad.
Una de las lecciones que este episodio nacional genera, dijo
ante los ciudadanos presentes en esta plaza cívica celayense, es el
cumplimiento del deber; acto que ejemplificaron Miguel Hidalgo y el Intendente
de Santa Fe de Guanajuato, Juan Antonio Riaño.
Ambos, aun siendo amigos personales, tuvieron que sostener
su compromiso ético con sus causas: lograr la Independencia de México y
defender a la Corona española respectivamente.
Aunque el Capitán General solicitó la rendición pacífica,
Riaño mantuvo su postura institucional; en este dilema perdió la vida Riaño y
fortaleció la imagen del ahora nombrado ‘Padre de la Patria’, ya que con la
participación sobresaliente de ‘El Pípila’, se logró la Toma de este recinto
monumental, con todos los criollos hacinados para protegerse sin éxito.
“al incendiar esta alhóndiga, se diluye el dilema ético: la
amistad de Hidalgo con Riaño y el deber cumplido de ambas partes”, recalcó el
Cronista de la Ciudad.
En la estrategia de Hidalgo y Costilla, la Capital del
Estado de Guanajuato y posteriormente la Ciudad de México eran las dos plazas
que habría que tomar para consumar los objetivos del Movimiento Insurgente.

Mas reportajes

1 minuto de lectura
5 minutos de lectura
1 minuto de lectura

Deja un comentario