Juventino Rosas Cadenas. Biografía

General
       
Por
Víctor Manuel García Flores
Parte
XXVI

Honor de Juventino Rosas y falsas historias
Hasta
la década de los ochentas en el siglo XX, casi todas las biografías que se
investigaron y escribieron, respecto a Juventino Rosas Cadenas, si bien
aportaron nuevas cosas sobre la vida de él; sin embargo, también
continuaron  contando falsas versiones
sobre el compositor santacrucense.
Los
primeros errores que durante mucho tiempo se dijeron con engaños de Juventino
Rosas, fueron de: Juan Galván, ex-maestro de Juventino y sus hermanos en el
pueblo de Santa Cruz, inventando muchas cosas del músico, de su tierra y de su
familia; José Reina, amigo de Rosas Cadenas en Magdalena Contreras, quien casi
no sabía nada de la vida del violinista guanajuatense y  dijo, entre otras cosas, que él  lo obligó a 
componer y escribir el vals “Sobre las olas” en su poblado, cuando
realmente fue compuesto por Juventino Rosas Cadenas, desde Santa María
Cuautepec; y, Rubén M. Campos guanajuatense, extraordinario poeta y musicólogo,
pero que escribió de Juventino Rosas, basándose en Juan Galván y José Reina.
Los tres, comenzaron con sus cuentos de la vida de Juventino, después de la
llegada del cuerpo del compositor santacrucense a México, procedente de Cuba,
en las  primeras décadas del siglo XX.
Por
otra parte, las dos películas mexicanas “Sobre las olas”, de Miguel Zacarías en
1932 e Ismael Rodríguez en 1950, ya se mencionó que ambas también se basan en
falsas historias. Los directores, aceptaron después que sabían poco de
Juventino Rosas y por eso se inventaron algo de su vida. Sobre todo del segundo
filme, el cual fue visto por millones de mexicanos.
Las
principales fantasías que se contaban del compositor guanajuatense, Juventino
Rosas Cadenas, fueron criticadas en libros publicados en Guanajuato, en los
años sesentas del siglo pasado, Jesús Rodríguez Frausto y Jesús C. Romero, con
algunas notas nuevas y críticas de algunas mentiras, mejoraron la investigación
sobre la vida del compositor; desafortunadamente, en otras biografías siguieron
con las mismas falsedades.
Realmente,
no fue sino hasta los años noventas del siglo XX e inicios del XXI, que varios
biógrafos del compositor, han investigado y tratado de autentificar la vida de
Juventino, que afortunadamente en algunos pasajes de su vida lo hicieron; pero,
aún así, se continúa con ciertas habladurías del compositor guanajuatense. Sin
embargo, es bien mencionar que en los noventas, el musicólogo cubano Hugo
Barreiro Lastra, hizo la mejor investigación sobre Los días cubanos de
Juventino Rosas,  libro editado en
Guanajuato. Y, respecto al inicio del siglo actual, el etnomusicólogo austriaco
Helmut Brenner, quien es en todo el mundo, el mayor experto sobre la música del
compositor mexicano, en Juventino Rosas: His life, His work, His time, libro
editado en Estados Unidos de América.
Las
mentiras que aún se encuentran en varias, 
biografías y artículos en internet, respecto a la vida de Rosas Cadenas,
desafortunadamente, continúan hasta nuestros días.
Las
principales mentiras del compositor santacrucense que aún se dicen, son: que su
origen era totalmente de indio otomí, que no se conoce a sus familiares además
de sus padres, que su apellido materno era Cárdenas o Cadena, que  solo eran dos sus hermanos, que su hermana se
llamaba Patrocinio, que fue violinista de Ángela Peralta, que compuso “Sobre
las olas” en Magdalena Contreras, que era amigo de Porfirio Díaz y su esposa,
que el presidente de la República le regaló un piano blanco, que fue con su
esposa a Cuba, que en el viaje a Cuba murió su esposa y se le dio sepulcro en
el mar, etcétera, entre otros rumores; que por cierto, ya se demostraron en
varias investigaciones de esta segunda edición, que son falsos. Pero, aún así,
siguen existiendo más falsas  historias.
   La mayoría de los biógrafos de Juventino
Rosas Cadenas, falsamente señalan: que, el compositor mexicano no conoció en
vida el éxito; que, en su viaje a Cuba con la Compañía Típica Ítalo-Mexicana,
Juventino Rosas era un músico más de la orquesta; que, no era Juventino un buen
violinista; que, Rosas Cadenas era un bebedor consuetudinario, un alcohólico;
que, el gran músico guanajuatense murió de cirrosis; y que, al morir el
violinista santacrucense, se encontraba en la más completa miseria.
   Afortunadamente, con el paso del tiempo,
autores más serios y con exhaustas investigaciones, han demostrado el éxito
alcanzado por Juventino Rosas Cadenas en vida, principalmente en Estados Unidos
y en Cuba, además de lo famoso que a nivel internacional  lo hizo el vals “Sobre las olas”, reconocido
ya en esa época.
   Se ha demostrado también que, Juventino
Rosas llegó a Cuba como director artístico de la compañía y reconocido como un
gran compositor, y que no era sólo un músico más, hay documentos que avalan que
Juventino fue director, tanto de la Orquesta Típica Mexicana, como de la
Orquesta Típica Ítalo-Mexicana.
    En cuanto a si era o no un virtuoso del
violín, Rosas Cadenas, algunos 
autores  afirman  que lo era, mientras que otros investigadores
dicen que no; sin embargo, hay constancia de que interpretó varios solos de
violín en diferentes escenarios; pero finalmente, si no fue un virtuoso de
dicho instrumento, se considera que si llegó a dominarlo, pues a pesar de tocar
otros instrumentos musicales, el violín siempre fue su preferido. Y, si no fue
un extraordinario violinista, tal hecho no quita mérito a su gran calidad como
compositor y como director de orquesta.

Respecto
a su afición al consumo de bebidas etílicas, cabe señalar que, si bien, por su
misma profesión y por su sensibilidad artística, Juventino Rosas Cadenas era un
bohemio y, sin duda alguna, disfrutaba de tomar un buen vino y de asistir a
fiestas; pero no se sabe que, haya dejado de cumplir sus compromisos artísticos
a causa de embriaguez, ni que haya tenido problemas familiares, sociales o
legales por tal motivo. Verídicamente, no se ha demostrado nunca que Juventino
Rosas era alcohólico; pero si, fue bohemio.
   En lo que toca a que, el músico
guanajuatense murió de cirrosis, tal afirmación es una vil mentira. Murió de
una enfermedad tropical, llamada mielitis espinal, que ataca y se desarrolla
rápidamente, principalmente en la gente joven como lo era Juventino; sobre todo
en un clima tropical, con alta temperatura media anual, como prevalece en el
sur de Cuba.
 Por lo que respecta a que, el compositor
santacrucense Rosas Cadenas murió en la más completa miseria, también es una
exageración dicha afirmación; pues si bien, nunca llegó a ser una persona rica,
la fortuna comenzaba a sonreírle, y la forma en que vestía en su funeral,
demuestra que económicamente, ya no estaba tan mal.

Related posts

En 18 años, el huachicoleo creció 15,000% en los municipios del PRI y del PAN en Hidalgo y Guanajuato

admin

Otorgarán Reconocimiento al Mérito Periodístico, comenta: Esteban Duran y Jaime Arizmendi Gonzalez

admin

admin

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: