3 diciembre, 2020

Voces Laja Bajío

Juntos llegamos más lejos

Juventino Rosas y Porfirio Díaz conocidos, pero no amistad

4 minutos de lectura

Víctor Manuel García Flores
     En 1887, Juventino Rosas entró al ejército a la Banda de Zapadores del 4° Regimiento de Caballería en el cuartel de Peredo, cuyo director era el pianista Miguel Ríos Toledano, su amigo que colaboró con el piano los arreglos al vals Sobre las olas y su nombre; en dicha banda, solo había un puesto vacío con el trombón. Juventino tocó el trombón, pero desertó muy pronto.

Unos biógrafos afirman que el motivo de su deserción, fue porque no soportó la disciplina militar ni las bromas de sus compañeros; pero otros autores, señalan que el real motivo fue porque en una ocasión entró a un café de la calle Puente de Tezontlale, actualmente en la calle de la República de Brasil, en donde le robaron el trombón niquelado que tocaba en la banda; y su temor fue tanto que, prefirió abandonar la banda del regimiento.

La Banda de Zapadores dirigida por Miguel Ríos Toledano, tuvo varias giras por el norte de México y el sur de Estados Unidos; pero, no se sabe si estuvo en algunas de estas giras Juventino Rosas.Se despidió de Santa María Cuautepec en donde vivía desde fines de 1884, para irse en septiembre de 1887 a vivir más a escondidas al pueblo de Magdalena Contreras

     A pesar de llegar a ser desertor, antes en ese mismo año, al empezar a ser popular y famoso el vals Sobre las olas, el gobierno federal le pidió a Juventino Rosas que tocara este vals en violín acompañado de la orquesta de cámara, enfrente del presidente de la República, Porfirio Díaz Mori, el 5 de mayo de 1887, que  se organizó un festival en el Teatro Nacional, por conmemorar el 25° Aniversario de la Batalla de Puebla; estando en la asistencia el presidente Díaz, y su gabinete.

Su actuación y la interpretación de Juventino Rosas, despertó el interés y el aplauso de todos, y además aparecieron protectores que le abrieron el acceso a mejores posibilidades en su carrera como músico.     

Por eso, el 7 de febrero de 1888, Juventino Rosas Cadenas vendió los derechos de su famoso vals a Wagner & Levien, que llevó a Sobre las olas y a su compositor a consagración y reconocimiento en el mundo. En 1888 viviendo en Magdalena Contreras Juventino Rosas Cadenas seguía siendo un desertor del ejército, pero la fama comenzaba a sonreírle.

Compone un hermoso vals,  al que titula Carmen,  y lo dedica respetuosamente a  doña Carmen Romero Rubio de Díaz, primera dama de la nación, al ser la esposa del presidente de la República, don Porfirio Díaz Mori. Varios de sus biógrafos afirman que tal hecho le sirvió a Juventino Rosas para lograr el indulto, lo que si fue cierto.

Por órdenes directas de Carmen Romero Rubio a la secretaría del ejército de la defensa nacional, que a Rosas le perdonaran ser desertor del ejército y dejarlo ya indulto, lo que se cumplió.     

Pero, varios de los biógrafos del compositor guanajuatense, se inventan que Juventino Rosas Cadenas tuvo una gran amistad con Porfirio Díaz y Carmen Romero Rubio. Que Juventino por componer el vals Carmen recibió un regalo por parte del presidente dictador y de su esposa, un precioso piano de cola color blanco; pero respecto a este famoso piano hay muchas conjeturas, desde los que dicen que Juventino lo vendió para pagar deudas, o bien que lo empeñó, y hasta los que afirman que conservan dicho piano. La realidad es que, hasta la fecha, lo del piano regalado y cierta relación amistosa del compositor santacrucense con el político oaxaqueño, el más poderoso del país, no están debidamente comprobados.     

Se menciona también que Porfirio Díaz ordenó como oficial que se tocara en todos los eventos el vals Carmen, que llegó a convertirse en casi un himno de México, otra mentira.

Si acaso, Porfirio Díaz Mori y Carmen Romero Rubio de Díaz, vieron a Juventino Rosas oír y tocar los valses Sobre las olas y Carmen, y saludarlo, en dos o tres veces y ya, no fue una gran amistad;  y el vals Carmen, si lo han de haber tocado otras orquestas quedando bien con Porfirio y Carmen en fiestas y algunos eventos, pero nunca fue oficial como himno.     

Y por supuesto, Juventino Rosas, jamás dirigió en una orquesta sinfónica en el Castillo de Chapultepec el vals Sobre las olas, cerrando las partituras, enfrente de Porfirio Díaz, Carmen Romero Rubio y de todos los embajadores de otros países en México, que mencionaban algunos de ellos que el compositor de ese vals era un europeo.

Esta, es una más de las grandes mentiras de la película Sobre las olas de Ismael Rodríguez de 1950, aunque gran actuación de Pedro Infante como Juventino Rosas.

Mas reportajes

6 minutos de lectura
3 minutos de lectura
5 minutos de lectura

Deja un comentario