0 2 mins 3 años

Efraín Rico

Se multiplican los defensores del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México: empresarios, aereolineas, representantes de la plutocracia, etc.

Dentro de las contradicciones de nuestra democracia hay quienes en la lógica del mercado prefieren el mundo de la ganancia a costa de la corrupción.

Les molesta el ejercicio de la Consulta Publica pero no se comprometen a hacer públicos los contratos y la corrupción presente hasta ahora en la construcción.

Les preocupa el costo de la Consulta y de donde saldrá el dinero pero no hablan sobre los miles de pesos de dinero publico que están llenando su bolsillos.

Desvían la atención sobre el impacto ambiental y ecologico haciendonos creer que los inversionistas extranjeros ya no van a invertir un solo peso en Mexico.

La Consulta sera un arma de donde filo: por un lado, si el resultado es favorable a la propuesta de Texcoco, servirá para que sus defensores le den la importancia y legitimidad que hasta ahora demeritan.

Para el presidente electo, sea cual sea el resultado, pone parte de su capital politico en juego. Sin embargo, de como maneje su equipo el resultado sera o no exitoso en los medios.

De continuar la propuesta de Texcoco habra que decir: sabíamos lo que iba a pasar pero preferimos la corrupción de los de siempre a poner fin a la inercia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *