0 4 mins 3 años

Artículo dedicado al Dr. Pablo
González Casanova, ejemplo mexicano del auténtico socialismo, cuyo nonagésimo
sexto aniversario acaba de ser festejado por el EZLN (¡Goya! ¡Universidad!).
Gabriel Ríos
Salga quien salga triunfante del
primer debate y/o, posteriormente resulte [email protected] como [email protected] de México, lo
más importante para nuestro país viene después en forma de retos de largo plazo:
1.      
Pueblos y comunidades
chantajeados y tomados como rehén por las empresas nacionales y extranjeras
contaminantes. El chantaje consiste en llenarlos de miedo de que si no se
instalan las industrias propuestas, la gente seguirá viviendo en la pobreza
extrema. La realidad es que esas empresas ya tienen preparados planes estratégicos
a 5, 10, 20 o más años, después de los cuales habrán cosechados grandes
ganancias, y a los habitantes les dejarán un suelo envenenado y estéril,
destinado a la extinción biológica.
2.      
“Consumidores financieros”,
algunos conocedores y otros ignorantes, a quienes les dan pavor las
devaluaciones de la moneda y demás noticias que los economistas encajados en el
gobierno les lanzan, con efectos mucho más efectivos que las políticas
públicas. Todos ellos hijos de una cultura de “zona de confort”, que no saben
lo que es amar a Dios en tierra de indios.
3.      
Varios sexenios con titulares
del Ejecutivo sin madera ni de líder ni de héroe. Un balazo que les hubieran
dado los sicarios no les hubiera dolido (¡Bravo Luis Donaldo, vivirás por
siempre!). Hoy solamente tienen para vivir la “satisfacción” de haberse
hinchado de dinero a costillas de los demás, pero con la pesada loza sobre sus
cráneos de que no fueron ni valientes ni inteligentes para comandar a un pueblo
lleno de historia y preparado para entregar la vida por la Patria, como los
indígenas hambrientos que siguieron a Hidalgo, o los bravos cadetes que se
formaron con mi General Nicolás Bravo ante los gringos invasores, o Don Benito
Juárez que llegó a El Paso con las botas destrozadas y un país a cuestas, o los
miles de “pelados” y sus soldaderas que prefiriron morir de balazos que de
hambre ¿o no don Luis Spota (“Más cornadas da el hambre”.)?
4.      
Una buena parte de la ciudadanía
está cifrando sus anhelos en un triste conjunto de debates y en cinco
candidatos (¿?) que los lleven a un estado ideal. Guillermo Tell no logró la
libertad de su país con discursos y sus resultados están ahí: se le dice
“Suiza” a ese país, cuando en realidad su nombre es “Confederación Helvética
(CH)”. No es una cuestión de nombres sino de sensibilidad humana. Se trata de
un país con pluralidad de etnias y recursos, que viven su libertad en medio de
una alianza acordada, con una conciencia ciudadana que llega al extremo de
primar a la Nación por encima de los individuos y que han logrado un poder
financiero y militar que harían temblar de envidia a los gorilas militares de
las repúblicas bananeras.
En conclusión, los ciudadanos
tenemos una chamba por hacer, que es lograr una Nación sustentable para
nosotros y nuestros hijos,  hecha con
paciencia, sin envidias, con conciencia del largo plazo, pero sin engordarle el
caldo al PRI y sus sucedáneos, que han medrado con la sumisión popular aceitada
con dádivas insignificantes (¿o no PRD que cotizas a 10 credenciales INE por
tinaco entregado en Iztapalapa, CdMx., donde ni agua tienen? ¡Qué rápido aprendiste!)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *