Salvo Su Mejor Opinión

General
Tesoros De La Sierra Gorda Queretana
Héctor
Gómez De La Cortina Guerrero
Hace
poco más de 7 años tuve la fortuna de conocer una mínima parte de la sierra
gorda de Querétaro. En un viaje realizado con mis amigos Sinuhe Martínez León,
Miriam Ojeda Garza y algunos otros, nos adentramos a esos bellos lugares hasta
el momento totalmente desconocidos para mí. A sugerencia de Sinuhe, debíamos
conocer la zona arqueológica de Ranas, pero por un error en la ruta llegamos a
Jalpan de Serra y aprovechamos para conocer la principal Misión franciscana con
su soberbia y peculiar fachada. Como ese día debíamos regresar a la capital
queretana, pasamos por la bella cascada de “El chuveje”, a la cual se ingresa
luego de un agradable camino entre bellos árboles y arroyos de agua cristalina.
Al día siguiente conocimos Ranas, los vestigios de los pueblos precolombinos
enclavados en la sinuosa sierra y con vistas muy hermosas desde cualquiera de
sus estructuras. El viaje debo decirlo, me encantó y desde aquél momento me
quedé invitado a regresar.
Como
si todo fuera una coincidencia, pocos días después de haber regresado a Celaya,
me encontré por casualidad con un número especial de la revista “México
Desconocido” que dedicaba el ejemplar a la Sierra Gorda de Querétaro. No lo
pensé 2 veces y lo compré de inmediato. Al leerlo, me pude dar cuenta de la
labor titánica de los frailes franciscanos encabezados por San Junípero Serra
en la evangelización de los pueblos rebeldes y la fundación de 5 Misiones en
lugares remotos de la geografía queretana. Jalpan, Concá, Tilaco, Tancoyol y
Landa de Matamoros son los 5 templos construidos por los indios pames que
además imprimieron un sello particular en cada uno de ellos. En Jalpan el
águila bicéfala devorando una serpiente; en Concá a San Roque con el perro que
le lame las llagas provocadas por la peste; en Landa al teólogo francés Juan de
Duns y la escritora española Sor María de Jesús de Ágreda; en Tancoyol los
escudos de las ordenes dominica y franciscana; en Tilaco los angelitos
huapangueros, uno de ellos con una guitarra y el otro con un violín; además a
solo unos pasos la escultura en honor del padre Miracle, benefactor del pueblo
y el camión “Huracán de la sierra” utilizado para la construcción del camino
que unió a Tilaco con la carretera nacional.
Vale
la pena sentarse un rato para observar la vida tranquila de sus habitantes, el
silencio que reina en muchas ocasiones y que solo es opacado por el canto de
los pajarillos o el saludar amable de alguna persona que se ofrece a
orientarte.
A
tan solo 90 minutos de Jalpan se llega a Xilitla, ya en el estado de San Luis
Potosí y en donde se encuentra el famoso castillo de Edward James, un
excéntrico multimillonario inglés que encontró en ese lugar el sitio adecuado
para materializar sus sueños surrealistas. Construcciones que se funden con la
exuberante naturaleza, escaleras que no conducen a ninguna parte, formaciones
que asemejan los capullos de las flores, bellísimas cascadas de agua cristalina
que descienden y forman las pozas que son utilizadas por el viajero para
relajarse.
Poco
más de 7 años después pude regresar a estos bellos rincones, ahora con mi papá,
quien disfrutó con tanta cultura y tanta riqueza natural. Estos y otros tesoros
esconde la sierra gorda, para todo tipo de viajero y para todo tipo de
presupuesto. Visítenla que no se van a arrepentir.

Twitter:
@gomez_cortina

Related posts

Inicia el Programa Impulso Social en el Municipio de Victoria, Gto

admin

Pensiones en México: un tema muy urgente

admin

Programa Impulso Social en Apaseo el Alto:MMM

admin

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: