Lun. Sep 21st, 2020

Voces Laja Bajío

Juntos llegamos más lejos

Juventino Rosas Cadenas. Biografía

4 minutos de lectura

 Por.-  Víctor Manuel García Flores
Parte XXIII 
– El éxito en la Orquesta Típica Mexicana, Exposición Universal Colombina de Chicago y la Compañía 
   Típica Ítalo-Mexicana.
Alguien que conoció a Juventino en ese tiempo,  lo describió de la siguiente manera: “…Ni alto ni bajo, ni moreno ni blanco, desgarbado en el vestir, siempre con corbata, con un violín bajo el brazo y con un traje raído…”.
Finalmente, lo que va a encumbrar a Juventino Rosas Cadenas, a nivel internacional, y que le vino a dar grandes satisfacciones en su carrera musical; en vida, lo que la mayoría de los biógrafos le niegan, al argumentar que jamás alcanzó el éxito mientras vivió; fue su ingreso, a la Compañía de la Orquesta Típica Mexicana.
 La compañía había sido fundada en 1884 por Carlos Curti, y ahora la dirigía Antonio G. García; Juventino Rosas, cuando radicaba en Monterrey, fue invitado  a participar como violinista en la orquesta, que iba de gira a varias ciudades fronterizas; pero, al detectar sus cualidades musicales y su basta inspiración, Antonio G. García, director de la compañía, le otorga la dirección de la orquesta.

 La Orquesta Típica Mexicana, vestidos todos sus integrantes con trajes típicos, acompañaba a un grupo de zarzuela y a bailarines y, entre los actos, interpretaba música selecta.

 Con esta compañía y la posterior unión de algunos de sus miembros, con otra compañía italiana; Juventino alcanza sus mayores éxitos fuera del país, como compositor, violinista y director de orquesta.
La Orquesta Típica Mexicana actúa los días 16 y 17 de febrero de 1893, en el Teatro Mercado de Laredo, Texas, en los Estados Unidos; el día 18, en Nuevo Laredo, Tamaulipas, en México; y el día 20, en Corpus Christi, Texas, en los Estados Unidos.
Desde hacía algún tiempo, durante el siglo XIX, se venían desarrollando periódicamente en diversas ciudades del planeta, principalmente en Europa, una serie de exposiciones universales, en las que, se mostraba al mundo los adelantos en varias áreas de la cultura y del conocimiento científico y tecnológico, exposiciones que en la actualidad se siguen celebrando. Y en 1893, correspondió a una ciudad de América, la organización de tan magno evento; así, se efectuó la Exposición Universal Colombina de Chicago, en los Estados Unidos; llamada así, en conmemoración del cuarto centenario del descubrimiento de América; en cuyo certamen de música, participó la Orquesta Típica Mexicana.
 Previamente, en la ciudad de Saltillo, Coahuila, en México, Eduardo Gariel editó 4 obras de Juventino Rosas Cadenas: el vals “Soledad”, el danzón “Flores de Romana”, el vals “Flores de Margarita” y la polca “Flores de México”, que fue una edición especial para su participación en la exposición de Chicago. La Exposición Universal Colombina inició el 1° de mayo de 1893, mientras que, la Compañía de la Orquesta Típica Mexicana llegó a Chicago el 18 de mayo, actuando en el Teatro Marlowe el día 22 y en la Nave Central del Edificio de Manufacturas de la Exposición el día 25.
Es en dicho certamen, según la afirmación de algunos investigadores, que desafortunadamente no está documentada, en el que, el director de la Orquesta Típica Mexicana, el ya famoso Juventino Rosas, obtuvo 4 medallas de oro, diplomas honoríficos y el título de Profesor de Composición de Mérito, por sus excelentes actuaciones, lo que ningún músico mexicano había logrado. De ser verídica tal versión, por fin, se reconocía la enorme calidad musical de ese joven guanajuatense de apenas 25 años de edad, y no en su tierra nada más, sino también en el extranjero; la fortuna parecía que empezaba a sonreírle, sin imaginar lo que el trágico destino le tenía preparado. Posteriormente, del 9 de junio al 19 de agosto, la Orquesta Típica Mexicana actúa en el Café Midway Plaisance en la misma ciudad de Chicago.
En el certamen musical de la Exposición Universal Colombina de Chicago, también participó una orquesta de una compañía italiana, cuyo dueño, Pascualino Bianculli, viendo la calidad de la orquesta mexicana y,  principalmente, la de su director, propuso a algunos de sus miembros, entre ellos a Juventino, unirse a su compañía en una gira por varios estados de la Unión Americana, que continuaría por Cuba, nuevamente en los  Estados Unidos  y  finalizaría en Europa,  cuna de los grandes maestros  de la música clásica. Pascualino Bianculli se asocia con el cubano radicado en México, Eduardo González López y así, a fines de 1893, nace la Compañía Típica Ítalo-Mexicana de González y Bianculli, bajo la dirección artística de Juventino Rosas Cadenas, que asociada a una empresa de dramática española, de Chicago emprende una gira por varios estados norteamericanos, hasta llegar a Tampa Bay, a principios de 1894, de donde la orquesta partiría a Cuba, la bella isla del Caribe, en donde sorprendería la muerte al joven compositor santacrucense.
 Los integrantes de la Orquesta Típica Mexicana que no participaron con la compañía italiana, regresaron a México y siguieron fortaleciendo tal compañía que, afortunadamente, todavía hasta la fecha existe, con 132 años de vida artística, ahora con el nombre de:  Orquesta Típica de la Ciudad de México.

Mas reportajes

5 minutos de lectura
1 minuto de lectura
3 minutos de lectura

Deja un comentario

También te puede interesar

3 minutos de lectura
4 minutos de lectura
6 minutos de lectura