0 4 mins 3 años

Maese Tell.

“!Ay de los que acumulan una casa tras otra y anexionan un campo a otro, hasta no dejar más espacio y habitar ustedes solos en medio del país¡ ¡Ay de los que llaman bien al mal y mal al bien, de los que cambian las tinieblas en luz y la luz en tinieblas, de los que vuelven dulce lo amargo y amargo lo dulce!” Libro de Isaías 8, 20.

Queridísimos hermanos, la ola de calor no alcanza para que las campañas levanten y enciendan las consciencias. ¿Por qué será? Es simple: La indiferencia ciudadana ya sentó sus reales en este suelo otrora patriótico y libertador, por tanta promesa vana y palabra endulzada no cumplida de los polacos: Pocos se salvan de la condena popular y más allá, de la ira del Señor.

No he dejado se observar que hay, entre los partidos y sus candidatos, pobreza en sus grados de media, baja y extrema. Es posible que sobre todo los candidatos se quejen, pero que todavía no alcanzan a ver que ésa debilidad, puede muy bien ser una fortaleza: ¡Al menos no se gastan los óbolos de los parroquianos en insulsas campañas!

La feligresía está cada día más convencida que los dineros empleados en las campañas políticas, son en realidad, además de un despilfarro sobre todo de tono celeste, y es triste a la vez ver a tantos “peloncitos” con hambre y sed, no sólo de justicia como diría don Luis Donaldo, sino en realidad por tanto calor y mucha falta de alimentos nutritivos, pues para las amas de casa no es un secreto: ¡Qué el gasto no alcanza! Aunque los polacos como le pasó a monaguillo Quique, no saben cuánto cuesta un kilo de tortillas –sin desconocer lo volátil de sus precios- no tienen idea de la crisis y mienten que todo está bien, cuando es lo contrario.

Después de todo, no es nada descabellado proponer y claro, hacer un corte a la mitad como mínimo de tantas prerrogativas para las campañas y los gastos de los Partidos, que además como dice la Vox Populi -Vox Dei- ya nos tienen hasta la… ya saben.

Mientras tanto dicen algunos enterados: El manejo de los dineros es cosa del diablo (Me persigno y rezo luego, una jaculatoria), pues aunque por ejemplo, en el INE ya dan por entregadas las monedas (Y no son treinta, como las entregadas a Judas) a las dirigencias y éstas las deben repartir en forma equitativa, pero no, que caray… Siempre habrá favoritismos y lo peor, desvíos: ¡La lana no llega a tiempo y en algunos casos, ni a su destino!

No se vayan a enojar los de MORENA o el PT, o el PES, y hasta el PVEM, por lo aquí consignado, pero ya denles algo a sus candidatos pues ni un agua les invitan y ellos bajo ése tan devastador sol, en las horas pico.

¿Qué más nos falta ver en este Valle de Lágrimas?

Qué el Señor nos ampare y agarre confesados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *