0 4 mins 3 años

Maese Tell.

“Nada nuevo bajo el sol, una generación se va y otra viene, la tierra siempre permanece… Todas las cosas están gastadas, más de lo que se puede expresar. ¿No se sacia el ojo de ver y el oído de escuchar?… Eclesiastés 1:4,8.”

Queridos hermanos, me preguntaron en la Santa Sede que sí los mexicanos vimos el “debate” del domingo. No pude dar una cifra al menos cercana a la verdad, pues parece que tuvo una relativa audiencia, en algunas encuestas ni el 30% y otras sólo captaron el 40% de opiniones de los indagados que lo vieron. Así que sigue en aumento el desinterés de los parroquianos, o la falta de credibilidad de los monaguillos-candidatos.

Pero eso sí, informé que no faltaron los que dijeron haber ganado el careo político, entre ellos el monaguillo más disperso: “Pepe” de “Vamos México” o “Todos por México”. Y el hermano más güerumbo que va por “Por México al frente”.

Aunque la curiosidad –así lo interpreté- en el Vaticano, era saber si AMLO salió o no bien librado, por aquello de que su talón de Aquiles son los debates. Tal liturgia no le va.

De la hermana Margarita, no pasó del entusiasmo y su llamado a las de su propio género, y para decir verdad le pesan mucho los pecados de Felipillo, lo que a primera vista parecería injusto, pero en un análisis más sereno pocos se comen el cuento de que ella sea diferente a la línea de su sagrado esposo.

Y el “bronco” les dije a mis superiores, de seguro es musulmán o de plano talibán, pues propuso otro tipo de “moche”  pero de las manos de los delincuentes, lo que resultó además de ridículo, como “escupir para arriba”.

Pero, queridos feligreses, igual se preguntarán: ¿Quién ganó el debate? Lo más visible es que todos estaban contra el hermano Peje, y hasta se dice que “ensayaron” previamente su desarrollo, lo que de ser verdad, convertiría o convirtió el ejercicio en una obra teatral de mal gusto y mejor podemos concluir quién fue el gran perdedor: El votante, al que no le dieron muchos elementos de juicio. Eso, mis queridos hermanos bien pudo ser la intención de quienes organizaron el debate, llevar al público a la duda, reafirmar el desinterés en las lides políticas y “tumbar puntos al que va arriba.”

Aunque hay que decir que las encuestas no son a la mera hora, definitorias, pero si quieren influir en los feligreses para infundirles temor o desconcierto.

Mientras que por ejemplo, en el diario “Reforma”, dieron como gran vencedor al travieso monaguillo Anaya Cortés, con 40 puntos más que López Obrador. Faltará lo que diga o haya dicho el descarriado Chente Fax, que de seguro alzará la mano a “Pepe” el “villano nada favorito”.

Debo decir que don Paco me mandó decir que él no habló del candidato de la coalición “Juntos Haremos Historia”, y que el video que anda en las redes sociales desde el 15 de abril pasado, fue manipulado de una intervención del que porta las sandalias del Pescador, de hace más de dos años en Asunción, Paraguay.

Qué el Señor nos ampare y agarre confesados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *