0 6 mins 3 años
(Y Dos Posdatas)

Ricardo González Melecio

Fue sucesora de Cuauhtémoc Cárdenas a la jefatura de lo que era el Distrito Federal. Provenía del PRD, igual que Cárdenas, y no se le miraba capacidad para desempeñar ese alto cargo y a la postre no hizo algo significativo en su interinato.

Rosario Robles no se ha distinguido por tener la capacidad para estar al frente de una Secretaría del gabinete de Peña, pero se le ha sostenido contra viento y marea. En el actual sexenio apareció en el gabinete y de inmediato se supo que era para aparentar un pluralismo, pero no por tener real capacidad. A la postre se confirmó que no solamente no tiene capacidad, sino que además no actúa con transparencia y honestidad.

Hace unos meses se hablaba de que había desvío de fondos en la SEDESOL y se esperaba una investigación a fondo, Pero no fue así, se le echó tierra al asunto y el gobierno apostó al olvido del pueblo y a la poca memoria de él y no se hizo ninguna investigación al respecto. Y todo quedó en la impunidad, igual el desvío de fondos a través de algunas Universidades. Esto ya lo relaté en anteriores artículos. Tal parece que este silencio y falta de investigación de esta corrupción, se debe a que hay toda una red de impunidad y nadie acusa a nadie, porque temen que si lo hacen puedan delatarlos. Esa es la explicación de la falta de acción en contra de Robles.

Pero lo que fue la gotota que derramó el vaso es el caso de Muna Dora Buchahin ex Directora General de Auditoría Forense de la Auditoría Superior de la Federación a quien, hace unos días, despidieron por denunciar el desvío de miles de millones de pesos en tiempos de Rosario Robles. Si, su “pecado” fue ser honesta y hacer una denuncia que le correspondía realizar como Auditora. En lugar de premiarla, el gobierno de Peña Nieto la despidió por tener la osadía de denunciar un desvío de 7 mil 700 millones de pesos. Esto es inconcebible en este sistema de corrupción él cual es “natural” y parte de este pérfido sexenio.

En una carta, que por cierto poco salió en los medios de comunicación, denunció que de manera sorpresiva y sin justificación alguna, y sin tomar en cuenta su trabajo honesto y con verdadera vocación de servicio, (o fue precisamente por esto que la corrieron) la despidieron. No soportan en este sexenio la honestidad y vocación de servicio. Con esto se corrobora que hay una perversa telaraña de corrupción en este gobierno y hay de aquel funcionario honesto que ose denunciar a este sistema deshonesto y carente de valores morales y donde solo el dinero tiene valor. Lo demás no tiene ningún valor. El materialismo en toda su terrible manifestación.

POSDATA UNO.- El video que anda circulando en relación a la corrupción de Anaya éste se lo quiere achacar a Peña Nieto. Por favor, éste si se decidiera ya lo tuviera en la cárcel porque si hay evidencia de lavado de dinero de Anaya. El “riki”, “rikón”, “canallín” (mote puesto por López obrador) si se justifica porque su estilo y nivel de vida no concuerdan con sus ingresos. Sobrepasan con mucho sus gastos a sus ingresos.

Lo que persigue Anaya es desviar la atención del fondo de este asunto que es precisamente ese lavado de dinero, al inflar el precio de la bodega y aprovecharse de ello. Recibió 56 millones de pesos indebidamente, más los que se le acumulen. La realidad es que Anaya no tiene ninguna experiencia en cargos de mando como presidente municipal, gobernador, ni mucho menos Secretario de estado. Fue legislador por la vía plurinominal. Por cierto esta figura aberrante e indignante ya es imperativo y urgente que debe desaparecer.

POSDATA DOS.- La violencia sigue imparable y hasta los periodistas la están llevando. Nunca se había visto un clima de inseguridad de esta manera. Esto se asemeja a la guerra cristera. Parece una guerra civil disfrazada. Los muertos ya quizá superan a los de esa guerra en tiempos de Plutarco Elías Calles. Las autoridades se hacen de la vista gorda y dicen que es responsabilidad del gobierno federal y que éste ya abandonó al estado, pero vemos por todos lados patrullas del ejército y la policía federal.

El gobierno de Márquez ya dobló las manos y ¿así quieren seguir en el poder? No saben gobernar, pero no obstante esto, quieren seguir gobernando. Usan las mismas tácticas que usaba el Pri, de compra de votos, entrega de dádivas y usando todos los medios, habidos y por haber, incluyendo los sutiles y subliminales para seguir conservando el poder.

Comentarios y opiniones a los correos:
[email protected]
[email protected]
Twuitter:@gonzalezmelecio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *