General
En lo oscurito
L. Antonio Lavín Maldonado

            Anteriormente  hablamos de un tema controvertido: la
presencia de sociedades secretas en la vida política  de México. Este tipo de grupos, que
mantienen  el poder,  existen a lo largo del mundo. Casos  como el “Club Bilderberg”, que se reúne una
vez al año para acordar estrategias económicas y políticas a favor de sus
intereses. El “Bohemian Grove” de Estados Unidos que realizan oscuros rituales
en lo profundo de los bosques de California, ante  la enorme estatua de un Búho. “Opus Dei”
fundado por el sacerdote Josemaría 
Escrivá en 1928,  desde la iglesia
católica ha extendido su influencia conservadora a muchos países. “Los Rosacruces”,  que datan de 
varios siglos de antigüedad, tiempo en el cual han estado infiltrados en
monarquías y gobiernos por igual.  “Skull
and Bones”, sociedad que pertenece a una  prestigiosa universidad norteamericana, que ha
sabido colocar a algunos de sus miembros en la presidencia de aquel país.  Los “Illuminati” que datan del siglo 18, y
se  mantienen escondidos como la mano que
mueve los hilos gracias a su poder económico e influencia política  de rancio abolengo.
De México  ya hemos mencionado a dos de los principales;
“Masones” y “El Yunque”, quienes han hecho que la democracia parezca una
falacia al  momento de elegir representantes
y tomar decisiones.  No obstante, quedan
otras sociedades como “Los Tecos” de la Universidad Autónoma de Guadalajara,
que comenzaron como un grupo derechista  en contra del comunismo;  desde su trinchera universitaria se dedican a
buscar estudiantes con ideologías similares,  para colocarlos en puestos de gobierno.  Ya que mencionamos estudiantes anti
comunistas, es necesario hablar de “El Muro” quienes en la UNAM de los años
60´s fueron orquestadores de movimientos a favor de la derecha e incluso se les
atribuye el haber removido de su cargo el rector Ignacio Chávez.
El periodista Rafael
Loret de Mola, en un libro publicado hace algunos años, habla de  “La cofradía de la mano caída” es un grupo de   políticos que tienen un común denominador: el
gusto por personas de su mismo sexo (no tengo nada contra la homosexualidad),
el problema viene cuando ésta cofradía 
busca imponer una agenda de interés 
gay  a toda una nación,  entre sus integrantes se han mencionado
nombres importantes de personajes  de
ayer y hoy, que siguen haciendo de las suyas para llevarnos al camino de su
arcoíris. Dentro de los partidos también se ve este tipo de sectarismo;  como el llamado “Circulo Negro”  que se cuenta existe al interior del
Revolucionario Institucional, donde participan  unos pocos elegidos que se rigen por la “Real
Constitución Política del Estado Mexicano”.
Con lo anterior no
pretendo sembrar la semilla de la paranoia conspirativa,  solo quiero invitarlos a la reflexión sobre
el rumbo al que nos están llevando, que 
se ve  cada vez más lejano del
verdadero interés de servir al pueblo y en su lugar parece que se sirven del
pueblo. A  estas organizaciones (y otras más)
se les atribuye la creación de crisis económicas, endeudamiento de países,
golpes de estado, desapariciones  de
personas incomodas, entrega de recursos,  así como creación de conflictos bélicos  en perjuicio de muchos y beneficio de pocos. ¿Usted
qué piensa?, a la mejor algunos lectores  pertenecen a una de estas sociedades que ya
tienen  presencia en la ciudad. ¿Será?

Related posts

Javier Mendoza en el Barrio de San Miguel

admin

¿Qué apodo le pondrá la Historia a Peña Nieto?

admin

Rescate en la Colonia Roma

admin

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: