25 febrero, 2021

Voces Laja Bajío

Juntos llegamos más lejos

¿La misma “gata”?

4 minutos de lectura

G. Saúl García Cornejo.

La corrupción, fue una marca del gobierno de EPN, y aunque tardío, tenemos algunas investigaciones y consignaciones penales en contra de diversos exfuncionarios, en particular en este inicio del sexenio de la “4T”.
La última muestra ha sido el resultado de la auditoría de la Secretaría de la Función Pública, que informó hace unos días otra situación de desfalco, por ahora sólo presuntivo, por quien manejó los dineros relativos a la comunicación social y la propaganda de dicho gobierno pasado, no precisamente responsabilidad directa de EPN, aunque él es señalado por algunos medios como responsable a priori. Y no es que yo lo defienda, pero falta saber una resolución judicial y que haya causado estado de “Cosa Juzgada”, para así en debida forma hacer tal afirmación.
El monto es por un mil ochocientos nueve millones de pesos. Y que seguro ya hay quienes dirán que tal asunto se sumará al caso Lozoya, en su vinculación con el expresidente mencionado. Sin embargo no debemos soslayar a la “vox populi” que ha hecho su condena fuera de la cuerda judicial y por supuesto, no da ninguna credibilidad a la presunta falta de culpabilidad –por aquello del Estatuto Constitucional de la llamada “presunción de inocencia”, que viene a complicar la administración de Justicia- esos sujetos son considerados culpables.
Para la mayoría de los mexicanos (con la categoría de bien nacidos) no ha sido una sorpresa tal sustracción del dinero público, sea por cualquier método engañoso de los que abundan los ejemplos. ¿Habrá algún día verdadera justicia? Pregunta que anda en el aire desde que nació nuestra República, o desde antes para los más exigentes.
Al igual, ésos mexicanos de sana cuna, hemos esperado el cumplimiento de una –otra más, pues- promesa del Presidente actual: El combate frontal a la corrupción. Entre lo que debe estar investigar y enjuiciar a todos los corruptos (Por supuesto, en la medida de lo posible en tiempo y forma, pues no se puede de un “plumazo”, por más que así lo queramos). Dijo también que haría al menos una consulta pública para que decidiéramos sí o no, habría persecución, investigación y enjuiciamiento de corruptos mayores, concretamente, los expresidentes, pero ahora ha cambiado a la postura del “perdón”, o lo que coloquialmente llamamos “hacerse de la vista gorda”.
Acaba de estar en Guanajuato, en una pequeña gira, que la verdad, pasó de noche, no hay nada nuevo. Las mujeres que le reclamaron alerta de género, tienen razón: La situación es insostenible y no nada más por el lado femenino, todos estamos en un hilo. Con o sin “guardia nacional”, con o sin “rifa”.
Es cierto que todavía no existe –y tal vez nunca lo habrá- un gobernante que dé gusto a todos, incluso son parte de la democracia, el disentimiento, el debate, la inconformidad y la oposición, pero en todos los casos debe haber constantes: La congruencia, la sustentabilidad y la información veraz y a tiempo.
Mientras tanto, los –más o menos- 25 mil celayenses que firmaron la petición para defenestrar a la alcaldesa, se quedaron con un palmo: ¡NO! A la petición… El Congreso Local, dijo no. ¿Y ahora qué? Los promotores han dicho que interpondrán una demanda de Amparo a la Justicia Federal, pero… Hay que tomar en cuenta que la propia Ley Local de Participación Ciudadana, impone exigencias y pone candados de triple cerradura que han imposibilitado concretar el trámite, menos aún la retirada de doña Elvira, sumado a que 21 diputados son del PAN y otros más, como por ejemplo, la que escaló a la curul por el PT, aun antes de empezar ya se había pintado de azul. En fin.
Es más factible que Tresguerras se ponga de pie, a que se conceda razón a los inconformes. ¿Hay alguna forma legal de cambiar la tranca legal? Sí, cambiar la Ley. No se rían, es en serio. Y se puede recurrir precisamente a lo que previene la Ley de Participación –que habrá también que cambiar en el sentido de facilitar el trámite ciudadano, para evitar burla e impunidad- ahí están el plebiscito, el referéndum en sus dos modalidades.
El problema es que a lo peor, no alcance el tiempo para lograr la salida de Paniagua, pero hay que intentarlo.
¿Qué opinan, estimados lectores?
Nota: Los invito a sintonizar el 89.9 de F.M., (Radio-Tecnológico de Celaya) los miércoles a las 13.00 horas, en el programa «DESANDANDO EL TIEMPO», en que soy el anfitrión, con temas de crónica histórica de personajes renombrados, folclor y entrevistas. Los espero. 

Deja un comentario