0 8 mins 1 mes

Índice Político

Francisco Rodríguez

Manuel Bartlett es un embustero.

Miente para justificarse.

Miente por su perenne afán de notoriedad.

Y en un sexenio donde la mentira es bien vista…

… donde se practica a diario…

… en las “mañaneras”…

… este otro tabasqueño es requetebién visto en Palacio Nacional.

Hoy defiende su proyecto de contrarreforma eléctrica…

… ¡con mentiras!

Como ayer mentía para ocultar que conocía y quizá hasta participaba de las ligas con el narcotráfico en la desaparecidita Federal de Seguridad.

Era entonces secretario de Gobernación del delamadridismo.

A muchos les constan sus mentiras de entonces.

Sus embustes en sus oficinas del viejo palacete de los Covián.

Miente hoy también cuando alharaquea que los productores independientes de energía, las sociedades de auto abasto y los Certificados de Energía Limpia representan un “atraco” a la Comisión Federal de Electricidad y al país.

La verdad, y él bien lo sabe, es que al autogenerar energía eléctrica que la propia CFE les compra, sólo pagan el diferencial entre lo producido y lo realmente consumido.

Ningún atraco.

Eso es una mentira.

Como mentira es, también, que no se indemnizará a las empresas a las que les cancelen contratos pues, en el remoto e improbable caso –como dicen los sobrecargos en los aviones– de que la iniciativa fuese aprobada en los términos en los que fue originalmente redactada, se tendrían que cubrir las ¡expropiaciones! correspondientes, de acuerdo con la ley. ¡Un dineral!

Desesperado, con gritos y sombrerazos, pretende embaucar al respetable al acusar apenas a los integrantes del Consejo Coordinador Empresarial de ser representantes y defensores de las compañías que no pagan ni la red eléctrica ni a la CFE.

Pues eso son, Manuel.

Son representantes de sus pares.

“No. No me dijo nada de eso”

A mediados del sexenio de Miguel de la Madrid…

… inocultablemente, Bartlett aspiraba a sucederlo en Los Pinos…

… pero bajo las cuerdas comenzaban a correr versiones…

… sobre el involucramiento de quien era secretario de Gobernación…

… junto con ciertos comandantes y agentes de la DFS…

… en el negocio del narcotráfico.

— Si tu amigo Manuel quiere ser Presidente de la República –le dijo un columnista a uno de sus amigos más cercanos, quien lo apoyaba en la consecución de su meta–, dile que en Oaxaca acaba de haber una matazón y que allá se dice que los muertos eran narcos que trabajaban para él. Que aclare, si es que es mentira…

— Y ¿por qué no se lo dices personalmente? –replicó el amigo de Bartlett, quien gozaba del derecho de picaporte en las oficinas que antes ocuparan con enorme dignidad don Jesús Reyes Heroles, el de a deveras, y don Enrique Olivares Santana.

Así que se dirigieron al vetusto edificio de Bucareli. Apenas llegaron el secretario particular los hizo pasar al Salón Juárez, donde esperaron unos cuantos minutos a ser recibidos.

— Pasa tú solo –le pidió el amigo al columnista.

Y ya adentro, tras los saludos protocolarios, le dijo a Bartlett lo que sus fuentes le habían confiado.

— ¿Escribo de eso, Manuel? –le preguntó a sabiendas no sólo de cuál sería su respuesta, también consciente de que no lo haría por ser el del narco un tema tabú, muy peligroso.

Lo es, todavía.

El columnista salió del despacho. Su amigo le dijo que él se quedaría a comer con el secretario. Y él se dirigió a su propio compromiso en un restaurante cercano.

Ya por la tarde recibió en la redacción de su periódicos un telefonema del amigo mutuo.

— Óyeme, ¿por qué no le dijiste a Bartlett lo que me habías platicado?

— ¡Como no! –replicó el colega. Se lo dije tal cual me lo confiaron y tal y como lo conversamos tú y yo.

— Pues dice que no. Dice “no. No me dijo nada de eso”.

Trae muchos cadáveres en el clóset

Luego el columnista se enteró de que a la semana siguiente su amigo llevó a una periodista que había obtenido de sus propias fuentes oaxaqueñas la misma información que él.

Y el secretario de Gobernación de Miguel de la Madrid repitió el numerito.

Bartlett volvió a mentir.

Negó que ella le hubiera dicho algo siquiera del narco-asunto donde lo involucraban.

El amigo del columnista renunció a su cargo político unos días después.

Y por supuesto dejó de apoyar a Bartlett en la obtención de la candidatura presidencial priísta.

Lo que sigue es bien sabido.

Que Manuel Bartlett habría tenido que ver con el asesinato del agente de la DEA, Kiki Camarena Salazar; de la proditoria emboscada mortal del columnista Manuel Buendia…

… que claro que puede entrar a territorio de Estados Unidos…

… pero que no puede salir.

Que…

No obtuvo, por supuesto, la candidatura presidencial priísta.

Traía muchos cadáveres en su clóset personal.

Por eso su cara de amargura desde entonces.

Pero sigue mintiendo.

Es una enfermedad.

Indicios

La mitomanía es un trastorno curable. El primer paso es convencer al paciente de que tiene un problema psicológico y que necesita someterse a terapia. Se utiliza para trabajar el aspecto de la autoestima, reforzándola y enseñando a la persona a valorarse tal y como es. Busca reducir el número de veces que se miente al día… o en cada conferencia de prensa. + + + ¿Y los cómplices de Rosario Robles Berlanga en la corrupta trama multimillonaria conocida como “Estafa Maestra”? ¿El principal, Miguel Ángel Osorio Chong? ¿Y los secundarios, como Emilio Zebadúa? ¿Por qué ellos sí disfrutan de libertad? Se entiende en el caso del El Chino. Forma parte del pacto de impunidad EPN-AMLO y, además, por el fuero como senador que blinda a los bandidos como él, pero ¿y en el caso del ex Oficial Mayor de Sedatu y, antes, de Sedesol? + + + ¿Pagará impuestos Carlos Slim por su acto de “filantropía” consistente en la reconstrucción de la Línea 12 del Metro de la capital nacional? Porque, primero dijo que asumiría la responsabilidad de su empresa constructora y, ahora, sale a anunciar que dizque Grupo Carso no tuvo culpabilidad en el accidente que cobró la vida de 26 personas, pero que de todos modos entrará al quite. ¿De verdad? ¿Y a cambio de qué? Porque todos sabemos que el tycoon no da pasa sin babucha. + + + Por hoy es todo. ¡Feliz fin de semana! Y, como siempre, le deseo ¡buenas gracias y muchos, muchos días!

[email protected]

@IndicePolitico

@pacorodriguez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *