0 10 mins 6 años
Por. Francisco Rodríguez
Ya te extraño mucho, Moniquita-muñequita.
 Descansa en paz
Las traiciones al interior de los partidos gobernantes son
un reflejo nítido de las pugnas cupulares de ñoños por el control del poder.‎
De todos se espera, menos de los correligionarios, la puñalada trapera de la
infidelidad a los principios y a los objetivos comunes de toda organización.
Tal parece que el caínismo es la consigna: matar al hermano.
El sistema político mexicano fue ejemplar por la cohesión y
la disciplina que procedía del vértice del presidencialismo, pero sus correas de
transmisión para preservar la unidad de propósitos eran, tanto el Partido del
Estado, como sus ad láteres, en las oposiciones formales de otros signos
ideológicos.
Si se quiere, todo estaba pactado de antemano, en aras de
una ficción monumental, pero el propósito de conservar la identidad nacional
hacía hasta de los paniaguados, grandes ilustrados, unos patriotas. Conciencias
nacionales, porque jamás perdieron el rumbo de la República por perseguir
mezquinos intereses o rapiñas de ocasión.
‎Los grandes líderes de los países autónomos emergentes de
todos los confines de la Tierra llegaban a México en búsqueda de orientación,
ideología y consenso. Para los países que no tenían inspiración, historia
institucional y guías políticos, éramos la tierra prometida.
Por aquí desfilaron los jefes de las repúblicas balcánicas,
los guías del africanismo, los poetas de la negritud, los grandes filósofos
políticos de la Revolución, los independentistas latinoamericanos. Era la
capital del poder. El asiento sagrado de la sabiduría política .
López Portillo descompuso el engranaje tricolor
Al sistema político mexicano lo desmontó la excesiva
frivolidad de sus Jefes Supremos. Los tlatoanis que confundieron las ganas de
comer con las ganas de ejercer el poder. Desgraciadamente, José López Portillo,
que era un improvisado en las filas de la disciplina y el sentido de la
proporción, fue el adalid de la descomposición del engranaje, otrora aceitado y
reluciente.
‎Cuando le llegó el momento de operar su propia sucesión, la
decisión que tomó en favor de El Hombre Gris, Miguel de la Madrid, fue de lo
más desafortunado.
JLP se guió por los favores familiares y sentimentales que
había concedido el taimado colimota a su hermana Margarita –que, decía, le
había enseñado a leer y escribir–, a su hijo José Ramón y a su preferida, Rosa
Luz, esposa del hijo mayor de su mejor amigo, Luis Echeverría.
‎Y por algo peor, si es que se puede: la necesidad
fisiológica de empoderar a un grupo de descastados que decían manejar aptitudes
tecnocráticas con las que, presumían, iban a modernizar el sistema, cuando su
verdadera intención de fondo era el anexionismo; el entregar al país, sin
tregua y sin cuartel.
Salinas, manipulado por intereses de Córdoba Montoya
Llegaron, gracias a López Portillo, los desmanteladores del
Estado. Ladrones sin brida, nacidos en México, pero educados en inglés pocho,
con títulos comprados, más falsos que un billete de a dos pesos. Un hazmerreir
internacional, un saqueo impune, que los mexicanos bien nacidos esperan se juzgue
con la objetividad de la justicia, si es que existe.
‎Gentuza de la peor calaña. Subastadores de lo ajeno.
Patrimonialistas que devastaron lo que quedaba de México. Carlos Salinas de
Gortari, que se decía el jefe, era un inconsciente, manipulado por intereses
oscuros y muy redituables, a cargo del verdadero Presidente, el francés José
Córdoba Montoya, “el Godoy” mexicano.
El ejemplo que daba el de arriba cundió como una epizootia
de traidores hasta abajo. Cuando los politicastros sabían que todo se valía,
porque los nuevos mandarines estaban dedicados a sangrar a la Patria, hicieron
lo que quisieron, como pudieron, hasta el tope. Había llegado la hora del
aquelarre.
Beatriz Paredes: quien traiciona una vez, traiciona siempre
La presidenta del PRI, la tlaxcalteca Beatriz Paredes,
enaltecida por JLP aprendió rápido, y siendo gobernadora salinista apoyó sin
medida a Alfonso Sánchez Anaya, candidato a ocupar su posición, pero postulado
por el PRD.
En 2006, la extraña política tlaxcalteca se hizo postular
candidato priísta al Gobierno del Distrito Federal,‎ sólo para repetir la
maroma y entregar, sin brizna de esfuerzo, el manejo de la contienda y de la
elección, por un puñado de dólares que direccionó a Brasil para que su favorita,
la cantante Denise de Kalafe lo administrara en sociedad.
De ese modo, llegó, sin el menor esfuerzo a la Jefatura del
Gobierno del Distrito Federal el bizarro Marcelo Ebrard a arrasar con el
patrimonio de los capitalinos. Un maremágnum de corrupción que se halla en
gruesos expedientes criminales.
Luego, encarrerada, hizo lo mismo, para voltear la espalda
al Partido que le debía todo, el PRI, y apoyar al candidato del PAN, el oscuro
Héctor Ortiz Ortiz, hasta que lo sentó en el Palacio de Tlaxcala. Para ella, la
vida política era coser y cantar, apoyada al extremo por los “dirigentes” de su
partido de origen.
Oso…rio Chong apoya a Yunes Linares contra el PRI
Hoy se da el colmo: el peñanietismo en el que todos los
subordinados del primer círculo de la caverna de Los Pinos sacan raja de un
Presidente desvalido, de un gobiernito inane, sin información, sin formación,
sin Programa, sin idea de Nación y destino colectivo. Todo un rompecabezas del
ridículo. Un equipito de ninis y rateros desvergonzados.
‎El sedicente secretario de Gobernación, Miguel Ángel
Oso…rio, jugándole las contras a su partido, apoyando a todo lo que da al
candidato veracruzano de la coalición PAN- PRD, Miguel Ángel Yunes Linares, un
pederasta y pillo de siete suelas, que hace mucho, muchísimo, debería estar
compurgado sus delitos contra el patrimonio nacional tras bartolinas.
‎El secretario de Comunicaciones y Transportes, sin
argumento posible, empeñado en quedarse con todos los “bisnes” del ilusorio y
faraónico proyecto del Mega Aeropuerto capitalino, tratando a toda costa de
desvalijar a los capitalinos de un patrimonio inmobiliario que le pertenece.
Arrasando sin piedad todos los argumentos válidos del gobierno de la CDMX, que
les ha comprobado en todos los tonos su impericia e impudicia.
Violando, desde la inconsciencia, todas las reglas del
Derecho territorial y patrimonial, en aras de enriquecerse él y sus protegidos
de hambre de riqueza , verdaderamente pantagruélicas, de usos monárquicos
medievales. No tienen medida. Hablan con la lengua de la ignorancia, sólo en
favor del que creen que es su dinero. ¡Hágame el refabron cavor!
Y Peña Nieto respalda a Carlos Joaquín en Q. Roo
Y como cereza del pastel, la intromisión del mismo Peña
Nieto, en contra de la voluntad de los priístas quintanarroenses, pues es vox
populi en la Riviera Maya‎, que está moviendo el aparato gubernamental y sus
haberes, en favor del candidato de la coalición PRD-PAN, Carlos Joaquín,
familiar del infausto secretario de Energía.
En favor de una familia caciquil que avasalla impunemente
los derechos y la miseria del pueblo de Quintana Roo. Una puñalada artera de
quien se cree Tlatoani, con el sello de la casa, el objetivo del prevaricato,
también desde la ignorancia supina.
Otro “oso” cantado. Porque el abanderado priísta, Mauricio
Góngora, es un ciudadano sin tacha, con oficio y trabajo al ras del suelo entre
sus paisanos. Una bofetada al rostro de uno de los procesos democráticos
internos ejemplares en este país, donde todo lo toma a broma macabra la tolucopachucracia
rampante.
Peña Nieto se suma a las traiciones al interior del PRI, en
la hora de los descastados tartufos, de los nuevos impostores, que, por lo
visto, quieren formar legión.
Si la política tiene lógica, Peña Nieto va a perder otra
vez. Como siempre. Como ya va haciéndose costumbre. Con la candidez que lo
caracteriza, y que desgraciadamente, es la medida con la que nos tratan todos
los países del planeta.
Índice Flamígero: Sobre la actriz Kate del Castillo envía
hoy su epigrama El Poeta del Nopal: “La acusan de rebeldía / y conducta
licenciosa, / pero ella espera animosa: / “ordene usted, Señoría”; / lejanos
aquellos días / de glamour y TV Notas, / hoy desde tierras remotas / la bella
Reina del Sur /se ha convertido en augur / de su eventual bancarrota.”
www.indicepolitico.com / [email protected]/
@pacorodriguez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *