0 4 mins 5 años
Las Guerras de Calderón
Héctor
Gómez de la Cortina Guerrero
El
audio recientemente dado a conocer en donde el ex presidente Felipe Calderón
sostiene una agria discusión con Juan José Rodríguez Prats en el comité
nacional del PAN, revela lo que ya habíamos comentado en otras ocasiones en
este espacio: la ruptura en ese partido es una amenaza persistente y de darse
el supuesto, condenaría a los blanquiazules a la derrota en la elección
presidencial del 2018.
Calderón
se muestra molesto con Ricardo Anaya, él siente que abusa de su posición como
líder nacional del partido para asegurar el control del instituto político y
echarse en la bolsa la candidatura presidencial del año próximo,
independientemente de los resultados de los comicios estatales de junio. Rodríguez
Prats le recrimina en tono áspero, que ya deje de tratar de imponer a su mujer
como candidata. Calderón revira diciéndole que el tabasqueño está lleno de odio
y de rencor. Rodríguez lo acusa de haber dividido al PAN al imponer a la fuerza
a Germán Martínez y César Nava, con pésimos resultados por cierto.
Los
pleitos de Calderón al interior de su partido, al que amaga una y otra vez con
abandonar, tal y como en el pasado lo hiciera su padre, continúan, y de acuerdo
al tono del audio, no parecen tener fecha de expiración. Aquí lo mencionamos
antes, los números de Margarita siguen siendo superiores a los de Anaya y
Moreno Valle, pero el queretano ha venido recortando distancia y el capital
político del poblano podría inclinar la balanza.
Margarita
necesita, le urge, lo requiere, alejarse de Calderón. El desmarque tiene que
venir lo más pronto posible pues no se puede dejar de ligar a uno con el otro.
Hay quienes añoran a Calderón y tienen todo mi respeto, pero creo que esa
añoranza obedece más a la pésima imagen del gobierno actual que a los
resultados del gobierno anterior.
En
lo personal no se me puede quitar de la cabeza el inconfesable pacto que hizo
con Elba Esther Gordillo, entregándole incluso posiciones en su administración.
Calderón permitió la corrupción, no le interesó combatirla y en cambio sí nos
sumió en un enfrentamiento que ha bañado en sangre al país pues jamás tuvo una
estrategia clara de combate al crimen.
Con
ese legado carga Felipe Calderón y con ese legado cargará Margarita si no marca
una distancia con el gobierno de su marido.
¿Querrá
Margarita apaciguar a su esposo o lo imitará en su postura bélica e irracional?
Twitter: @gomez_cortina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *