Dom. Sep 27th, 2020

Voces Laja Bajío

Juntos llegamos más lejos

Juventino Rosas Cadenas. Biografía

4 minutos de lectura
 Por Víctor Manuel García Flores
XXI Parte
– «Sobre las olas», consagración,
reconocimiento y el indulto y reingreso al conservatorio.
     Hasta la
fecha, es tema de discusión, el lugar en donde Juventino Rosas Cadenas compuso
el vals “Sobre las olas”, y las circunstancias que rodearon este hecho. Pero si
tomamos en cuenta que, el compositor santacrucense vendió los derechos del vals
en febrero de 1888,  cuando comenzaba a
ser popular, de ahí el interés de los compradores, siendo editado por primera
vez en ese mismo año; en una época en la que, no estaban tan adelantados los
medios de comunicación, es difícil aceptar que el compositor haya creado el
vals, en ese poco tiempo, después de septiembre de 1887, que es la fecha en que
se va a vivir a Magdalena Contreras, según la aceptación de la mayoría de sus
biógrafos; por lo que, sería más factible pensar, que fue cuando vivía en el
pueblo de Santa María Cuautepec, en donde compuso el inmortal vals.
     En 1885, en
su estancia en el pueblo de Santa María Cuautepec, Juventino Rosas compone su
obra maestra: el vals “Sobre las olas”, en honor de Mariana Carbajal, hermana
de su anfitrión, de quien se enamoró. Una tarde al verla lavando ropa en un
arroyo, la inspiración lo llevó a componer el vals que originalmente pensó en
llamar “Mariana”, o “A la orilla del arroyo”, o “Junto al arroyo”, o “A la
orilla del sauz” o “Junto al sauz”, decidiéndose finalmente por el nombre de
“Junto al manantial”, que fue como se publicaron las primeras partituras y como
se empezó a popularizar.
 Pero al poco
tiempo, el compositor y pianista Miguel Ríos Toledano, quien le hizo al vals
los arreglos para piano, fue él que convenció a Juventino de ponerle un nombre
más sonoro del mar, de acuerdo a la grandeza del vals, resultando así el nombre
definitivo de “Sobre las olas”, con el que se inmortalizaría.
     En efecto,
el 7 de febrero de 1888, Juventino Rosas, apremiado por la necesidad económica,
vendió los derechos del vals “Sobre las olas” junto con el chotís “Lazos de
amor”, a la sociedad “Wagner y Levien”, en la mísera cantidad de 45 pesos.
Agustín Wagner y Guil Levien, ambos de origen prusiano, fundaron en 1851 la
casa “Wagner y Levien” y, desde 1881, editaban la revista “La Aurora” con
catálogo de música mexicana. Guil Levien fallece en 1884, pero Agustín Wagner
continúa con el negocio y la misma razón social.
 En la portada
de la primera partitura del vals “Sobre las olas” que publicó la sociedad, se
puede observar la dedicatoria que el compositor guanajuatense brinda a doña
Calixta Gutiérrez de Alfaro, mecenas de muchos artistas de la época, y quien se
supone que ayudó de varios apuros económicos a Juventino Rosas Cadenas; el
esposo de doña Calixta, era don Vicente Alfaro.
     El trato
con la sociedad alemana “Wagner y Levien”, proporcionó a Juventino la
consagración, reconocimiento y triunfo musical, de la aceptación siempre de su
nombre como autor; tanto en México como en el extranjero, que
desafortunadamente, muchos biógrafos le han querido negar; pero, la voraz
sociedad se llevó el éxito económico, del que no participó Juventino Rosas.
 Por esas mismas
fechas, en 1888, Juventino Rosas Cadenas seguía siendo un desertor del
ejército, pero la fama comenzaba a sonreírle; compone un hermoso vals,  al que titula “Carmen”,  y lo dedica respetuosamente a  doña Carmen Romero Rubio de Díaz, primera
dama de la nación, al ser la esposa del presidente de la República, don
Porfirio Díaz Mori. Varios de sus biógrafos afirman que, tal hecho le sirvió a
Juventino Rosas para lograr el indulto y que además, recibió de regalo por
parte del dictador y de su esposa, un precioso piano de cola color blanco.
 Respecto a este
famoso piano hay muchas conjeturas, desde las que dicen que Juventino lo vendió
para pagar deudas, o bien que lo empeñó, hasta los que afirman que conservan
dicho piano; la realidad es que, hasta la fecha, lo del piano regalado y cierta
relación amistosa del compositor santacrucense con el político oaxaqueño, el
más poderoso del país, no están debidamente comprobados.
 Lo que es
verdad, es que una vez logrado el indulto y con la creciente notoriedad que
adquiría el vals “Sobre las olas”, Juventino Rosas Cadenas logró una serie de
éxitos musicales, compuso más obras y reingresó al Conservatorio de Música y
Declamación, en donde continuó sus estudios superiores de música, teniendo ahora
como maestros a Lauro Beristain en Solfeo y nuevamente a Maximino Valle en
Teoría de la Música; sin embargo, por compromisos de trabajo y, ante la
posibilidad de mejorar económicamente, volvió a dejar inconclusos los estudios.

Mas reportajes

1 minuto de lectura
5 minutos de lectura
1 minuto de lectura

Deja un comentario