Sáb. Sep 26th, 2020

Voces Laja Bajío

Juntos llegamos más lejos

Salvo Su Mejor Opinión

3 minutos de lectura
Una Raya Más Al Tigre
Héctor Gómez De La Cortina Guerrero
En condiciones normales es deseable e incluso necesario que
el presidente de México invite a los 2 principales candidatos a la presidencia
de los Estados Unidos. Dada la importancia de la relación entre ambos países,
los vínculos de cooperación deben irse tejiendo con mucho cuidado desde antes,
gane quien gane. Pero ante un tipejo como Donald Trump, no hay diplomacia que
valga, no hay diplomacia que sirva, no hay método efectivo para calmar,
apaciguar o moderar a un demagogo que ha ofendido a los mexicanos una y otra
vez.
¿Cuál era el objetivo? Ha trascendido que en Los Pinos saben
que en caso de un triunfo de Trump, los mercados nacionales responderían
negativamente y esto significaría un duro golpe para la economía. Era menester
traer a Trump y tratar de moderarlo, tratar de demostrar a nuestro país que se
puede dialogar con él y de este modo generar confianza o por lo menos inhibir
el pánico que podría provocar una victoria del empresario. Transcendió también
que en caso de que Trump gane, tratar de que el daño a nuestro país sea menor.
En los términos arriba citados podemos todos estar de
acuerdo, pero en todo caso, los mexicanos hubiéramos esperado una posición
mucho más firme del presidente Peña Nieto. Se nos dice que Peña le dijo a Trump
en privado que México no pagaría el muro, ¿cómo podemos saber si eso es verdad? 
¿Cómo pretende Peña que se le crea cuando precisamente su credibilidad se
encuentra por los suelos? 
Ha dicho el ex Alcalde de Nueva York Rudolph Giuliani
(presente en el encuentro privado) que Peña no puso a discusión el tema del
muro. No tengo razones para dudar de Giuliani, pero me hubiera gustado que esa
misma firmeza la hubiera mostrado Peña durante el mensaje conjunto que ambos
dieron en Los Pinos y no fue así.
Ahora, ¿por qué realizar un encuentro así tan inesperado y
adaptándose a la agenda de Trump? Basta con ver los rostros de molestia tanto
de la canciller Claudia Ruiz Massieu como de Miguel Ángel Osorio en la
conferencia de prensa. Se sabe que Ruiz Massieu se enteró de bote pronto, no la
tomaron en cuenta, no le pidieron su opinión. Osorio se negó rotundamente pero
pesó mucho más el consejo de Luis Videgaray, el cerebro detrás del encuentro
que le ha acarreado otra fuerte hondonada de críticas a Peña Nieto.
La jugada no fue arriesgada, fue suicida. No había manera de
salir bien librado de ello y ahora hasta provocaron el enojo de Hillary Clinton
quien ha rechazado la invitación de venir a nuestro país.
El encuentro pues ha resultado un fiasco. Mala idea, en
pésimo momento y con una patética organización, una raya más al tigre. Porque
aunque Peña diga que no gobierna para la tribuna y que sus bajísimos índices de
popularidad no le afectan, tendrá que hacer circo, maroma y teatro si quiere
que su partido (al cual está arrastrando ya) retenga la presidencia. Algo cada
vez más complicado.
CAMBIOS
La llegada de José Antonio Meade la secretaría de Hacienda,
lo anula a mi entender como posible candidato del PRI. La salida de Videgaray
puede obedecer a que tras el fiasco por la visita de Trump, la ira presidencial
lo haya fulminado para mandarlo al ostracismo o bien, que se esté preparando
para convertirse en candidato del PRI al gobierno del Estado de México el
próximo año. Osorio Chong continúa en SEGOB, Peña lo aguantará lo más posible
en esa posición. Es un error desde mi punto de vista si Peña lo quiere como
candidato del PRI a la presidencia, el desgaste en Gobernación es brutal y
Osorio llegaría muy dañado.
Twitter: @gomez_cortina

Mas reportajes

1 minuto de lectura
5 minutos de lectura
1 minuto de lectura

Deja un comentario

También te puede interesar