23 noviembre, 2020

Voces Laja Bajío

Juntos llegamos más lejos

Preocupación en el Episcopado por los nexos de «El Marro» con religiosos del Bajío.

2 minutos de lectura

La detención el pasado fin de semana de José Antonio Yépez, conocido como El Marro, está generando alertas en la jerarquía de la Iglesia Católica en México. Según se menciona al interior de la Conferencia del Episcopado, presidida por Rogelio Cabrera, habría preocupación por los nexos que tendría el narcotráficante con los religiosos responsables de ciertas iglesias del Bajío.

Un asunto delicado y que estaba bajo observación de la Sedena hace ya meses. El epicentro de ese vínculo serían ciertas operaciones inmobiliarias y de terrenos que fueron adquiridos en Guanajuato y Querétaro. Operaciones que se hicieron como donaciones a la iglesia a través de empresarios que, luego se sabría, estaban conectados con el cartel Santa Rosa.

En paralelo, a pesar de que Guanajuato es un estado detonado por la violencia, en las ceremonias religiosas de dicha entidad temas como el huachicol, el narcotráfico o el crimen organizado en general estaba totalmente ausentes en la predica. Algo que no sucede en otras entidades y que refuerza la tesis de una presunta colusión.

En el Bajío la religión tiene una fuertísima conexión con el empresariado y la política, concretamente a través del PAN que allí gobierna.

De avanzar esta línea sería un nuevo eje de tensión entre el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador y una Iglesia Católica que rechaza la Cartilla Moral, cuestiona al oficialismo en el semanario «Desde la Fe», está en contra del acceso a medios electrónicos por parte de las iglesias evangélicas y reprocha el manejo del tema migrante.

Hay otras disonancias. El embajador ante El Vaticano, el periodista Alberto Barranco, intenta hace meses programar un encuentro con el Papa Francisco para asegurar una incursión del jefe de la cristiandad a México. La respuesta es un silencio absoluto.

Información: La Política Online.

Deja un comentario

También te puede interesar