20 octubre, 2020

Voces Laja Bajío

Juntos llegamos más lejos

Pleiteros y Mediocres

3 minutos de lectura
Por.- Jesús Sosa León
“El precio de desentenderse de la política es
el ser gobernado por los peores hombres”
Seguramente habrá quienes se sientan
ofendidos por esta afirmación.

La realidad es que, por lo menos en nuestro
ambiente, por lo menos en nuestra región,
ésta tesis no deja de ser una gran verdad política.
Esa noble actividad no siempre la desarrollan personas de buenas intenciones
sino seres aprovechados y que –en muchas ocasiones- únicamente buscan el
lucimiento personal con miras futuristas.
La frase pertenece a Platón que está
reconocido por la historia como el filósofo que ha puesto las bases de las
metodologías para el conocimiento.
Por desgracia, nuestros políticos leen tan
poco que no se enteran de frases de hombres que han sido importantes en la
política; por ejemplo alguna que una vez pronunció Sir Winston Churchill: “Un
político se convierte en estadista cuándo piensa en las próximas generaciones
no en las próximas elecciones”.
Y aquí, en nuestro Celaya, como también pasa
en otros municipios, ésta es una joya del aprendizaje político.
El asunto del préstamo que solicitó y
recibirá el municipio celayense para la ejecución de un programa “Impulso”, nos
ha dado una clara muestra de lo que es la política llevada al extremo de una
egoísta actitud que, escudándose en el pretexto de la militancia, provoca no
debates razonables, como todos quisiéramos, sino pleitos. La cosa es pelear
unos con otros olvidándose de que hay unos recursos de por medio que podrían
servir para algo.
Los extremos se agudizan: por un lado,
quiénes niegan la conveniencia de que Celaya acceda a un préstamo, aducen sus
razones: que el proceso para el préstamo fue “al vapor”, que no existe una
justificación para las 206 obras que se desarrollarán en los 36 polígonos. Que
no hay certeza de dónde se aplicarán estos recursos, etc.
Del otro lado, la administración municipal
asegura no tener ningún inconveniente para ser sujeto al préstamo, se ha dicho
que Celaya tiene finanzas sanas y que al no tener ninguna deuda, el monto de
endeudamiento que está requiriendo el municipio es un monto muy manejable para
el tamaño del municipio y que de acuerdo con la programación financiera, no
implicaría un castigo posterior a los tres años de la actual administración que
requiere de ejercer dineros que le permitan hacer obra para seguir conservando
el poder.
Realizar acciones que –legítimamente o no- le
ayuden a mantener e incrementar el favor de los ciudadanos con miras al 2018.
Tanto pleito se evitaría si nuestros
políticos pensaran como estadistas y no como oportunistas. Otra cosa sería si
los debates se dieran en torno a la calidad de las obras, a la conveniencia de
hacerse en ésta o en aquella zona, en como hacer que propicien el desarrollo de
la ciudad y en que dirección. No solo meterse zancadillas.
Gilbert Keith Chesterton escritor británico,
conocido en el mundo de la literatura como el “príncipe de las paradojas” dijo
una vez: “Si no logras desarrollar toda tu inteligencia siempre te queda la
opción de hacerte político”

Deja un comentario