Sáb. Sep 26th, 2020

Voces Laja Bajío

Juntos llegamos más lejos

Juventino Rosas Cadenas. Biografía

4 minutos de lectura


Por Víctor Manuel García Flores

  Parte XXIV

 – Cuba, Guerra de Independencia y José Martí, en la época de Juventino Rosas Cadenas

     Antes del éxito total y muerte en Cuba del mexicano Juventino Rosas Cadenas, compositor del ya famoso vals «Sobre las olas», se enseña un poco a los lectores, que sucedía en Cuba, en la época en que vivió Juventino Rosas, de 1868 a 1894. En esta época, se suscitaron el inicio de las Guerras de Independencia contra España; la Guerra de los Diez Años, el Período de Entreguerras y el ideario político-social de José Martí.

     En organización histórica de la isla antillana, se muestra lo siguiente, el inicio de las guerras en   Cuba, de 1868 a 1894: “El 10 de octubre de 1868 en el Ingenio “La Demajagua”, que le pertenecía el hacendado Carlos Manuel de Céspedes, en la Región de Manzanillo, libera a sus esclavos y sin imponerles nada los invita a iniciar la lucha contra el colonialismo español que se imponía en Cuba.

   Así se iniciaba el periodo revolucionario de las luchas por la independencia de Cuba que no triunfaría  hasta el 20 de mayo de 1902. En este levantamiento se traza Céspedes un programa de lucha donde expresa las causas y los objetivos del inicio de la Guerra conocido como el Manifiesto del 10 de octubre. Durante el periodo de la Guerra que por el tiempo que se extendió tomó el nombre de La Guerra de los Diez años surgieron grandes jefes revolucionarios, que tuvieron una significación histórica en las posteriores guerras y contiendas. Es el caso de Ignacio Agramonte, Antonio Maceo, Máximo Gómez, José Maceo, Vicente García González y Calixto García.

   Entre 1878 y 1895 los Estados Unidos hacen importantes inversiones en Cuba, principalmente en el azúcar, la minería y el tabaco. En 1895 sus inversiones ascendieron a 50 millones de pesos. También en esta etapa Estados Unidos intensificó su control comercial sobre Cuba.

 
 Como consecuencia de la guerra y de las transformaciones económicas que exigían mano de obra cualificada, España decreta la abolición de la esclavitud en 1886. La abolición de la esclavitud provocó el aumento del proletariado  nacional. A ello se unía la negativa situación comercial. Las presiones de la burguesía textil catalana habían llevado a promulgar de la Ley de Relaciones Comerciales con las Antillas  (1882) y el Arancel Cánovas (1891), que garantizaban el monopolio del textil catalán obligando a Cuba absorber sus excedentes de producción. Este privilegio en el mercado cubano asentó la industrialización en Cataluña durante la crisis de la década de 1880, derivada de sus problemas de competitividad, a costa de los intereses de la industria cubana, lo que fue un estímulo esencial de la revuelta. Durante esta etapa se produjeron cambios que acentuaron la estructura colonial, la deformación económica y la dependencia del exterior, lo que exigía la necesidad de una guerra de liberación nacional.

   Entre 1879 y 1880 se desarrolla la Guerra Chiquita, ésta fue preparada por Calixto García  al frente del Comité Revolucionario Cubano de Nueva York. Se sumaron dentro de Cuba, Quintín Bandera, José Maceo y otros. Se produjeron alzamientos de importancia en Oriente y Las Villas. España fácilmente triunfó e hizo que los cubanos sintieran la necesidad de otra preparación y organización mucho mayor. Se promovieron ideas revolucionarias y alentaron a más cubanos a la lucha. Mientras, en Cuba, se reunieron fuerzas para el alzamiento.

   José Martí, fue la figura cimera del siglo XIX continental. Su ideario político–social trascendió las fronteras de su patria, marcando pautas que condujesen a América Latina a su “segunda No los golpeen…son nuestros clientes…independencia”. Con la creación del Partido Revolucionario Cubano, concebido como la organización única de todos los independentistas cubanos que debía conseguir los medios materiales y humanos para la nueva empresa emancipadora, y su labor como periodista de talla universal, impulsó una labor de esclarecimiento y unificación, centrada en los núcleos de emigrados cubanos, principalmente en Estados Unidos, pero con amplia repercusión en la isla. Martí impulsó una tremenda renovación dentro de las letras hispanas de fines de la centuria.” Después de 1895, continúan la Guerra del 95, la Guerra Hispano-Cubano-Estadounidense, la Intervención Estadounidense y la República de Cuba, el 20 de mayo de 1902.

   Procedente de Tampa Bay, Florida, en los Estados Unidos, en el vapor correo norteamericano “Olivette”, llega a La Habana, Cuba, el lunes 15 de enero de 1894, la Orquesta Típica Ítalo-Mexicana y su director artístico, Juventino Rosas Cadenas.

Mas reportajes

1 minuto de lectura
5 minutos de lectura
1 minuto de lectura

Deja un comentario

También te puede interesar