28 octubre, 2020

Voces Laja Bajío

Juntos llegamos más lejos

La confianza y la falta de ella

2 minutos de lectura
Por. Jesús Sosa León
Créame: la confianza es un bien  intangible, pero tan preciado y frágil como
el mas costoso tesoro o el mas idolatrado de los suspiros.
La confianza, como otras condiciones y
valores, no se da porque sí.
La confianza se gana por las acciones
que uno ejecuta o se pierde por las que uno ejecuta mal o deja de ejecutar,
Ralph Waldo Emerson, un poeta y escritor
norteamericano, dijo que ”la confianza en sí mismo es el primer secreto del
éxito”.
En contraparte a lo dicho por Emerson, diríamos
que quien no confía en si mismo tiene negada la fortuna en sus acciones.
Todo lo anterior, se deriva del nombramiento
de César Armando Vázquez Rivera como Secretario de Seguridad Ciudadana de
Celaya, quien asegura que la indicación que ha recibido del Alcalde Ramón Lemus
Muñoz Ledo, es “recuperar la confianza de la ciudadanía,  misma que se perdió en algún momento por
diversos motivos”.
Y es cierto, la confianza de la
población para con la policía está a un nivel casi imperceptible. Salvo muy
honrosas excepciones que también las hay, un gran sector policías  causan temor y desconfianza en la gente.
Y deje usted que acudan pronto, o no, a
atender algún reporte; el problema es que si llegan… a qué llegan? Su presencia
a destiempo no resuelve nada. Su papel preventivo no lo cumple nuestra policía.
No evita nada.
Su presencia posterior a los eventos no
sirve más que para levantar estadísticas. Y ese, señores, no es el fin de esa
corporación. Su carácter es prevenir el delito mediante diversas metodologías
que los técnicos en la materia conocen.
El dicho de Emerson, finalmente, igual
se aplica a la actitud temerosa del flamante funcionario.
Da muy mala espina la falta de confianza
en si mismo y de compromiso para con la población, demostrada por no haber
renunciado a su anterior cargo de Director de Policía de Valle de Santiago. César
Armando Vázquez Rivera tiene, según el mismo declaró a la prensa, una licencia
por seis meses a su chamba de allá…

Y alguien así, la verdad, en principio no
despierta confianza…

Deja un comentario