Juventino Rosas Cadenas. Biografía

General
Por Víctor Manuel García Flores
XX Parte

– Ingreso al Ejército a la Banda de Zapadores
– Un desertor en Magdalena Contreras
     Algunos autores afirman con mayor veracidad, que fue en su estancia en el pueblo de Santa María de Cuautepec, en 1885, cuando Juventino Rosas Cadenas compone su inmortal vals “Sobre las olas”. Supuestamente, el compositor se enamoró de Mariana Carbajal, hermana de su amigo Fidencio, y en una ocasión que la vio lavando ropa en el arroyo, la inspiración lo llevó a componer el vals, al que originalmente pensó llamar “Mariana” o “A la orilla del arroyo”, o “Junto al arroyo”, decidiéndose finalmente por el nombre de “Junto al manantial”, que fue como se publicó originalmente.
     Desde 1884, Carlos Curti formó la Orquesta Típica Mexicana, que en 1885,  realizó  una  gira  por  varias ciudades del norte del país y por algunas de Estados Unidos, que concluyó en Nueva Orleans; hay autores que afirman que  Juventino Rosas participó en esta gira, hecho no comprobado aún.
     En 1887, su amigo Fidencio Carbajal lo ayudó a entrar al ejército, a la banda de zapadores del 4° Regimiento de Caballería en el cuartel de Peredo, cuyo director era el pianista Miguel Ríos Toledano; en dicha banda, Juventino tocaba el trombón, pero desertó muy pronto. Unos biógrafos afirman que, el motivo de su deserción, fue porque no soportó la disciplina militar ni las bromas de sus compañeros; pero otros autores señalan que, el real motivo fue porque en una ocasión, entró a un café de la calle Puente de Tezontlale, en donde le robaron el trombón niquelado que tocaba en la banda, y su temor fue tanto que, prefirió abandonar el regimiento.
     Descendientes de Fidencio Carbajal, quienes actualmente siguen radicando en Santa María Cuautepec, delegación Gustavo A. Madero, en la capital del país, afirman tener un violín Stradivarius que perteneció a su ancestro Fidencio Carbajal y a Juventino Rosas Cadenas, pues ambos lo compraron en el mercado de La Lagunilla en 300 pesos, mismo que utilizó durante un tiempo el compositor guanajuatense; sin embargo, al partir Juventino Rosas con la Orquesta Típica Mexicana, de gira por los Estados Unidos, en 1893, el compositor le pidió a su amigo que se quedara con el violín, puesto que él había puesto la mayor parte de los 300 pesos. La existencia del violín es real, aunque algunos investigadores creen que no se trata de un auténtico Stradivarius.
     Así, huyendo de las autoridades militares, Juventino Rosas Cadenas se fue a refugiar en el  mes de septiembre del mismo año de 1887, al poblado de Magdalena Contreras, a la casa de su amigo José Reina, en la vecindad conocida como Las Tumbas o Los Sepulcros,  ingresando al mismo tiempo a la orquesta en la que, su amigo José tocaba el bandolón y que dirigía su tío Pepe Reina.
     Y sin fundamentos suficientes, se dice que fue en este lugar, en Magdalena Contreras, en donde en 1887 Juventino Rosas compone el famoso vals “Sobre las olas”, según otras versiones. Algunos afirman que, en una poza, a un costado del templo de La Concepción, en donde confluyen los ríos Magdalena y Eslava, fue en donde Juventino  compuso dicho vals. Otra versión manifiesta que, a la vera de un gallinero, en una sucia mesa de cocina, oyendo el derrame de aguas de las fábricas de Magdalena, fue compuesto el val. Por otro lado, su gran amigo José Reina señaló que, bañándose ambos en un manantial, en un escurrimiento de agua, en Magdalena Contreras, Juventino Rosas Cadenas empezó a tararear un vals, a Reina le gustó y le dijo que lo escribiera, salió del agua el compositor y, en 5 hojas, escribió algo que después pulió y le puso por nombre, primeramente, “Junto al sauz”, que después cambió por “A la orilla del sauz” y, finalmente, por el de “Junto al manantial”, que fue con el nombre que se publicaron las primeras partituras y como se empezó a popularizar. Pero la realidad es que “Sobre las olas”, surgió en 1885 en Santa María Cuautepec.
    Fue el compositor y pianista, Miguel Ríos Toledano, quien le hizo al vals los arreglos para piano, el que convenció a Juventino Rosas para ponerle el nombre definitivo de “Sobre las olas”, con el que se inmortalizaría.

Related posts

DIF Estatal dio el Banderazo de Salida de 14 Niñas y Niños que Representarán a Guanajuato en la Cámara de Diputados.

admin

La Corrupción Del Gobierno No La Debe Pagar El Pueblo

admin

Toño Arredondo renuncia por fuego amigo, no por repudio a la corrupción

Juan Hernández

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: