0 5 mins 1 mes

E. Primatesta.

“…Pues el necesitado no será olvidado para siempre, ni la esperanza de los afligidos perecerá eternamente”. (Salmo 9:18)

Queridísimos hermanos, retrasé un poco el envío de este artículo, ello obedece a que estaba en una misión pastoral, sin que me olvide de ustedes. Y además, tengo una tribulación que comparten millones de mexicanos: ¿Qué va a pasar todavía, en lo que falta para terminar el presente sexenio presidencial? Ya saben que es verdad que en México, los rumores van y vienen. Pero también sucede que a veces producen estragos y se llega a desbancar o quitar de su pedestal, a toda clase de personajes públicos. Y no se puede negar que el monagrillo Andresillo, para bien o más para mal, tiene sus seguidores. Hay quienes a pesar de los hechos o la realidad, siguen creyendo en el presi.

La pregunta está en el ambiente polaco, adentro y afuera de la 4T: Si se retira o es revocado, ¿Quién lo suplirá? Según, le correspondería, a quien funja como Secretario de Gobernación, es decir, al tal Adán, si es que sigue en el cargo, al momento de la sustitución. Un individuo hasta ahora desconocido por estos lares, pero que algunos informadores nos dicen que es un sujeto nada confiable y parte de una mafia sureña, en la que también dicen, Andresito fue o es parte.

La disque oposición anda sin brújula o dando “palos de ciego”. Lo que supone que las cosas pueden agravarse y no habrá quién nos defienda en esta tierra desolada. Por supuesto, confiamos en que el Señor nos siga protegiendo, pero el chamuco hace su labor, a veces muy callado, o tras las cortinas de la realidad.

¿Estamos en el umbral o la antesala del infierno social? Si Andresillo, no resultó socialista, ni comunista, o de izquierda, emergente, postneoliberal, brujo, demoño rojo, o simplemente populista-chavista; por un lado, mejor, aunque los estragos ya empiezan a salir a la luz: Un fracaso monumental y con rasgos de locura delirante. Al grado que se busca retroceder a un autoritarismo “disfrazado”, de Partido único, de voz omnipotente, del que ya habíamos salido.

¿Por qué creer o no, en una sana política de la 4T? El aludido presi, se formó en el “RIP”, digo, en el PRI, en ése de tiempos hegemónicos, infalible, único, poderoso, es decir, totalitario a toda costa. Dirigió al PRD y lo acabó, fundó MORENA y es un galimatías polaco. ¿Entonces qué pasa con los mexicanos? Y no se trata de hacer leña de un caído –todavía- sino de pensar a tiempo. Y luego, en la banqueta de enfrente, el PAN en ayuntamiento político con VOX, en alianzas extrañas e inconfesables, sobre todo, desde la ultrapolaca en que no importa los medios, sino el fin. El yunque, esa abominación de un supuesto catolicismo, está tejiendo su maligna red. Y claro, si nos ven desorientados, mal organizados, pero sobre todo, que aguantamos lo inaguantable, pues hacen sus triquiñuelas.

Falta que salga otro “mesías”, que ofrezca salvarnos de las fauces del maligno. Al cabo sí le pegó al Andresito, por qué no a otros. ¿Será qué, tendremos en mismo destino del presi (nada) precioso, cuando se termine o se retire o le sea revocado el mandato popular? No me digan que no entendieron: ¡Pues a su rancho! No digo su nombre, porque ya lo saben y no quiero decir malas palabras.

Los invito a que sigamos orando (No arando en el vacío) para que el Señor nos dé más fuerza, más fe, mejor destino y que sí se va el presi, pues que sea ya y en la mejor manera. Y también elevemos nuestras oraciones por nuestros hermanos de Centroamérica, en su forzado éxodo, mientras los de la 4T, preparan sus festejos opíparos para la noche del 15 de septiembre, con todo y la otra burla llamada austeridá.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *