0 6 mins 5 años

Víctor Manuel García Flores

DE LOS ORÍGENES

OTOMÍES

Los otomíes o ñahñúes, son indígenas que en la actualidad habitan principalmente en el centro de Hidalgo, al noroeste del Estado de México y en pequeñas zonas de Guanajuato, Querétaro, Michoacán, Morelos, Puebla, Tlaxcala y Veracruz. Su lengua forma parte del grupo otomangue. Los otomíes se establecieron en el período u horizonte clásico en el noroeste del valle de México, principalmente en Xaltocán e Ixtapalapa; procedían, al parecer, de Tula, y es posible que, hayan dominado un territorio mayor al que ocupaban a la llegada de los españoles. Durante el siglo XIII, el imperio de Xaltocán alcanzó su apogeo. Texcoco fue habitada primeramente por otomíes, sus fundadores. Algunos grupos otomíes, se sometieron a un amplio mestizaje en los valles del altiplano central, mientras que otros se establecieron en las entidades señaladas. Los otomíes rechazan que se les adjudique dicho nombre, que significa “Flechadores de pájaros” o “Agresivos”, y prefieren llamarse ñahñúes, que quiere decir “Gente de aquí”. Sus principales deidades eran: Yoxippa, dios creador y protector; Dahtzu-me y Na-ndoe-hta, madre y padre viejos; Dche-hmuhke, dios del agua y de los sembradíos; Hiadi, dios del sol, dador del fuego y de la vida; Eday, dios del viento, de la fuerza y de la milpa; y, Na-ztzibi, dios del fuego hogareño.

El primer grupo étnico que llegó al lugar que se llamaría Santa Cruz de Comontuoso, actualmente Santa Cruz de Juventino Rosas, en parte de la región conocida como Mo-o-ti, entre la Sierra Central y el Bajío, en Aridoamérica, aunque cercano a la frontera con Mesoamérica, fue el otomí o ñahñú; es difícil precisar la fecha, pero tal hecho tuvo que acontecer en el período u horizonte postclásico, entre los siglos XIII y XVI. Si bien, en esta época y aún en anteriores, diferentes grupo nómadas, entre ellos los chichimecas, es posible que hayan cruzado por territorio santacrucense, en su peregrinar de Aridoamérica a Mesoamérica, lo cierto es que, los otomíes fueron los primeros en establecerse en el lugar en forma sedentaria. En el ahora municipio de Santa Cruz de Juventino Rosas, los otomíes o ñahñúes se asentaron en las mediaciones de El Naranjillo y el Rinconcillo, en donde todavía se encuentran restos arqueológicos, pese al saqueo del que han sido objeto. También en la planicie, en la parte del Bajío, se establecieron, sin saber con precisión el lugar. Con la llegada de los españoles y la creación de las haciendas, los otomíes perdieron sus territorios, su forma de vida, su religión y su libertad, convirtiéndose en peones de los hacendados y viviendo en los contornos de las casas grandes o haciendas.

GASPAR DE SALVAGO

En 1570 se estableció la hacienda de Los Llanos, el primer asentamiento colonial, en los terrenos del ahora Santa Cruz de Juventino Rosas, cuyo primer propietario fue el español don Gaspar de Salvago. Con sus hijos, propietarios de la hacienda de Los Llanos, hasta 1669.

GASPAR DE VALDÉS

En el año de 1593, fue el establecimiento de la hacienda de Comontuoso, el asentamiento más importante y el segundo más antiguo, de la época de la colonia, en el ahora municipio de Santa Cruz de Juventino Rosas; en cuyos terrenos, se fundó la actual ciudad. El primer propietario de la hacienda de Comontuoso, fue el español don Gaspar de Valdés.

AGUSTÍN DE VALDÉS Y PORTUGAL

Uno de los segundos propietarios de la hacienda de Comontuoso, hasta 1631, y de la hacienda de Valencia, hasta 1680, según documentos de la época.

CRISTÓBAL CANO Y MOLINA

Propietario de la hacienda de Comontuoso, desde 1631, y de los terrenos que ahora ocupan las localidades de Rincón de Centeno y Santiago de Cuendá. Radicaba en Celaya, en donde fue alcalde mayor de 1637 a 1640.

BALTASAR CENTENO

Otomí, que compra en 1631 a Cristóbal Cano y Molina, los terrenos que ahora ocupa la localidad de Rincón de Centeno y cuyos descendientes, los poblaron.

DIEGO MARTÍN

Otomí, que compra a Cristóbal Cano y Molina, los terrenos que ahora ocupa la localidad de Santiago de Cuendá en 1666, y cuyos descendientes (Baltasar, Martín, José, Felipe y Santiago, todos de apellido Martín) comenzaron a poblar.

JUAN Y MIGUEL CANO DE TOVAR

Hermanos y copropietarios de la hacienda de Comontuoso, descendientes de Cristóbal Cano y Molina, que venden un terreno a los descendientes de Diego Martín en 1680, que pasó a formar parte de la actual localidad de Santiago de Cuendá.

DIEGO DE LA CRUZ SARAVIA

Propietario de la hacienda de Los Llanos desde 1669.

ANDRÉS FERNÁNDEZ GIL

Propietario de la hacienda de Valencia, desde 1680.

NICOLÁS GARCÍA DE LEÓN.

Propietario de la hacienda El Tecolote en 1680.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *