30 octubre, 2020

Voces Laja Bajío

Juntos llegamos más lejos

Problemas Económicos y Políticos

4 minutos de lectura
(El fracaso de la “Reforma Energética”)
Segunda  de tres partes:
Por.- El Ecónomo
       Retomando lo anterior, las subidas de
precios de gasolina y energía eléctrica afectaran a todo el proceso de
producción con incrementos en los costos de producción y operación, estos
efectos se van a ver reflejados en los precios de la mayoría de las mercancías
y servicios, que tenderán a subir en forma indiscriminada, el control de
precios ya no está “regulado” por el Estado y la inflación crece en forma
disfrazada. Pese a los informes de INEGI y del Banco de México. No cabe duda,
que la inflación ha disminuido en comparación con otros tiempos pasados, pero
ahora, en la actualidad, se encubre en forma muy perversa, pues ahora la
medimos en función de nuestro “poder adquisitivo” que ha disminuido en forma
alarmante en los últimos 33 años aprox., esta disminución es fácilmente
observable tan sólo con medir la devaluación del peso mexicano contra el dólar
estadounidense, que ya sobrepasa los 18 pesos, pero observar, no es el caso
actual, sino todo un periodo de más de 30 años, no son 18 pesos, sino 18,000
pesos, pues fue todo un proceso de devaluación de “viejos pesos” a “nuevos
pesos”, y, por lo tanto, este fenómeno va acompañado de una caída del poder
adquisitivo, que en cálculos de algunos especialistas, va más más allá de un
65%, muy conservador. Esto implica, como es obvio, que la inflación (muy
acelerada) se ha estado encubriendo en más de 30 años de implementación del
“modelo neoliberal” y sus consecuentes privatizaciones, que más que beneficiar
a la mayoría del Pueblo sólo ha enriquecido a cada vez menos familias
agudizando en forma alarmante la repartición más equilibrada de la riqueza
nacional.
       Ahora bien, y en base a esta experiencia
histórica moderna ¿Qué esperamos de la ya muy cantada “reforma energética”? Que
no es otra cosa, que la privatización de lo poquito que le quedaba al Estado,
PEMEX y la CFE, los gobiernos títeres del PAN y del PRI serviles a los
intereses de las grandes transnacionales y de los nacionales traidores, han
entregado ya todo al capital privado, la voracidad del capital privado no tiene
límites, sin embargo, todavía hay quien los justifique, los que piensan todavía
que la “economía de mercado” es más factible y funcional que la intervención
del Estado en la economía. Pero los resultados dicen todo lo contrario, la
pobreza extrema y el hambre han crecido en forma alarmante y peligrosa, los
niveles de vida de las masas de trabajadores están muy por debajo de los “estándares
internacionales”, el denominado “salario mínimo” es una burla. Las “deudas
vencidas” de los bancos crecen, sin embargo, siguen dando créditos a más gente
en forma fácil y rápida. Lo hacen porque ya aprendieron que “la deuda privada
se transforma siempre en deuda pública”, que estas instituciones financieras y
bancarias nunca pierden, ya somos rehenes de la banca y los financieros desde
hace ya un buen tiempo, pues estas instituciones usureras son ahora el “mecanismo”
de regulación, de alguna manera u otra, del “equilibrio del mercado” interno a
nivel de la “macroeconomía” nacional.
       Continuando; Por lo tanto, la denominada
“reforma energética” y demás “reformas estructurales” ya fracasarom en nuestro
país, y quizás, en muchos más países que tiene las mismas características que
nosotros. Cuando luego vemos lo que sucede en España (aún con las “ventajas”
que tiene la Comunidad Europea) en este mismo contexto económico, es asombroso
el parecido que observamos, incluyendo el fenómeno de la corrupción. No negamos
que la “economía del “libre” mercado” funcione diferente en otros países, pero
es posible y lógico que en esos países si se invierta en educación (la
educación es la base de un pueblo progresista y creativo, por eso se debe
derogar la “reforma deseducativa) y que la conducta empresarial tenga una
actitud diferente y sea regulada de otra forma, pues en nuestro país, aún con
la iniciativa de los jóvenes y viejos emprendedores que se la juegan, no dejan
de vivir en una economía recesiva y de incertidumbre constante, pues el
denominado “mercado interno” no corresponde a las expectativas de la oferta de
bienes y servicios. El desequilibrio macroeconómico es una constante, y ahora
peor con la aplicación fracasada y entreguista de la “reforma energética”
acompañada con la “reforma “educativa”” y obviamente con la “laboral.
       Como observas, querido lector, todas las
“reformas van amarradas unas con otras, el peligro ahora también vendrá de la
SHCP, pues vivimos con un Estado que ya NO tiene recursos, y esto llevará a más
recortes presupuestales, más endeudamiento público y privado y a fortalecer el
“terror fiscal” para muchos hombres de negocios o emprendedores, fortaleciendo
con ello la corrupción, la evasión fiscal y la delincuencia organizada de
“cuello blanco” como el transporte público en Celaya y la delincuencia ilegal,
que puede violentar más a nuestro ya sufrido pueblo.
Continuara…

Deja un comentario