29 octubre, 2020

Voces Laja Bajío

Juntos llegamos más lejos

Políticos Pobres??… Pobres Políticos!!

3 minutos de lectura
Por.- Jesus Sosa Leon
En la picaresca política
mexicana hay un personaje que marcó hondo su huella: Carlos Hank González, santón
de la clase priista y fundador del poderoso grupo Atlacomulco, que hoy tiene en
el poder a Enrique Peña Nieto.
Hank González es
recordado por varias particularidades que acumuló a lo largo de su vida, además
de dinero: fue un político que de 
maestro normalista rural llegó a ser un poderoso y acaudalado
empresario, prototipo del político-empresario; presumía, además, de ser
descendiente de Hernán Cortes, por linera materna; hombre agradecido,  le obsequió a José López Portillo, la
residencia conocida como «La Colina del Perro»; artífice de la
disolución del Ejido en el sexenio salinista y creador de una de las frases mas
doctrinales de la actual clase política mexicana: “Un político pobre es un
pobre político”.
Precisamente, y porque
los políticos mexicanos han hecho de esta frase su divisa, Andrés Manuel López
Obrador causó un tremendo revuelo al presentar su declaración patrimonial 3 de
3 ante el Instituto Mexicano de Competitividad cuya coordinadora Alejandra
Zapata, explicó que se  verificaron cada
uno de los datos, y aunque sí hicieron algunas observaciones a los documentos
de López Obrador, éstas  fueron
solventadas antes de publicarla.
De inmediato, el
dirigente del PAN, Ricardo Anaya, se rasgó las vestiduras y en un tono pleno de
estridencias clamó que “es increíble que López Obrador no tenga ingresos en
banco alguno ni cuentas de ahorros, ni tarjeta de débito.”
Bien se ve que el
inexperto dirigente panista ignora que millones de mexicanos están en el mismo
caso y ni siquiera conocen un banco por dentro.
Sin meter las manos al
fuego por ningún personaje de nuestro universo político nacional, hay que
señalar que López Obrador si causó una enorme polémica  y puso a los demás en “la picota”, porque
ahora tendrán que explicar cómo es que se puede llegar a atesorar tanto dinero
desde el servicio publico.
López Obrador  reportó no tener bienes materiales Y que  lo que tenía lo cedió a sus hijos. Informó
que sus ingresos del año pasado fueron de 600 mil pesos, los cuales
corresponden a su salario mensual de 50 mil pesos como dirigente de Morena y
que percibe regalías por sus libros y por las conferencias que imparte, aunque
eso lo dará a conocer a finales de este año.
El riesgo que detonó el
tabasqueño es que ahora se comparen sueldos, posesiones y fortunas de los políticos
actuantes.
Por ejemplo, está el
líder priista, Enrique Ochoa Reza que reportó 3 millones 509 mil pesos de
ingresos anuales, como director de la Comisión Federal de Electricidad  y  por
actividad industrial; reportó además tres inmuebles con un valor global de casi
20 millones de pesos. Además de poseer 50 automóviles comprados al contado para
integrar una flotilla de taxis.
Por su parte,  Alejandra Barrales, dirigente del PRD,
reportó ingresos por casi 12 millones y medio en 2015; y 9 millones 667 mil por
otras actividades como arrendamientos, regalías, sorteos, concursos,
donaciones, entre otros.
La líder izquierdista reportó
la propiedad de un departamento de 1 millón 300 mil pesos y una casa con un
valor de 13 millones 300 mil pesos. Un departamento en Acapulco, con un valor
de 8 millones  y  un terreno en el Estado de México con un
valor de 2 millones de pesos el cual le fue donado.
El estridente dirigente
panista Ricardo Anaya reportó ingresos anuales de un millón 158 mil pesos y una
casa de cinco millones que le regaló su mamá y cuentas bancarias e inversiones
bursátiles por cinco millones 800 mil pesos. Además, es accionista “de dos
empresas del sector inmobiliario: Cintla de S de RL  y de Juniserra S de RL con 50% y 42% de las
acciones, respectivamente”.
Así que alguien que no
reporta un sueldo alto, residencias o departamentos de lujo y cuantiosas
cuentas bancarias puede verse fuera de lugar entre la clase política mexicana,
tan acostumbrada a admirar a quien amasa fortunas a la sombra del erario
publico.
Ah, que ingenuo don
Benito Juárez cuando recomendaba aquella: “honrosa medianía que proporciona la
retribución que la ley haya señalado”.

Deja un comentario