0 8 mins 3 años

Víctor Manuel García Flores


– De la primera mitad del siglo XX   
DAVID GUERRERO VÁZQUEZ 
     David Guerrero Vázquez, político, comerciante, agricultor y ganadero. Nació en la villa de Santa Cruz en el año de 1902; fue hijo de Sabás Guerrero Nátera y Matilde Vázquez Meléndez. Su padre, propietario de la hacienda “El Salitre”, muere a mediados de la segunda década del siglo XX; y, por este motivo, aunado a los ataques de gavillas revolucionarias y a la leva ordenada por el gobierno huertista, la viuda del hacendado se va a residir a Celaya junto con sus hijos; al terminar la Revolución, Matilde y su familia regresan a Santa Cruz de Galeana pero encuentran la hacienda en ruinas.
 

   David Guerrero, por ser el hermano mayor, se pone al frente de la hacienda, haciéndola nuevamente productiva. Estudió la escuela primaria en su tierra natal. Junto con su hermano Leopoldo instala una tienda de abarrotes y funda en compañía de su mismo hermano y unos amigos, el primer club de beisbol “Cíclopes” en 1927, logrando que Carlos Gris, propietario de la hacienda “San Nicolás” les donara un terreno para practicar ese deporte. En la década de los treintas, se une a María del Carmen Almanza, con quien procrea un hijo: Arturo.

     En la década de los cincuentas contrajo matrimonio con Celia Durán Rico, originaria de esta misma ciudad; tuvieron cinco hijos: David, Sergio, Armando Eric, Celia Amelia Dolores y Patricia Isabel. Fue comerciante, agricultor y ganadero; trajo a esta región especies finas de ganado porcino y vacuno, mejorando las razas locales, en su mayoría criollas; e introdujo también los cultivos de cebolla, ajo y sorgo.
     En la década de los cuarentas del siglo XX, los presidentes municipales de Juventino Rosas habían sido postulados por el Partido de la Revolución Mexicana (PRM), nombre que, el 30 de marzo de 1938, impuesto por Lázaro Cárdenas Del Río, vino a sustituir al de Partido Nacional Revolucionario (PNR) creado por Plutarco Elías Calles: Crescenciano Huitzache Chávez, en 1940-1941; J. Jesús Guerrero Tovar, en 1942-1943; Alfonso Sámano, 1944-1945; y José Guerrero Tovar, en 1946-1947, aunque nada más fungió hasta el 5 de marzo de de 1946, por desconocimiento del Congreso del Estado, siendo sustituido por Antonio García González hasta el 31 de diciembre de 1947. 
     El 18 de enero de 1946, siendo presidente de la República, Manuel Ávila Camacho, el partido oficial nuevamente cambia de nombre, en adelante será el Partido Revolucionario Institucional (PRI); por lo que, David Guerrero Vázquez fue el primer presidente municipal, emanado como candidato del PRI en Juventino Rosas. En este su primer período como alcalde, en el bienio 1948-1949; en su administración, se concluyeron las obras de perforación del pozo artesiano que se ubicaba al norte del jardín principal, que había iniciado en 1934 J. Jesús Lerma Campos, ademándolo, equipándolo y haciéndolo funcionar, así las casas de Juventino Rosas comenzaron a tener red de agua potable; se colocó piso de mosaico en los portales, en el jardín principal y en el palacio municipal; se empedraron varias calles; se extendió la red de alumbrado público; se renovaron las instalaciones del rastro municipal; se gestionó y se obtuvo la reinstalación del servicio telefónico que se suspendió desde la Revolución; y, en este período se gestionó, sin lograrlo, que al municipio y a la ciudad se les restituyera el nombre original de Santa Cruz. Los siguientes candidatos triunfadores del Partido Revolucionario Institucional que fueron presidentes municipales en Juventino Rosas fueron: J. Jesús María Peñaflor Gómez, en 1950-1951; y, Ricardo González González, en 1952-1954, primer período constitucional de tres años, administración en la que se estableció el escudo municipal. 
     Nuevamente, como candidato del Partido Revolucionario Institucional, David Guerrero Vázquez, vuelve a ser presidente municipal en el trienio 1955-1957. En este su segundo período como alcalde; se pavimentó la carretera Juventino Rosas-Celaya, que permitió el traslado de personas y mercancía en menor tiempo; se construyó la red de drenaje que era una necesidad prioritaria pues, las aguas negras estancadas en las casas eran focos de infección para todas las familias; se instaló luz mercurial y arbotantes en el jardín principal y en los portales; se renovó el piso del mismo jardín principal y se adoquinaron sus laterales; se cedió el terreno en donde se ubicaba la cárcel de mujeres, en la calle Hidalgo, a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, para instalar la oficina de telégrafos; se levantó el plano mineral del municipio, formándose la carta geográfica respectiva, encontrándose yacimientos de alunita; y también, David Guerrero junto con J. Jesús Zárate Damián y J. Jesús Arellano Navarro, fueron los principales gestores de que una escuela llevara el nombre de José María Pérez Campos, gestiones que prosperaron en 1961. En esta segunda administración de David Guerrero Vázquez, finalmente se logró que se restituyera el nombre original de Santa Cruz a la ciudad y al municipio; sin embargo, como las opiniones estaban divididas pues algunos pobladores estaban de acuerdo con el nombre de Juventino Rosas, como homenaje al hijo más destacado del lugar; otros, los amantes de la tradición, por razones históricas y los sinarquistas, por aspectos religiosos, querían que regresara el nombre de Santa Cruz; por tales motivos, para conciliar a las partes y darles gusto a todos, la XXXVII legislatura Local del Estado de Guanajuato, mediante el decreto 72, de fecha 17 de junio de 1956, acordó cambiar el nombre de Juventino Rosas por el de Santa Cruz de Juventino Rosas, tanto para el municipio como para la ciudad, nombre que perdura hasta la fecha, siendo gobernador del estado, J. Jesús Rodríguez Gaona. 
     David Guerrero Vázquez es considerado por muchos, el mejor presidente municipal que ha tenido Santa Cruz de Juventino Rosas o de los mejores en el siglo XX; con él inicia una nueva etapa histórica del municipio, con el nombre de Santa Cruz de Juventino Rosas que se ha mantenido por más de 61 años, superando así a los nombres de Santa Cruz de Galeana que duró poco más de 26 años y de Juventino Rosas que permaneció por poco más de 17 años. Fue un presidente que hizo mucha obra pública y con él también, comenzó la modernización. David Guerrero Vázquez muere a la edad de 61 años, en su tierra natal, el 13 de agosto de 1963. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *