20 octubre, 2020

Voces Laja Bajío

Juntos llegamos más lejos

México Crisis y Oportunidad

3 minutos de lectura


Por.- Jesús Sosa León
En este panorama de incertidumbre que
vive México, solo hay dos cosas ciertas: la caída en la popularidad del Presidente
Peña Nieto que va en franca picada y la necesidad de transformar las
estructuras de la Nación.
Para donde usted vea se observan estructuras
fracturadas y otras en derrumbe. Tanto la situación económica del país, como la
política, la social y educativa no funcionan y, al contrario, caminan en retroceso.
Hay incertidumbre y falta de autoridad. Tanta que el gobierno federal está gastando
una millonada en publicidad y anuncios que bombardean mediáticamente a la
población asegurándole que México avanza a un paso imparable…  cuando la realidad es muy diferente.
Hace unos días, la encuestadora Buendía
y Laredo realizó un muestreo nacional sobre los niveles de Aprobación
Presidencial.
El resultado no pudo ser más
desalentador: un 63% de la población interrogada reprueba el trabajo del
Presidente Peña; un 29% lo aprueba y a un 
8% le da igual
Las recientes medidas que ha tomado la Administración
Federal han sido extremadamente duras para la economía de un pueblo
extremadamente golpeado. Primero, un artero gasolinazo  y el anuncio que hizo la Comisión Federal de
Electricidad: durante julio subirán las tarifas para los sectores industrial,
comercial y doméstico de alto consumo.
Para donde usted vea hay derrumbes; por
ejemplo,  la incapacidad de la Secretaría
de Gobernación para regir el país y mantener 
diálogos eficaces y duraderos con los grupos sociales disidentes. Hay
derrumbe en la política petrolera y las reformas nomas no se ven. Hay problemas
en la economía y hay problemas en la gobernabilidad del país
Especialistas consultados por el Banco
de México redujeron sus previsiones de expansión de la economía para lo que
resta del 2016, en medio de los recortes al gasto público anunciados hace unos
días por el Gobierno federal. Prevén un dólar más caro al cierre del año y una
inflación más alta.
 Entre los factores que los expertos ven como
posibles obstáculos para el crecimiento de México están: la debilidad del
mercado externo y la economía mundial, la inestabilidad financiera
internacional, el precio de la exportación del petróleo y la plataforma de
producción petrolera.
 Hace falta rediseñar la estructura política,  económica y social del país. Hace falta que
los actores políticos de México, se sienten a refundar un país que se nos está  yendo de las manos. Definir, por ejemplo, si
le conviene al país tener tantísimos diputados que –en su mayoría- son rémoras
que sirven de relleno, de taburete y de escalera para sostener una estructura
ya muy gastada.
Rediseñar al país para volver mas
simples y efectivas sus sistemas legales, fiscales y sociales.  El nuevo sistema judicial, con todo y sus fallas,
 es un buen primer paso para simplificar
y eficientar una serie de procedimientos engorrosos y laberinticos.
Estamos en un punto  crítico, en el que los mexicanos debemos reconocer
el momento y buscarle la salida al laberinto. Aun es tiempo.  
Eugen Berthold Brecht, dramaturgo y
poeta alemán, creador del llamado teatro dialéctico, muerto en 1956, definió
proféticamente el momento que vive México al definir la crisis:
«La crisis se produce cuando lo
viejo no acaba de morir y cuando lo nuevo no acaba de nacer».

Mas reportajes

2 minutos de lectura
3 minutos de lectura

Deja un comentario

También te puede interesar

3 minutos de lectura
1 minuto de lectura
3 minutos de lectura